Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Crítica de la película First Man (El primer hombre)

Una de las mejores películas del año tanto en lo visual como en la interpretación.

Damien Chazelle confirma las buenas vibraciones y críticas que ha venido suscitando su nuevo largometraje y demuestra, una vez más, que su mirada hacia los géneros y temas aparentemente más clásicos y manidos es única, original, muy madura, completa e inevitablemente interesante. Capaz de atraparnos desde el primer fotograma, First Man confirma que el cine, el gran cine, el cine capaz de proporcionarle una experiencia al espectador que éste no olvide rápidamente al salir de la sala, sigue siendo posible, y que incluso en el código y necesidades de eso que podríamos llamar el cine “comercial”, encontramos oportunidades para disfrutar de unos niveles de calidad y personalidad, de miradas únicas de directores, que están más allá del adocenamiento, la reiteración, las franquicias previsibles y las temerosa recuperación de asuntos ya abordados. Nada de eso lo encontrará el espectador en esta película cuyos puntos de interés paso a enumerar de inmediato para aprovechar el corto espacio que tengo en este artículo para hablar de un largometraje que merece mucha más labor de reflexión y análisis del que aquí corresponde.

Video Crítica de la película FIRST MAN -  EL PRIMER HOMBRE por Miguel Juan Payán 

Crítica de la película Blade Runner 2049

Obra maestra. Al nivel de la primera y en algunos aspectos incluso superior.

A ver, me explico: todos sabemos cómo se gestó Blade Runner, de Ridley Scott. Y nadie le niega su poder evocador como icono del género de ciencia ficción. Obra maestra, sin duda. Pero lo que ha hecho Villeneuve con su prolongación, ampliación, análisis y homenaje a la película de Scott es propio de un maestro. No era fácil la tarea que tenía por delante y sin duda no faltarán quienes piensen que es una auténtica herejía pretender que su aproximación al universo de Blade Runner es en algunos aspectos superior al largometraje que la precede. Pero para empezar hemos de descartar mirar este largometraje como una continuación o secuela al uso. No hay nada convencional, típico o previsible de las secuelas en esta épica y operística excursión al futuro que nos propone Villeneuve. Rinde homenaje a la película de Scott, y no sólo a una de sus versiones, sino a todas, con una colección de pinceladas que van de lo contundente (esas paredes atravesadas por los personajes en guiño a la paliza final del largometraje anterior, esas luces sobre el rostro de algunos personajes en momentos que nos recuerdan claramente a Roy Batty…) a lo elegante y sutil (el caballo clave en la historia, eco de las figuras de papel de la película anterior, o del unicornio de la versión extendida del director, que en su rotunda naturaleza de madera es al mismo tiempo un eco del papel del regalo de los griegos a los troyanos en La Ilíada y una pista para entender lo mucho que separa a la película de Scott de la de Villeneuve).

Tiene pinta de proyecto interesante desde sus orígenes, y según se van sumando nuevos nombres al proyecto, la próxima película de Shane Black, guionista entre otras de Arma Letal y director y guionista de Iron Man 3, cada vez pinta mejor. Si ya teníamos confirmados los nombres de los protagonistas, Ryan Gosling y Russell Crowe, ahora se suma al reparto Matt Bomer, protagonista de la popular serie Ladrón de Guante Blanco. La historia de la película nos llevará a los años 70, cuando un detective privado alcohólico (GOsling) une fuerzas con un alcohólico recuperado (Crowe) para investigar el aparente suicidio de una estrella del porno en decadencia, lo que les llevará a descubrir una conspiración tras la muerte. Bomer ha conseguido un papel secreto, por ahora, según informa Digital Spy, que será imprescindible en la conspiración que rodea a los protagonistas de la trama.

No va a ser un mal año para Bomer, que mientras prepara la última temporada de Ladrón de Guante Blanco en estos momentos, tiene ya en su cartera un buen puñado de proyectos bastante interesantes. Le veremos en la secuela de Magic Mike, repitiendo su papel de la primera entrega, y también dará vida a un icono del cine, como es Montgomery Clift, en la película Monty Clift, que analiza la relación entre el actor y Elizabeth Taylor. Y eso que pese a lo que deseaban muchas fans de la novela, no ha sido finalmente Christian Grey en 50 Sombras de Grey. Tampoco son malos tiempos para Shane Black, que pasó años olvidado por Hollywood, pero al que Iron Man 3 ha traído con más fuerza que nunca. Mientras se prepara para rodar de The Nice Guys, también ultima los guiones de la secuela directa de Depredador, Predator (Black fue parte del reparto original de la primera película) y de la adaptación a la gran pantalla de Doc Savage. Piensa dirigir ambas además.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Página 1 de 2

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.