Sin tiempo para morir ★★★★

Septiembre 29, 2021

Crítica de la película Sin tiempo para morir

El cierre perfecto para el Bond de Daniel Craig.

      Y ante todo una película que no nos esperábamos, al menos quien esto escribe, que intenta solventar los muchos problemas que dejó Spectre (tanto de sabor de boca como de incoherencias en guion) para cerrar el arco del personaje interpretado por Daniel Craig. Está claro que a partir de mañana tocará buscar un nuevo James Bond, con todo lo que ello implica, con rumores, deseos y demás por parte de todos. Pero hoy toca disfrutar de la fiesta que es Sin Tiempo para Morir, una sorprendente película de acción que encierra en su fondo un drama humano de relaciones truncadas, sueños rotos y secretos encerrados durante muchísimo tiempo. Secretos que no son los que esperamos, o al menos no los que yo pensaba.

      Tras un prólogo bastante largo y más que interesante, recuperamos la historia donde los tráilers han querido pensemos que se encontrará. Bond acude en ayuda de Felix Leiter, quien le pide un favor, y aunque ya retirado, se pone manos a la obra en un caso que le llevará a conocer a su reemplazo en el MI6. Y hasta aquí puedo leer. Creo honestamente que para salvaguardar la experiencia de lo que van a ver en pantalla, lo mejor es acudir lo más virgen posible a la sala de cine. En ese sentido, los responsables de marketing han hecho un trabajo excelso. Ninguna de las verdaderamente grandes sorpresas que encierra la película se pueden ver en los anuncios o tráilers de la película. Gran trabajo.

Sin Tiempo Para Morir 2

 

      El guion es la clave de todo. Es la primera vez que vemos a un Bond tan humano, cercano, tridimensional… el arquetipo bondiano es desmontado y vuelto a montar con detalles que recordarán a Al Servicio de Su Majestad o al Bond de Timothy Dalton, los dos más efímeros. Pero esta película es mucho mejor que las de aquellos dos Bonds. Heredando las migas de pan que han ido dejando desde Casino Royale, la película hace un esfuerzo titánico por rellenar los huecos dejados por Spectre. Lo forzado de la relación de Madeleine y Bond, la presencia de Blofeld repitiendo el esquema de SkyfallSin tiempo para morir quiere corregir todo eso de forma elegante y consecuente con lo visto antes, haciendo que todas las piezas caigan en su lugar. Desde la relación amorosa a las lealtades, los pecados del pasado o incluso la importancia de ser 007.

      Daniel Craig tiene aquí mucho más para ofrecer que en casi todo el resto de la saga y al nivel de Skyfall, que sigue siendo la referencia, aunque servidor siga pasándoselo mejor con Casino Royale. El actor se encuentra en plena madurez interpretativa y se aprovecha de un guion que humaniza a Bond como pocas veces antes. A su lado el reparto es sensacional. Desde una Lea Seydoux realmente aprovechada en esta ocasión, a un Christoph Waltz que ofrece más aquí en un papel más reducido, que en toda Spectre. Sin olvidar a Naomie Harris, Lashana Lynch, Ralph Fiennes, Ben Wishaw o Jeffrey Wright. Mención aparte para Rami Malek, quien saca petróleo de un personaje que es el más maltratado por el guión. Presentado tarde y de forma escasa, es más una excusa argumental que un villano, pero el actor lo defiende con uñas y dientes. Y Ana de Armas, que se merece un spin off ella sola y cuya química con Craig ya sabíamos que era sensacional desde Puñales por la Espalda.

                                            Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Modificado por última vez en Martes, 05 Octubre 2021 17:07
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión