A Caballo entre la coherencia y la decepción...

Para los muy madrugadores o para aquellos que no hayan dormido en toda la noche (que más de uno habría, seguro), esta pasada madrugada habrán podido disfrutar de uno de los finales más esperados de la historia de la televisión. Perdidos, Lost, según como desee llamarla cada uno, llegaba a su fin tras seis años, seis temporadas planteando intrigas una detrás de otra y resolviendo más bien pocas respuestas, lo que llevaba a los fans de cabeza, sobre todo esperando ese momento final en el que todo se resolviese. Y ese momento llegó anoche...