Jesús Martín

Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

Ramón Térmens firma una película en la que la huella de Quentin Tarantino está presenta en cada plano. Violenta y excesiva, la historia y su desarrollo no dejan indiferente a nadie.

En un paisaje tan desolado como el de un falso almacén cárnico, el director catalán Ramón Térmens explora los límites del salvajismo humano. Una frase de William Shakespeare permite al creador español montar un argumento plagado de comportamientos al borde de la locura sanguinolenta, montado en torno a las bandas de narcotraficantes que dominan México y el territorio fronterizo con Estados Unidos.

Otra vuelta de tuerca en torno a las obsesiones hormonales nacidas a la sombra de Sexo en Nueva York y El diario de Bridget Jones. Dakota Johnson encabeza un elenco en el que la comicidad situacional funciona a medio gas.

Buscar pareja en el mundo de Internet y las redes sociales parece haberse convertido en toda una hazaña para los cineastas estadounidenses. El rumbo desconocido de las relaciones en el tercer milenio quita el sueño a más de uno y de una, argumento con el que se han elaborado auténticas tesis del comportamiento humano sometido a las tecnologías de la comunicación. Mejor… solteras redunda en la teoría de que la fauna de los potencialmente emparejables se ha complicado en grado sumo durante los últimos tiempos; aunque, al final, de lo que trata el largometraje es de alcanzar la pareja ideal, con la que dar el “sí, quiero” para escapar de la soledad.

Ben Stiller recupera la mirada acero azul del modelo más famoso de la historia del cine, en una secuela que combina con soltura el surrealismo gamberro con un elenco de tipos reconocibles hasta por su sombra.

El famoso actor de Algo pasa con Mary suele contar a los periodistas que le costó sangre, sudor y lágrimas financiar la primera entrega de Zoolander. El proyecto, basado en un ídolo de las pasarelas con un poder sobrenatural centrado en su impactante físico, no era muy del gusto de los grandes estudios; hasta que el boca a boca convirtió la película (denostada por la crítica y sin mucho apoyo mediático) en todo un acontecimiento viral.

Transcurridos quince años desde entonces, Derek Zoolander y su colega Hansel se han transformado en personajes míticos para toda una legión de seguidores; algo que ha calado hondo en la gestación de esta aparatosa y desenfadada continuación, la cual está organizada con un presupuesto mareante.

La misteriosa belleza de la sueca Rebecca Ferguson es el principal atractivo de esta película un tanto confusa, en la que la directora Shamir Sarif narra una historia de amor en medio de la dictadura soviética.

Un comienzo alentador, ambientado en el Moscú de los secretos candentes de finales de los años cincuenta, sirve para arrancar los motores de esta movie, diseñada con demasiados frentes que atender y una relación romántica entre agentes inexpertos, que es -a la postre- el mejor elemento del guion.

El director húngaro László Nemes consigue narrar una historia sobre el holocausto judío, en la que las emociones quedan ocultas por el oprimente objetivo de la cámara.

Desde el estreno del intenso documental Shoah (1985), cualquier película desarrollada en los genocidas campos de concentración nazis siempre queda sometida al ejercicio de comparación con esta monumental obra de Claude Lanzmann. Un trago que László Nemes pasa con nota.

James Ponsoldt firma una película carente de riesgos, en la que el responsable de Aquí y ahora intenta acercarse -sin un éxito rotundo en su empresa- a la faz humana del literato David Foster Wallace.

En 1996, el circuito editorial estadounidense vivió un fuerte impacto intelectual, ante la aparición de la novela titulada La broma infinita. El texto de más de mil páginas estaba redactado por un joven dotado con el espíritu huidizo de los outsiders, tocado con melena larga y pañuelo a la cabeza. A través de la enrevesada historia de la familia Incandenza y de la academia tenística Endfield (ubicada en un Massachusetts distópico), el autor desgranó los miedos e incertidumbres de una generación hundida en la desesperación y la falta de ideales. Camino por el que David Foster Wallace alcanzó el ansiado podio de lo que siempre se ha venido en llamar “la gran novela americana”.

Ocultas tras las páginas de su celebrado best seller, DFW dio claves de su particular biografía, marcada por las adicciones, la depresión crónica, la carencia de empatía con la sociedad de consumo y el recelo de los universos vacíos, preconizados por el abuso tecnológico. Unas coordenadas existenciales que animaron al reportero (y también autor en ciernes) David Lipsky a proponer una entrevista al bautizado como el nuevo Faulkner. El entonces trabajador de la revista Rolling Stone contactó con Wallace y le convenció para que le permitiera seguirle durante cinco días, a lo largo de la gira promocional de La broma infinita. The End of the Tour narra esos momentos de preguntas y respuestas, confesiones veladas y amistad mediada por una grabadora.

El guion elaborado por Donald Margulies (a partir del pertinente libro escrito por David Lipsky) muestra de manera algo rutinaria el citado encuentro, en el que acercaron posturas el creador y el periodista. Un vehículo argumental que el cineasta James Ponsoldt escenifica con ciertas dosis visuales de indie setentero; pero que pronto evidencia su déficit de ingenio, a través de un desarrollo sin la suficiente gasolina como para circular adecuadamente.

Debido a la imposibilidad para ampliar el foco de la acción, el largometraje centra su mayor interés en las interpretaciones de Jason Segel y Jesse Eisenberg. El primero ejecuta un adecentado retrato de Foster Wallace, con una leve pose mediática en su caracterización. Mientras que Eisenberg imagina un fondo petulante y vacuo para Lipsky, actitud más que comprensible en el mundo en el que se movía el redactor de Rolling Stone.

Ambos ofrecen sus actuaciones para encadenar los innumerables tópicos que exhiben la naturaleza extraña del literato, y que pasan -sin el más mínimo atisbo de profundización- por cuestiones vitales en la biografía del autor fallecido por ahorcamiento en 2008.

No obstante, The End of the Tour sí que es una excelente excusa para sentirse interesado por la impactante obra de David Foster Wallace. Y esa conexión afectiva tiene que ver con los comentarios en claroscuro de sus sueños y obsesiones. Momentos que en el filme resultan mucho más emocionantes cuando no van acompañados de palabras, y que expresan toda su grandeza a base de pinceladas: tales como el trato con los perros del responsable de La broma infinita, la escena en la que Lipsky y él asisten a la proyección de Alarma nuclear o el paseo del entrevistador con el genio de las letras por los inmensos y desolados campos de USA al amanecer.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Eddie Redmayne y Alicia Vikander componen unas caracterizaciones cargadas de emoción y verosimilitud, en la piel de dos seres heridos por los sentimientos contradictorios.

La fría luz de Copenhague y del París de los suburbios existenciales le sirve al cineasta Tom Hooper para acercarse al tormento del primer transexual operado en Europa: un pintor danés que, en la mitad de la década de los años veinte del pasado siglo, decidió seguir los dictados de su propia naturaleza, y transformarse quirúrgicamente en una mujer.

Con el elegante y elíptico guion de Lucinda Coxon, el responsable de El discurso del rey elabora una obra de gusto refinado, aunque no ausente de momentos en los que los personajes expresan su confusión vivencial con la virulencia comprensible de los futuros inciertos.

La historia comienza cuando el prometedor paisajista Einar Wegener (Eddie Redmayne) tiene que vestirse de bailarina para que su esposa Gerda (Alicia Vikander) finalice el retrato de una diva de la danza. Sin darse cuenta, con el inocente y travieso acto, el hombre despierta la conciencia dormida de la joven Lili Elbe: la fémina que ha acosado su persona desde que era tan solo un niño.

Poco a poco, el artista acaba abandonado a su desidia por lucir en público vestidos y medias de seda; mientras su amada cónyuge asiste sin posibilidad de reacción a la metamorfosis del caballero del que aún sigue enamorada.

Ante semejantes directrices argumentales, Hooper narra el viaje del protagonista con la frialdad propia de un analista de las imágenes, sin caer en los infiernos obvios que tal realidad debió causar en el matrimonio Wegener. Abismos ocultos tras un velo de ambientación milimétrica que el cineasta solo deja entrever con la escenificación del progresivo distanciamiento entre Einar y Gerda, y de las visitas a los prostíbulos por parte de él.

Tal esquema obliga al creador británico a recurrir sin más remedio al espectacular trabajo de la pareja protagonista, confeccionada con premeditación por el contenido Eddie Redmayne y la voluptuosa Alicia Vikander.

La pareja presenta unas condiciones que a priori se concebirían como la imposible mezcla del aceite y el agua, pero esas diferencias en su manera de comprender la angustia del libreto son las que otorgan convicción y verosimilitud a sus respectivas caracterizaciones.

Redmayne diseña un retrato de calculada perfección, mediante el que exhibe las actitudes femeninas de un individuo que se rebela contra su anatomía. Por su lado, Vikander da la adecuada réplica al oscarizado intérprete de La teoría del todo, con un papel que desborda rabia hacia el camino tomado por el paisajista.

En medio de este tour de forcé, el actor belga Matthias Schoenaerts aporta el elemento externo con eficacia y profundidad nostálgica, en la piel del amigo de la niñez de Einar. Un añadido que, a pesar de no acreditar la fuerza de los anteriores, es percibido como necesario ingrediente de románticos trazos.

Este entramado melodramático, que bien podría haber sido la gasolina necesaria para encender cualquier tragedia griega, queda un tanto mitigado en sus pasiones humanas por una puesta en escena demasiado artificiosa, como sacada de un cuadro con luces mortecinas. Hooper gasta demasiada energía en huir de los conflictos emocionales, que seguramente abrieron heridas de miedo en las ánimas de Einar y de Gerda. Este efecto discordante hace que La chica danesa quede como una película marmórea y desafectada, la cual esconde terrores que no silenciaba el texto de David Ebershoff, en el que se basa libremente el guion de Coxon.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Estrafalaria película, en la que las situaciones fuera de contexto y los tópicos más diversos componen la estructura de un libreto con apariencia de rompecabezas existencial.

La comedia británica de los cincuenta y parte de los sesenta calibró con inigualable determinación las posibilidades del humor desastrado. En ese cine isleño, las tramas solían correr parejas con personajes tocados por la varita del desencanto, mientras los argumentos más inverosímiles adquirían la contundencia de la diversión desenfrenada, a través de las brillantes mentes de actores tan imborrables como Peter Sellers y Arthur Lowe. Dentro de ese subgénero sustentado por el absurdo, España también tuvo sobresalientes creadores con igual vena destroyer; entre los que destacó con luz propia el tándem compuesto por García Berlanga y Rafael Azcona.

Comparar este filme coral y desgreñado de José Corbacho y Juan Cruz con las obras de la Ealing o del autor de La escopeta nacional resulta en sí mismo un sketch tan surrealista como las historias inconclusas, que alimentan el guion multiusos de Incidencias. Sin embargo, el propósito inicial de sus autores parece seguir similares directrices inspiradoras a las de los clásicos mencionados.

No obstante, lo que se puede contemplar en la película de los responsables de Tapas es notablemente inferior a lo logrado por sus predecesores. Una realidad que comienza a palparse a partir de la presentación de esta cinta coral y alocada.

Dentro del organigrama planteado por C&C, el escenario (un tren con destino a Madrid, perdido en un paisaje agreste y solitario) es uno de los elementos mejor orquestados por la pareja de cineastas; aunque pronto queda olvidado por una evolución dramática que genera desapego y un cierto cansancio.

Parte de los aciertos de Berlanga y de sus correligionarios estribaba en la construcción de un plantel de papeles con entidad suficiente, como para soportar sobre sus espaldas las situaciones más inverosímiles que se les presentaban a lo largo de metraje. Algo que Corbacho y Cruz no se esmeran en preservar. Incidencias muestra a los protagonistas a cachos, sin dejar que los espectadores desarrollen antipatías o conexiones emocionales con alguno de ellos; lo que deja sin efectividad la necesaria implicación de los que visionan la obra.

Ante esta incapacidad para definir acertadamente a los que aparecen en pantalla, los directores optan por el camino del humor blanco y fácil de entender por cualquier tipo de audiencia. Alternativa en pos de alcanzar una manera de provocar la risa de usar y tirar, siempre tendente a reproducir estereotipos oxidados: tales como los raciales o los tan habituales de la corrupción política.

Todos estos defectos hieren en profundidad muchas de las pretensiones del filme, pero no lo desvirtúan como lo habrían hecho si no existiera en el proyecto un conjunto de intérpretes con solvencia suficiente como para salir airoso de este viaje hacia el surrealismo mainstream a la española.

Tal elenco consigue hacer de la movie un espectáculo de aceptable chispa, pese a que el guion no arrope sus propuestas con las telas de los roles de carne y hueso.

Conclusión: el sinsentido también necesita de un organigrama bien diseñado para ser creíble, ya que no basta simplemente con descomponer la realidad.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Paula Ortiz convierte Bodas de sangre en un western andaluz.

Un desierto imaginario, tan espectral como sobrecogedor, es el lugar donde transcurre esta nueva versión de una de las obras más viscerales de Federico García Lorca. Los amores malsanos y adúlteros entre Leonardo y “La novia” hierven sulfuro con las palabras del genial rapsoda, para formar un cuadro de traiciones que ha inspirado a numerosos creadores a lo largo de la historia. Tal texto evocó en Carlos Saura y Antonio Gades taconeos flamencos, mientras que a Paula Ortiz parece haberle susurrado duelos a lo Far West con raíces españolas.

La directora imagina un universo de rostros aciagos y ojeras en los semblantes: paisaje que en ciertos momentos podría remitir incluso al de Kill Bill, de Quentin Tarantino. Un infierno de rojos intensos que queda enmarcado por la desasosegante entonación de los versos del poeta nacido en Fuente Vaqueros, ejecutados por los actores con la precisión del bisturí.

Ortiz confía semejantes diálogos humanos e hirientes a un grupo de profesionales que sienten con profundidad las frases del autor de La casa de Bernarda Alba, y confeccionan con ellas un entramado de insinuaciones vertiginosas, en el que el aura mortuoria se convierte en guía y salvaguarda del trágico desenlace.

Sin embargo, hay un cierto desequilibro entre las imágenes (demasiado artificiales y un tanto excesivas en su simbolismo) y la dramaturgia lorquiana. PO respeta las expresiones del texto original, pero sucumbe ante una adaptación que suscita muchas preguntas sin respuesta. Silencios que quedan vacíos a pesar de los alardes visuales que la directora ofrece, con el objetivo de vestir un poco el minimalismo general.

En medio de ese juego destinado a tapar agujeros, las excelentes interpretaciones de Inma Cuesta y Álex García se erigen como motores de gran valía escénica, siempre a lomos de unas caracterizaciones cargadas de amargura y condenación. Un tránsito al abismo creíble y pasional, en el que también ponen los dos pies Leticia Dolera, Asier Etxeandía, Luisa Gavasa y el tristemente fallecido Carlos Álvarez-Nóvoa, entre otros.

El trabajo del elenco al completo -acomodado en el esfuerzo colectivo- es el mejor aval de una película con demasiados puntos negros, ante los que Ortiz solo propone la alternativa de la plasticidad carente de solidez. Una senda que contribuye a generar la desconexión con respecto a un argumento de esencias perturbadoras.

Dentro de este laberinto de cuestiones misteriosas, quedan un tanto extraños los flashbacks que explican la relación desde niños del triángulo protagonista; y, sobre todo, los relativos a la enemistad ancestral de las familias del novio y del rebelde Leonardo.

Frente a tal pliego de huidas narrativas, la responsable de De tu ventana a la mía muestra falta de claridad al reflejar asuntos de vital trascendencia en la trama, como ocurre con la explicación de por qué Leonardo accedió a casarse con el papel de Leticia Dolera.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Imaginativo acercamiento a los relatos de Giambattista Basile.

La tradición italiana siempre ha sido amplia y rica en matices con respecto a las adaptaciones cinematográficas y televisivas de los cuentos clásicos. Mientras la industria estadounidense se contenta con apabullar a base de efectos especiales y decorados millonarios, los transalpinos suelen tirar por el camino de la sugerencia y la amplitud de miras, cercanos a los mandatos de la Comedia del Arte. Un terreno genuinamente europeo, que pisa con soltura el director Matteo Garrone.

Pese a estar rodada en inglés y con algunas estrellas procedentes de Hollywood, la película del responsable de Gomorra recuerda por intenciones y atmósfera a producciones tan inolvidables como Fantaghirò y Pinocho (la versión de Gina Lollobrigida), aparte de desplegar un encanto underground parecido al de maestros del talente de Pier Paolo Pasolini, y de títulos tan míticos como El Decamerón y Las mil y una noches.

Garrone apuesta por una sobria y desnuda escenografía, alejada del cartón piedra; en torno a la que desarrolla tres historias entrelazadas entre sí: La reina, Las dos ancianas y La pulga. Un tríptico de mágica naturaleza, destinado a transmitir la esencia de los escritos de Basile. Así, el guion queda enfocado en elementos tan sustanciales dentro de los universos fantásticos como los príncipes y las princesas, las brujas, los monstruos y los seres surgidos de leyendas ancestrales.

Con estas premisas, la acción comienza con La reina; cuento relativo a una regia pareja (John C. Reilly y Salma Hayek), que recurre a un hechicero para tener un vástago. Según el acuerdo, el monarca debe matar a una bestia que vive en un lago, y arrancarle el corazón después; pieza que la esposa deberá comer cruda y con toda la sangre. Con este violento método, la queen da a luz a un niño albino, al mismo tiempo que una virgen del pueblo alumbra a un gemelo de este.

El nacimiento del citado heredero de la Corona de Longtrellis favorece el arranque de Las dos ancianas, el segundo de los fairy tales. En él, un rey (Vincent Cassel) se enamora de la voz de una campesina (Hayley Carmichael). Lo que no sabe el gobernante es que el canto no pertenece a una jovencita, sino a una señora casi centenaria.

Por último, el director italiano introduce La pulga: un texto que se ocupa de la relación de un rey (Toby Jones) con un parásito gigante. El hombre tiene una hija (Bebe Cave), pero su mascota le obsesiona. Sin embargo, el bichejo muere un día por problemas respiratorios. La pérdida da la idea al monarca de quitarle la piel, con el fin de entregar a la princesa en matrimonio al primero que acierte a qué animal pertenece la epidermis. En la ceremonia, todos los interesados equivocan la respuesta, salvo un ogro (Guillaume Delauney) que da con la solución correcta.

Estos tres relatos forman el cuerpo de un argumento que nunca pierde fuelle, y que aligera su marcha al desprenderse de la mayoría de los componentes superfluos. Aunque, en su pasión por agradar, Garrone pierde el norte en algunas escenas, en las que enturbia la eficacia narrativa con accesos de creatividad un tanto extraños.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
Telf. 91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp