Crítica de la película El regreso de Mary Poppins

Rob Marshall recupera la magia visual de la mítica Mary Poppins, con una puesta en escena plagada de referencias a la clásica película que protagonizó Julie Andrews en 1964.

Dentro de la campaña de Disney por actualizar sus títulos más celebrados, El regreso de Mary Poppins es quizá una de las obras más logradas; y eso que no se trata de un remake, sino de una historia que continúa la cinta precedente dirigida por Robert Stevenson.

El gigante audiovisual y multimedia se centra en las aventuras de la niñera inmortal ideada por Pamela Lyndon Travers, y con ella monta un espectáculo que derrocha colorido e imaginación; el cual juega de manera inteligente la baza de la nostalgia activa, hacia el filme que interpretó Julie Andrews hace cincuenta y cuatro años.

Video crítica de la película El regreso de Mary Poppins de Rob Marshall con Emily Blunt

"El Regreso de Mary Poppins" de Disney está protagonizada por Emily Blunt ("La chica del tren", "Into the Woods") que encarna a la niñera casi perfecta, con unas extraordinarias habilidades mágicas para convertir una tarea rutinaria en una aventura inolvidable y fantástica. Esta nueva secuela tiene una mirada moderna sin dejar de rendir homenaje al espíritu del clásico original. Mary Poppins vuelve para ayudar a la siguiente generación de la familia Banks a encontrar la alegría y la magia que faltan en sus vidas después de una trágica pérdida personal. La niñera viene acompañada de su amigo Jack, interpretado por Lin-Manuel Miranda ("Hamilton", "Vaiana"), un optimista farolero que ayuda a llevar la luz -y la vida- a las calles de Londres.

"El regreso de Mary Poppins" está dirigida por Rob Marshall ("Into the Woods", "Chicago") y producida por Rob Marshall, John DeLuca ("Into the Woods") y Marc Platt ("La ciudad de las estrellas [La La Land]"). El guión es obra de David Magee ("La vida de Pi") y la adaptación para la pantalla corre a cargo de Magee, Marshall & DeLuca. Está basado en Las Historias de Mary Poppins de la escritora PL Travers, con música de Marc Shaiman ("Hairspray") y canciones de Shaiman y Scott Wittman ("Hairspray").

"El Regreso de Mary Poppins" de Disney está protagonizada por Emily Blunt ("La chica del tren", "Into the Woods") que encarna a la niñera casi perfecta, con unas extraordinarias habilidades mágicas para convertir una tarea rutinaria en una aventura inolvidable y fantástica. Esta nueva secuela tiene una mirada moderna sin dejar de rendir homenaje al espíritu del clásico original. Mary Poppins vuelve para ayudar a la siguiente generación de la familia Banks a encontrar la alegría y la magia que faltan en sus vidas después de una trágica pérdida personal. La niñera viene acompañada de su amigo Jack, interpretado por Lin-Manuel Miranda ("Hamilton", "Vaiana"), un optimista farolero que ayuda a llevar la luz -y la vida- a las calles de Londres. La magia siempre regresa. Descubre el nuevo tráiler oficial de #ElRegresoDeMaryPoppins ☂ ? 21 de diciembre en cines

Una portentosa Emma Thompson nos lleva a través de un relato no apto para cínicos. Una historia con ecos no sólo del cine habitual de la casa Disney, sino también de directores como Frank Capra, cuyas historias “buenrrollistas” y cargadas de buenos sentimientos resultan todavía a día de hoy estomagantes para mucha gente, pero que a mí siempre me resultaron encantadoras. Y que sigo recomendado a día de hoy como pieza clave del cine clásico de Hollywood, aunque no nos gusten sus tramas o sus personajes, o la clara línea entre blanco y negro, bien y mal, que establecía en alguna de sus películas Capra, como puede ser la más reconocida y recordada por todos, Qué Bello es Vivir. A veces un poquito de luz, de claridad en lugar de ambigüedad, de lugares comunes o situaciones populistas incluso, bien entendidas y bien dirigidas, nos permiten obtener grandes películas. Al Encuentro de Mr. Banks se mueve entre esas claves como lo hacía también recientemente La Vida Secreta de Walter Mitty, a caballo entre el positivismo y el drama relativamente cercano, en este caso un camino a la redención que emprende la protagonista, la suya propia, la de sus recuerdos, la de Mr. Banks, que no es sólo un personaje de Mary Poppins, sino que esconde mucho más entre su pasado y las novelas que escribió sobre un personaje que el cine convirtió en leyenda.

Punto primero, no soporto Mary Poppins. Me parece una de las historias de Disney más edulcoradas y excesivas a todos los niveles de la compañía. Una gran película, seguro, pero con demasiada azúcar para mí. Por eso resulta tan irónico y a la vez me sorprendió tanto, que una película sobre la gestación de Mary Poppins como ésta me hiciese pasar un gran rato, y tuviese valores cinematográficos suficientes como para endiñarle las cuatro estrellas de rigor. Sin ser una película brillante, y con muchos altibajos en el ritmo. Una buena película, con mucho corazón. Pero nada más. Excepto que Emma Thompson hace un trabajo soberbio, sobrehumano a la hora de retratar la personalidad y las múltiples caras de PL Travers, autora de las novelas en las que se basó la película de Disney. Sólo ella ya merece dos estrellas de la crítica. Algo de lo que hablaré más adelante, pero que imagino que tendrá algo que ver con la dirección de John Lee Hancock, un director que tras películas como The Rookie o El Álamo, podría haberse convertido en mediocre o poco más. Mucho más interesante su trabajo como guionista, con películas como Un Mundo Perfecto o Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal. Pero tras darle un Oscar a Sandra Bullock por The Blind Side, parece que se ha especializado en director de actores, capaz de exprimir a sus talentos, sobre todo femeninos. Y Al encuentro de Mr. Banks es la prueba perfecta de ello, y posiblemente su mejor película como director.

No es que Emma Thompson necesite, a estas alturas de película (perdón por el chiste malo) que la enseñen a actuar, pero se nota cuando un buen director de actores se coloca tras un buen reparto. Aquí Hancock lo demuestra con el excelente trabajo que realiza no sólo con ella, sino también con un reparto en el que destacan los nombres de Tom Hanks como un Walt Disney algo de postal, Paul Giamatti, Bradley Whitford, Jason Schwartzman, Colin Farrell o Ruth Wilson, especialmente ésta última en un papel que sorprenderá a cualquiera que la recuerde de Luther, dando vida a una madre compungida y superada por la situación, que apenas habla y lo expresa todo con su mirada. Sólo con ese trabajo de actores, ahí se lleva la tercera estrella la película. Luego llega la historia, de cómo Travers, tras 20 años de insistencia por parte de Walt Disney, se ve obligada a aceptar negociar llevar Mary Poppins al cine, pero no quiere que sea una estúpida película Disney más. Pone unas estrictas normas que Disney intenta seguir, mientras vuelve locos a guionista, compositores, secretarias e incluso un chófer con el que traba una curiosa relación. Hasta el punto de que la película está a punto de suspenderse. ¿Qué historia obliga a la autora a ser tan inflexible con su personaje y su historia?

Una historia de redención, eso plantea la película. La de la propia Travers, la de Mr. Banks, la del pasado y el presente, la de los recuerdos de una vida que no era mejor, pero que tuvo sus momentos de magia. Porque la película está contada en dos espacios temporales distintos, el de la gestación de la película, y la infancia de una niña y su familia, con un padre soñador y derrotado mil veces, borracho y deprimido, que puede no tener nada que ver con los 60 o puede tener todo que ver. No hay mucha sorpresa al respecto. No intenta sorprender al espectador, sino llevarle a través del drama y del humor. Del drama que esconde un personaje, el de Travers, que puede parecer una tocanarices del copón desde el inicio, irritante, irrespetuosa, soberbia… insoportable. Pero todo tiene su porqué. Sólo hay que darle tiempo a la historia.

Para eso está Emma Thompson, torrente de emociones enfrentadas, de humor ácido, de drama cercano, de emociones tan enterradas que acaban a flor de piel. Brillante, sin duda. Injusto que no la nominasen al Oscar. Muy injusto. Y ayuda a superar los bajones de la película. La historia del pasado que nunca llega a estar a la altura de la más cercana en el tiempo. Lo poco que se desarrolla la historia entre Giamatti y Travers, que es de lo más interesante de la película. La visión idealizada de Walt Disney… Eso hace que la película se haga un poco larga, pero se soporta por esa buena combinación de drama y comedia sutil. Por el personaje central, por sus actores y por su emotivo y liberador final. Punto dos y final. Si vas a hace una historia edulcorada, asegúrate de que sea agridulce, como ésta. Y ahí va mi cuarta estrella. Si les gusta Disney, su mundo o Mary Poppins, vean la película. Si les gusta el cine de buenos sentimientos, también. Mr. Banks no les decepcionará.

Jesús Usero

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Jesús Usero

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp