Es curioso que Ladrones llegue a España justo poco tiempo después de que The Town haya aparecido en pantalla. Siendo dos películas de género y temática similar, películas de acción ambientadas en el mundo de los ladrones de bancos, la comparativa daña claramente a Ladrones. Y digo que es curioso porque The Town se estrenó originalmente en USA después de que Ladrones lo hiciese, con lo que la segunda no lo tuvo tan difícil ni con la crítica ni con la audiencia.

Pero Ladrones llega a nosotros ahora. Justo tras haber visto esa pequeña joya que Ben Affleck ha dirigido con un pulso magnífico y un guión impecable. Y esta es la otra cara de la moneda. Podríamos decir que es una versión light y mucho menos valiente de la otra, pero la verdad es que las similitudes comienzan y acaban con el argumento. Son dos películas completamente distintas en todos los sentidos. Por desgracia para Ladrones. La imagen “cool” que pretende mostrarnos esta película se antepone a lo más importante que una película debe tener, un buen guión.

La historia no es nada novedosa ni lo pretende. Un grupo de Ladrones de bancos altamente preparados, un par de agentes de la ley que pretenden detenerlos y poco a poco van cerrando el círculo en torno a ellos, un último trabajo arriesgado y muy provechoso… Ya hemos dicho que se parecía a The Town aunque sólo fuese en el argumento, como tantas y tantas películas sobre ladrones.

takers-movie-still-3

El reparto está bastante bien en la medida de lo posible, sobre todo con los tópicos con los que tienen que trabajar. Destacan dos nombres por encima del resto, los de Hayden Christensen y Matt Dillon. El primero porque es el único que parece darse cuenta del juego al que está jugando, valga la redundancia, y se dedica a disfrutar de su papel como un niño chico. De hecho, las mejores secuencias corren a su cargo, como la compra fallida de C4. El segundo porque tiene las tablas y el talento como para creerse un personaje tan esquemático y típico que asusta, el de policía divorciado, obsesionado con su trabajo, duro y con una hija… Pero Dillon saca galones y sin exagerar su interpretación consigue eso tan difícil de creerse su papel y que nosotros lo hagamos con él.

Del resto, bueno…. La presencia de Paul Walker por ejemplo deja bien a las claras que es uno de esos rostros bonitos de Hollywood que difícilmente (no hay nada imposible) será actor alguna vez. O que si lo fue, se le ha olvidado en favor de las poses. Tampoco tiene mucho donde rascar. Lo mismo puede decirse de Idris Elba, aunque su papel es el más trabajado en el guión, por aquello de la hermana adicta al crack, pero poco más. Zoe Saldaña pasaba por allí, pero ni hay tiempo de verla, ni los personajes femeninos están siquiera dibujados en el guión.

Que ahí es donde la película cae irremediablemente en lo obvio y lo aburrido. Los personajes en el guión son meros bocetos, las situaciones manidas y repetidas hasta la saciedad, sobre todo en cómo están planteadas, buscando siempre el impacto y la pirotecnia por encima de la sobriedad y la inteligencia. Los diálogos son muletillas, frases que parecen diseñadas para aparecer en el tráiler y convencer al espectador de que la película mola.

takers-best-action-movies-ever-curt-johnson-chris-brown

LA vida de este grupo de Ladrones, presentada a ritmo de hip hop y luces de neón, donde toda la película posee un tono azul y metálico predispuesto así para que parezca más moderno, cuando ya empieza a estar pasado de moda, las fiestas, las mujeres, el lujo… Pero tienen buen corazón, porque dedican el 10% a obras de caridad… lo cual es hasta ofensivo, pero es el pobre intento porque los ladrones nos caigan bien que hace el guionista. Mirad, son malos, pero también tienen su corazoncito…

Y la verdad, sinceramente, al espectador dudo mucho que le importe un bledo que estos sujetos sean buenos o malos, porque no le importan los personajes. La película, orientada al público más joven, quiere ser entretenida y utiliza los argumentos antes presentados como excusa para llegar a la siguiente escena de acción. Para el próximo momento emocionante. Ahí, hay que reconocerle al director su más que competente trabajo para presentar escenas de acción trepidantes, pulcramente rodadas y realmente entretenidas, sean persecuciones a pie, tiroteos o asaltos a camiones blindados. El interés por esta película recae en sus secuencias de acción, donde no brillan, pero cumplen su cometido sin despeinarse.

De hecho hay momentos realmente interesantes, como el tiroteo en un hotel, casi con sabor del salvaje oeste, donde no se oyen las balas, sólo a los personajes, y que tiene algo de coreografía poética, similar a las orquestadas por John Woo o Brian de Palma en Scarface. La poesía de la violencia. Es quizá el momento más brillante de la película, junto a una escena al final que conviene no desvelar en la que sólo se distinguen siluetas…

takers-movie-photo-01

Claro que acto seguido la película pretende dar un giro argumental, final con sorpresa y esas cosas, y no creo que quede nadie en la sala que se lo trague (lo mismo que el problema con Asuntos Internos de los policías), porque se lo olían desde el primer minuto de película.

Es así de sencillo. Quien desee saborear una película cargada de buen cine, con guión inteligente, personajes reales y una dirección sobria y clásica, que vea The Town. Quien quiera pasar un buen rato con los amigos, con una película de acción sin complicaciones, hueca aunque a veces muy bonita (aunque, repito, los filtros azules le sobran mucho) y entretenida, pues que acuda a ver Ladrones.

O mejor aún. Que vaya a ver ambas, compare y luego decida cuál le ha gustado más. Yo con ambas me entretuve, pero sólo con una me emocioné viendo buen cine. La diferencia estaba básicamente en el guión. Quien sabe, quizá el lector opine distinto.

Jesús Usero

 

Compártelo en tu perfil de facebook Compartir

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp