El sustituto ★★★

Octubre 27, 2021

Crítica de la película El sustituto

Thriller de acción vertiginosa, donde Óscar Aibar expone una trama con criminales del Tercer Reich refugiados en Denia (Alicante). Una realidad inquietante y aterradora, que no reparó ni la llegada de la democracia a España.

      Franco siempre fue un aliado reconocido del gobierno de Adolf Hitler, al que apoyó, por ejemplo, con el envío de la División Azul a la campaña de las tropas nazis en el frente ruso; motivo por el que, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, muchos de los criminales nazis más buscados por la justicia internacional hallaran el ansiado refugio en la España de la dictadura. Ubicados en su mayor parte en las zonas costeras, Denia (Alicante) se convirtió en un paraíso para los defensores del Tercer Reich acusados de crímenes de guerra: un enclave playero y turístico, donde el reconocido asesino de las Waffen SS Gehrard Bremer instaló un lujoso complejo turístico, amparado por el apoyo de las instituciones franquistas. Esta terrible situación continuó inalterable a lo largo de las décadas, y se prolongó cuando España ya había abrazado la ansiada democracia. Precisamente, ese es el contexto que recoge el argumento de El sustituto, donde el cineasta Óscar Aibar ilustra un universo de corrupción generalizada, en una ciudad de Denia donde las esvásticas dominan la escena social.

      La acción de la película arranca en el determinante año de 1982. En esa época, en la que coincidieron el Mundial de Fútbol del Naranjito y la llegada al poder del Partido Socialista de Felipe González y Alfonso Guerra, un policía procedente de Madrid se hace cargo de la plaza de un inspector muerto en Denia, fallecido por aparente sobredosis de droga. Andrés Expósito (Ricardo Gómez) se instala en su nuevo destino en compañía de su mujer y de su hija, marcado por un pasado que nunca revela a nadie. Pronto, el joven agente se da cuenta de la corrupción de sus compañeros y jefes en la comisaría, salvo por el caso del veterano Colombo (Pere Ponce): un detective con cáncer de pulmón terminal, que pone a Andrés al corriente de la oscura trama respecto a los criminales de guerra nazis que se pasean por la localidad, al frente de florecientes negocios de hostelería y de construcción.

El Sustituto 2

      Bajo semejantes mimbres argumentales, Aibar ejecuta una obra que evoluciona de manera efectiva y atrayente, a través de la mirada pétrea y del comportamiento impulsivo del singular Andrés Expósito. Con este rol complicado y eléctrico, Ricardo Gómez realiza una brillante caracterización; en la piel de un individuo incapaz de expresar verbalmente los fantasmas que atenazan su presente, y que explota frente a las fechorías llevadas a cabo por los nazis y sus socios falangistas (identificados con los violentos y psicóticos dueños del bar cercano a la comisaría, y con el jefe del protagonista). Gómez renuncia a cualquier elemento expresivo ajeno a la naturaleza de su personaje, lo que confluye en una encarnación más que meritoria. Junto a él, Pere Ponce compone una actuación sobresaliente y sensible, dentro de las costuras enfermizas del paternal y cooperativo Colombo.

      Óscar Aibar acierta en marcar la evolución de la historia conforme lo hace la amistad mantenida por Andrés y Colombo; pero no logra mantener similar pulso artístico, a la hora de escenificar la trama relativa a los nazis huidos de Alemania, y a la connivencia que estos presentan con los defensores ultraderechistas de la dictadura franquista.

                                              Jesús Martín

Entérate de las últimas noticias en nuestro canal de Telegram

images/stories/recursos/unete-a-nuestro-canal-de-noticias

 

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación