Crítica de la película El Ritmo de la Venganza

Bien dirigida, bien protagonizada, lástima que el guión haga aguas.

Una película de la que nadie esperaba demasiado, centrada en un género tan trillado como el de las venganzas personales. Un personaje que descubre quién le arrebató algo muy querido y pone su meta en acabar con ese alguien, o esos. Nada nuevo bajo el sol, así que lo mínimo que le pedimos es que tenga un guión aseado. Nada más. Ni sorprendente, ni revelador, ni magistral. Aseado. Competente. Correcto. Coherente. No mucho más. Una historia que nos lleve de A a B y de B a C sin complicaciones. No necesita absolutamente nada más. El problema es que El Ritmo de la Venganza intenta reinventar la rueda y para ello la hace cuadrada. No sólo el invento era innecesario, sino que además no termina de funcionar.

La historia es la de una joven que tiene un futuro prometedor, una familia que la adora, un proyecto de vida… todo desaparece cuando toda su familia muere en un accidente de avión. Ella cae en el mundo de las drogas y la prostitución, incapaz de asumir la pérdida y llena de culpa. Pero cuando descubra que el accidente quizá fuese algo más, pondrá todo su empeño en encontrar a los culpables y acabar con ellos. No tiene mucho más misterio una trama que, por desgracia, está tan interesada en sorprendernos, en dejarnos sin aliento, que desaprovecha lo importante. Buenos actores, buen arranque… y todo desperdiciado cuando empiezan a ocurrir incoherencias en la historia que no hay por dónde cogerlas.

Crítica de la película El hombre invisible

Interesante nueva versión de la obra de H.G Wells que se apoya en una enorme Elisabeth Moss.

La película no resultará memorable y tiene muchas cosas mejorables en el guión de Leigh Whannell, pero es sin duda un nuevo punto de vista en el personaje, en las dudas y miedos que plantea, y en el mundo en el que vivimos. Y, sobre todo, nos muestra a una actriz que está en uno de los mejores momentos de su carrera, echándose a las espaldas la película, para meternos dentro de lo que sufre y vive su personaje, casi sin despeinarse y haciendo que parezca fácil algo tan complicado como darle la réplica a la nada. Al vacío que existe frente a ella cuando está sola y le toca reaccionar a su asaltante invisible.

Contada desde el punto de vista de la víctima, la película cuenta la historia de Cecilia, una mujer que vive en un matrimonio donde recibe malos tratos constantes, donde su marido, un hombre rico y poderoso, controla cada segundo de su vida, algo de lo que intenta escapar, lo que lleva al suicidio de él. Pero poco a poco Cecilia empieza a sentir que una presencia la acompaña. Que alguien está a su alrededor y no puede verlo. Acosándola, sin dejar que sea libre… ¿Será objeto de su imaginación debido al trauma o se encuentra realmente en peligro y su marido no está muerto, sino que ha conseguido convertirse en invisible? En cierta medida es lo que intentó proponer El hombre sin sombra de Paul Verhoeven, pero mucho mejor hecho, sin excesos morbosos y con bastante inteligencia.

Críticas y opiniones de usuarios de la película Queen & Slim


Iván CV  

Debut como directora de Melina Matsoukas. Debo decir que el aspecto estético de la película está muy cuidado y, a la vez, reforzado por sus dos intérpretes, Daniel Kaluuya (que me parece un buen actor {Déjame Salir, Viudas, Black Panther... } al que le queda mucho que ofrecer) y Jodie Turner-Smith en lo que me parece su debut como actriz a la gran pantalla.

Gracias a un guión que, pese a sobrarle (en mi opinión) 10 min de metraje, es respaldado con mucha fuerza por nuestros dos colegas en ésta ópera prima de Matsoukas. No es una película brillante, pero pienso que es una buena cinta.

Y, no sólo ellos están bien dentro del relato, los secundarios (los cuales tienen su importancia y peso) están bien dibujados por su directora que, y esto ya es apunte personal, da la sensación de haber dado más importancia a su estética que a su contenido dramático, y eso, junto al metraje que pueda estar demás, es lo que no me ha gustado de Queen & Slim. Una película que creo debería haber durado hora y 50 min.

Aún y con esas aplaudo su dirección, su guión (con sus peros) y sus actuaciones, y su banda sonora que me parece todo un acierto.

Road movie dramático/racial que merece la pena ver.

3 estrellas, un 7.


Los que queráis enviarnos opiniones o comentarios sobre películas de estreno podréis hacerlo por whatsapp o telegram o enviándonos un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Os esperamos en nuestro grupo de amigos de AccionCine en Telegram donde podréis charlar de cine y hacer amistades


 

Add to Flipboard Magazine. 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine 

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Crítica de la película La llamada de lo salvaje

Buena adaptación de la novela de Jack London. Cine de aventuras para toda la familia.

Da gusto reencontrarse con este tipo de cine de aventuras que sabe cuál es su camino y no se deja arrastrar a los errores que en algunas ocasiones han servido como lastre de otras traducciones a la pantalla grande o pequeña de la novela de Jack London sobre el perro Buck.

El primer acierto de esta versión es que tiene claro y no esquiva y camufla el protagonismo del perro. No intenta meter con calzador protagonismo humano. Harrison Ford y Omar Sy sirven como compañeros de aventuras del protagonista en clave secundario humano, pero nunca desequilibran en favor del tratamiento de los personajes humanos lo que la novela de London planteó de manera muy clara.

Crítica de la película Queen and Slim

Una película de itinerario y denuncia bien escrita e interesante.

Imaginen un híbrido de Bonnie and Clyde (Arthur Penn, 1967) con La huida (Sam Peckimpah, 1972), pero con una lectura muy clara de denuncia del racismo y, por qué no decirlo, de miedo a la escalada imprevisible de la violencia racial en los Estados Unidos (no olvidemos que junto al momento inicial de violencia con el que arranca su historia la película contiene también el momento del joven con la pistola en la manifestación) que experimentan los afroamericanos de aquel país.

La fórmula general de esta fábula funciona bien porque está bien escrita y sus dos protagonistas tienen mucho a lo que agarrarse en el guión para poner su talento al servicio de los personajes, incluso en los momentos más simples e incluso ingenuos del relato. En definitiva, como finalmente muestra, la película es una historia de amor, pero está bien acompañada por esa mirada de los protagonistas sumiéndose en la noche al volante de los distintos coches con los que atraviesan la geografía norteamericana. Eso hace que lo que podría haber sido una película de itinerario romántico al estilo de Dos en la carretera (Stanley Donen, 1967), se convierta en un recorrido de pesadilla que se va alimentando no solo de la progresión de la relación entre los dos protagonistas inicialmente distanciados en esos planos junto a sus respectivas ventanillas del coche, que lo separan, sino también en una propuesta de reivindicación del punto de vista afroamericano de un paisaje inquietante por el que tradicionalmente solo habían transitado hasta el momento los blancos.

Crítica de la película Manhattan sin salida

Clásico y activo filme policíaco, en el que el tema de la corrupción entre los agentes de la ley se mezcla con una angustiosa persecución por la isla de Manhattan.

Frank Sinatra se solía referir a Nueva York como la ciudad que nunca duerme, y esa idea es la que planea por el metraje y la historia de esta película, dirigida por el irlandés Brian Kirk (responsable de elaborar algunos episodios de la serie Juego de tronos).

 A modo de pesadilla urbana, siempre impregnada de los efectos desasosegantes de la oscuridad reinante, la trama narra la lucha de un detective de homicidios, llamado Andre Davis (Chadwick Boseman): un efectivo investigador con fama de violento, cuyo padre falleció en acto de servicio, cuando el protagonista era solo un niño. El tiempo transcurrido desde entonces ha hecho de Andre un individuo con un férreo sentido de la legalidad, y con unos métodos peculiares para enfrentarse a los delincuentes. Todos estos antecedentes son tenidos en cuenta, cuando le encargan un caso peliagudo de robo y tiroteo masivo, en el que han fallecido varios compañeros vestidos de azul. El objetivo del atraco era un millonario cargamento de droga sin cortar, que un par de asaltantes armados han afanado de una tienda neoyorquina. Algo le huele mal a Andre desde el principio, y solo puede confiar en una colega de estupefacientes impuesta por sus jefes, llamada Frankie Burns (Sienna Miller). Sin escapatoria posible, los asesinos y ladrones intentan sacar el dinero suficiente para escapar del cerco policial; eso si consiguen salvar el cierre nocturno de la isla de Manhattan, ordenado por Andre.

Domino ★★

Febrero 17, 2020

Crítica de la película Domino

Una de las peores películas de Brian De Palma. Mal guión.

Lástima que un director que nos ha dado joyas como El precio del poder, Los intocables de Eliot Ness, Atrapado por su pasado o Carrie, caiga en la trampa de autoparodiarse involuntariamente de este modo en su tradicional empeño de homenajear o directamente imitar el cine de los que considera sus maestros, Alfred Hitchcock, en el caso que nos ocupa (Howard Hawks en otras piezas de su filmografía).

El problema de Domino es que al contrario de lo que intentara como homenaje en las películas de su primera etapa, Hermanas, Fascinación, Vestida para matar, e incluso la más floja Doble cuerpo, aquí el homenaje a Hitchcock que copa, domina, marca con excesivo subrayado incluso musical, la apertura de Domino, es más torpe, es como si De Palma copiara a un De Palma más joven y más inexperto de lo que fuera el propio De Palma cuando era joven, por puro capricho, en un ejercicio de postureo que no sirve al tema de la película.

Crítica de la película Sonic

Divertida y con mucho ritmo, buena adaptación del personaje.

Sin ser nada del otro mundo, sin revolucionar absolutamente nada en la industria ni lanzarse de cabeza por un precipicio (algo que sí hizo Assassin’s Creed por ejemplo y la gente acabó odiando la película, por arriesgar demasiado. O Silent Hill, que pese a todo fue bien acogida) Sonic: La Película consigue adaptar con corrección y éxito el espíritu del personaje en una comedia de aventuras familiar que supone un éxito para SEGA y Paramount y que logra, por fin, que el erizo azulado que ha sido la mascota de la compañía durante décadas, supere por fin a su gran rival, Mario en Nintendo. Esta es mucho mejor película, y va a conseguir mucho mayor éxito, que Super Mario Bros… Aunque quizá, y sólo quizá, se parezca demasiado a Detective Pikachu.

Sonic que debe abandonar su planeta de origen (por cierto, hay una película en esa aventura de Sonic niño que no me han contado y que me interesa. No hacía falta el traslado al mundo humano, os lo aseguro), usando los anillos que su mentora le entrega, y esconderse en nuestro mundo durante mucho tiempo. Tiene que pasar desapercibido y llevar una vida oculta a nuestros ojos, en un rincón remoto de Estados Unidos, para no ser descubierto. Eso le obligaría a mudarse a un nuevo planeta, donde sólo hay champiñones gigantes. Estaría absolutamente solo. Pero, por mucho miedo que tenga a eso, Sonic sigue siendo alguien que desea tener amigos y una familia, por lo que, por un error, el gobierno americano y el peligroso Doctor Robotnik, intentarán cazarle.

Review of the movie Birds of Prey

A new twist in the superhero movies genre. Funny, different and full of action.

A very pleasant surprise after a couple of trailers that did not make us foresee that what was to come was a very round film, very intelligent and with a lot of potential to exploit in the universe of these characters in the future. The film has several responsible persons in that regard. Director Cathy Yan, screenwriter Christina Hodson and Margot Robbie, not only in her role as Harley Quinn, queen of the film (not pun intended), but also producer of the film. Although I especially want to mention the role of Hodson, screenwriter who has already given a lot of dignity to the Transformers saga with Bumblebee and now writes a whole and, to some extent, complex film. The movie has a script...

A script that involves the search for a diamond and the breakup of Harley Quinn with the Joker, so that a group of characters launch themselves in search of that diamond and the hunt for Harley, which leads to a crossroads between characters that will serve as the birth of the group Birds of Prey. Although the group is a small part of the film and it is actually a Harley Quinn movie, where all the other characters are guests. It is not a narrative problem and it is even appreciated, although in the future, already knowing them, it would be interesting that they had a greater weight in the plot or even that they were the absolute protagonists of the story and that the path of Harley Quinn was another one. The plot, of course, is very close to that of any Harley Quinn comic book.

Crítica de la película Aves de Presa

Mejor de lo esperado. Muy divertida. Margot Robbie reina.

El tráiler no le hace justicia. La película, más allá de cuales puedan ser las intenciones y reivindicaciones pregonadas a los cuatro vientos por sus artífices, es un vehículo para el lucimiento de Margot Robbie. Y en eso cumple su objetivo y obedece a su naturaleza primaria. Que luego haya otros personajes que con el trabajo de las actrices y el actor encargado de desarrollarlos salen adelante como adecuados y eficaces comparsas para la fiesta de Robbie es algo positivo, grato para el espectador. Pero en su origen, Aves de presa es una fiesta montada para Robbie. Ella lo sabe. Nosotros como público también. Y la consecuencia, si sabes a lo que vas, es un rato muy entretenido y diversión con muy potables secuencias de acción.

Que nadie se llame a engaño. Se titula Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn). Con calzador. Blanco y en botella.