Tres Veranos ★★★

Agosto 03, 2021

Crítica de la película Tres Veranos

Sencillo cuento satírico con la corrupción al fondo y una actriz brillante.

         Regina Casé es ante la cámara una fuerza de la naturaleza, un regalo para el espectador capaz de engancharte a cualquier tipo de historia. Tiene el poder que imprimiera la reina de las divas del cine italiano, Ana Magnani, desde una espontaneidad demoledora (pero no por ello menos estudiada y trabajada) capaz de ganarse al público desde el primer momento y darle vida a cualquier personaje.

         En Tres veranos Regina es Madalena, Mada para sus compañeros de trabajo y para sus jefes, que materializa la inocencia pero también el espíritu práctico de una idealizada clase trabajadora que asume su situación laboral de secundarios en las vidas de capitalismo falsamente brillante de sus empleadores, navegando por la vida en paralelo a la sofisticación de los millonarios que, en esta fábula (y en muchos casos de corrupción de la realidad) finalmente acaban siendo o corruptos, o como señala uno de los diálogos más divertidos de la película extranjeros o jugadores de fútbol.