Ron y los gemelos Weasly alucinaron con El Hormiguero y contaron el final de la saga con muñecos.