Crítica de la película Personal Assistant

Película sobre el mundo de la música en clave amable, ideal para los tiempos que corren.

   Una feel good movie que no intenta sorprender a nadie en líneas generales, simplemente contar una historia amable, divertida, humana y con buena música, que nos presente a un grupo de personajes singulares y que además nos deje una buena sensación en el cuerpo al terminar. La película juega sus bazas sabiendo que el espectador conoce perfectamente cómo va a terminar la misma desde la escena de inicio. No hay sorpresas en ese sentido, y no pasa nada porque no las haya. La película intenta transmitir un mensaje luminoso y positivo. De hecho, cuando quiere sorprender es cuando se equivoca y consigue que desconectemos de la historia. Porque no importa saber el final, importa que el camino sea satisfactorio.