Crítica de la película X-Men Apocalipsis.

Está entre lo mejor de la saga de mutantes de la Marvel.

Me ha gustado. Me ha convencido. Me ha entretenido. Ha cumplido con sus objetivos. A pesar de la Singerfobia que se huele en el ambiente. A pesar de esas críticas negativas que no me explico y de las que tanto se ha hablado, creo que X Men: Apocalipsis está entre lo mejor que ha hecho Bryan Singer con esta saga.

Llegado a este punto, me voy a permitir dedicarle un espacio a los prejuicios frente a la saga, frente a Singer y frente a los superhéroes Marvel fuera de Marvel. Me parece que no se está siendo justos con esta película, y lo digo claramente. De hecho, y al decir esto estoy seguro de que alguien de poco leer va a hacerse un lío y trabarse las patas con las palabras por falta de costumbre, así que luego vendrán a tocarme las narices en las redes sociales y los mandaré a freír puñetas, pienso que la fórmula que aplica Singer en esta película es muy parecida –ojo, no igual, hay obvias diferencias, pero sí se acerca bastante- a la que se ha aplicado a Capitán América: Civil War. Me refiero al esqueleto de funcionamiento del argumento. Obviamente los resultados no son los mismos. Por eso a Capitán América: Civil War le metí cinco estrellas y a ésta le pongo cuatro. No estoy diciendo que Apocalipsis sea tan buena como Civil War. Lo que digo es que su fórmula de explotación del tema superheróico es más o menos la misma, o muy parecida. Así que los palos que le caen a una no me encajan con los elogios que le caen a la otra. Eso para empezar a polemizar.