Crítica de la película La caza

Olvidable thriller de supervivencia que promete más de lo que termina ofreciendo.

     Cuando un largometraje se ve envuelto en polémica antes de su estreno se pueden dar dos escenarios, que la publicidad gratuita y el morbo por lo prohibido beneficien a la producción o que el veto cree unas expectativas que nunca se llegan a cumplir. La caza se adscribe al segundo caso. La película de Craig Zobel (Compliance) sobre una caza humana protagonizada por ricachones, al estilo de El malvado Zaroff o Blanco humano, iba a llegar a las salas en septiembre del pasado año, pero el estreno se postergó debido a una oleada de tiroteos masivos en El Paso, Texas y Dayton, y a unas declaraciones del presidente Donald Trump, que indicaba que el estreno pretendía “incendiar y provocar caos”. Sin embargo, la nueva película de Blumhouse no es tan cafre, gore o políticamente incorrecta como nos hicieron creer.