Crítica de la película El Fotógrafo de Minamata

Uno de los mejores papeles recientes de Johnny Depp al servicio de un guión poco brillante.

      Manteniéndonos al margen de las polémicas y de las situaciones sobre las que decidirán los juzgados correspondientes y que no tienen que ver con la carrera de Depp, no podemos negar el talento que siempre ha tenido el actor. Un talento que le brotaba a borbotones y que en los últimos años, por desgracia, se ha visto ocultado muchas veces debido a la pasión del mismo por los disfraces, el maquillaje, las prótesis y una suerte de personajes extremos que parecían muchas veces intentos por no parecerse a Jack Sparrow, consiguiendo justo lo contrario. Un desperdicio para el talento del actor que aquí vuelve a brillar con fuerza y nos recuerda lo gran intérprete que es.