Entrevistas Viggo Mortensen y Mahershala Ali por Green Book

Crítica de la película Green Book

Una de las mejores nominadas al Oscar de este año. Mortensen y Alí brillantes.

A priori, The Green Book tiene todos los elementos para ser una película interesante. Pero también podría haber sido una acumulación de tópicos. No lo es. Es una historia de carretera, fábula de itinerario en el que el viaje de los dos protagonistas sirve como reflexión del viaje de los Estados Unidos por el pedregoso sendero del racismo en los años sesenta. Podría haber sido una película-discurso, de esas que nos enchufa el cine estadounidense a modo de reflexión sobre la falta de igualdad de una sociedad peleada consigo misma -no se hagan ilusiones, esto de la discriminación es cardo que crece en todas partes con pasmosa facilidad, por mucho que nos engañemos pensando que es problema de otros-, pero no lo es. No lo es por varios motivos.

Crítica de la película Captain Fantastic

Matt Ross diseña una imaginativa odisea en clave ecologista, con una familia que abandona voluntariamente la vida urbana para instalarse en pleno bosque. El filme resulta convincente y emocionante, liderado por la presencia de un brillante Viggo Mortensen.

Tras bucear por las experiencias juveniles al lado de su madre, el peculiar Matt Ross (28 Hotel Room) ha sacado adelante una activa película, que centra su discurso en varios frentes: las relaciones entre padres e hijos, las cosas innecesarias que dominan al ser humano contemporáneo y la defensa a ultranza de poder llevar una vida alternativa a la del resto de los mortales.

Aliado con un actor tan comprometido con las causas aguerridas como Viggo Mortensen, Ross construye con las citadas tesis un filme compacto y reflexivo, en el que las posiciones rígidas respecto a la existencia quedan superadas por perspectivas diferentes en la manera de entender la comunión absoluta con lo que nos ofrece la Tierra.