Maligno ★★

Septiembre 12, 2021

Crítica de la película Maligno

Uno de los trabajos más flojos de James Wan.

      El realizador de películas como Insidious 1 y 2, Saw o las dos primeras entregas de The Conjuring (o Expediente Warren, como prefieran), se ha tomado un descanso entre entrega y entrega de Aquaman, para volver al cine de terror, algo que hará no sólo con Maligno sino con la nueva entrega de Insidious o la serie Archive 81. El primer proyecto en llegar de esos tres que le devuelven a los orígenes es Maligno, una película que se aleja de la elegancia de algunos de los productos antes mencionados para recordarnos a algunas de sus películas menos acertadas como Silencio desde el mal. De hecho, esta película puede competir con aquella por ser la peor en la carrera de cineasta, y pese a ello sigue siendo mejor que muchas películas que nos llegan de género.

      Ya sabemos que el género tiene muchos altibajos, y en el terror encontramos películas terribles, en cine y directas a video. Y ese es el problema de Maligno inicialmente, que tenía que haber sido directa a video. Su planteamiento promete algo que su desarrollo nunca termina de encajar, y cuando se enfrenta a la necesidad de concluir la historia cae en el ridículo más absoluto, hasta el punto de provocar carcajadas en el espectador. E indignación en muchos de ellos. La historia nos presenta a una joven que tiene pesadillas muy vívidas que tienen que ver con Gabriel, quizá su amigo invisible de la infancia, quizá una fuerza demoníaca, quizá algo más. Sea como sea, la joven es partícipe de los macabros asesinatos de Gabriel y los ve como un testigo de piedra que nada puede hacer por evitarlos.

Maligno 2

 

      Todo tiene su explicación, aunque esta no sea precisamente las más… interesante. Cuando Wan quiere contarnos lo que realmente está sucediendo (y a poco que uno esté pendiente, resolverá el misterio sin problemas), ha pasado demasiado tiempo y además, casi preferiríamos una respuesta más imposible pero menos… disparatada. Annabelle Wallis hace lo que buenamente puede con el guión con el que le toca lidiar y la actriz es lo suficientemente talentosa para escapar a los terribles problemas de guión que tiene la película. Unos problemas que incluyen personajes planos, trama alargada innecesariamente, momentos que no van a ninguna parte (el tema de los embarazos se plantea al inicio y se resuelve con una frase al final)…

      En ese caos en caída libre que es Maligno, James Wan muestra que, pase lo que pase, sigue teniendo clase como narrador. Las transiciones entre las localizaciones que habita la protagonista y donde va a suceder el siguiente crimen, los momentos como la lavadora, el uso del espacio… el cineasta sabe dirigir terror y lo demuestra. Es en el guión donde está el problema. Queriendo homenajear a la serie B y casi a la serie Z no recuerda que las claves de aquellos géneros muchas veces residían en el humor cuando la historia no acompañaba. Y la película se toma en serio a sí misma, se cree más importante de lo que es y consigue que los espectadores se sientan contrariados, por decirlo suavemente. Un desliz en la carrera de Wan, sin duda. Aunque seguramente se olvide pronto ante proyectos con más entidad.

                                            Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Modificado por última vez en Domingo, 12 Septiembre 2021 15:14
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión