Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Crítica de la película Yuli

A caballo entre el drama y el documental, termina en tierra de nadie.

Una película sobre el mundo de la danza, y sobre la danza en sí misma, narrando la vida del bailarín de ballet cubano, Carlos Acosta, que consiguió triunfar, contra todo pronóstico, en algunas de las compañías de danza más prestigiosas del mundo. Conocido con el sobrenombre de Yuli, el bailarín de orígenes humildes, vivió una odisea para llegar a ser quien es, un viaje que la directora Icíar Bollaín nos narra en forma de película, aunque a veces parezca más un documental que una película en sí misma. Una historia fascinante que no logra en todo hacernos avanzar del modo en que debería, a veces porque no sabe definir qué quiere ser realmente.

Crítica de la película La Favorita

Una película que no dejará a nadie indiferente.

Simplemente brillante. He leído en varios medios internacionales que se trata de la película más accesible de su director, Yorgos Lanthimos, un creador que nos ha sorprendido siempre para bien, con películas tan magistrales como Langosta, El Sacrificio de un Ciervo Sagrado, Canino o Alps. Y es cierto que es mucho más accesible para el público menos acostumbrado a su cine, pero eso no significa que sea una película simple, o que no tenga toda la fuerza de sus películas anteriores. Simplemente la historia, en esta ocasión, parece ser más sencilla. Con especial énfasis en esa palabra. Parece. Nada nos tiene preparados para el viaje al que nos somete el director, para su torbellino de emociones, pasiones y luchas de poder.

Crítica de la película El Rey Proscrito

Drama histórico de la mano de Netflix con Chris Pine al frente del reparto. Una película que en otro tiempo hubiese sido un perfecto estreno para el cine, pero que últimamente parece no ser del agrado del gran público, que en muy pocas ocasiones se atreve a ir al cine para ver una película de caballeros, espadas, luchas de poder, historia e incluso sacrificio… La película podría ser considerada una secuela en historia y espíritu de Breveheart, y no es broma. David Mackenzie continua la trama casi donde acaba la película que dirigió y protagonizó Mel Gibson. La historia de El Rey Proscrito empieza poco antes de que William Wallace sea capturado y ajusticiado. Pero poco después de ella es cuando llega lo realmente importante, la revolución del rey Robert Bruce.

Anunciado por Fox en 2016, el estado del biopic de Stan Lee es incierto tras el fallecimiento del guionista de cómics.

El pasado lunes fue un día terrible para los aficionados a los cómics y al cine. Stan Lee, padre del cómic moderno, responsable en gran medida del auge de Marvel en los 60, fallecía a los 95 años de edad. Ahora algunos se preguntan si veremos algún día el biopic, anunciado por The Hollywood Reporter en 2016, cuando lanzó la noticia de que Fox se había hecho con los derechos del biopic de Lee, que no se centraría en sus inicios en los 60 como creador de cómics, sino ya en los 70, en Los Angeles, cuando se mudó allí para intentar llevar a sus personajes al cine y la tv.

Crítica de la película El Fotógrafo de Mauthausen de Mario Casas  

Un pedazo de la historia que no debe ser olvidado, brillantemente reflejado en la pantalla. El Fotógrafo de Mauthausen revisa la vida de los españoles encerrados en el campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, sometidos a trabajos forzados, ocultos al mundo exterior que vivía ajeno a su sufrimiento (y del resto de habitantes del campo) y asesinados continuamente por los nazis. Una historia similar a la que vivieron los judíos durante la guerra, pero que en esta ocasión nos toca un poquito más cerca. Combatientes, exiliados, capturados… la terrorífica historia de este campo de concentración y trabajos forzados fue expuesta por un fotógrafo, Francesc Boix, personaje interpretado por Mario Casas en la nueva película de Mar Targarona.

Crítica de la película Colette

Wash Westmoreland aprovecha una excelente ambientación histórica de la bohemia literaria parisina de finales del XIX y principios del XX, para encauzar este esmerado biopic sobre la vida de Sidonie-Gabrielle Colette.

La capital de Francia era una ciudad en continua ebullición a finales del siglo XIX y principios del XX. En sus calles se daban cita los escritores, los pintores, los escultores, los poetas, los dramaturgos y los creadores llamados a liderar las vanguardias de una época prodigiosa desde el punto de vista del arte. Dentro de semejante ola de talento, Colette supo entusiasmar a las masas, con sus historias de la pequeña Claudine y su despertar a la vida y a los placeres.

Crítica de la película Infiltrado en el KKKLAN

Spike Lee mantiene su estilo visual y escénico en esta cinta de alto compromiso social, en la que retrata las entrañas de una organización tan discriminatoria como la del Ku Klux Klan.

Unas imágenes de Lo que el viento se llevó, donde Scarlett O’Hara pasea por una estación de tren entre los heridos del ejército de los grises, sirve al cineasta de Malcolm X para encauzar el relato de su nueva obra. Una película que pronto cobra cuerpo de denuncia, ante las declaraciones en primer plano de un violento Alec Baldwin; en la piel del supremacista Dr. Kenneth Beauregard.

Crítica de la película Un día más con vida

Espectacular trabajo artístico de Raúl de la Fuente y Damian Nenow. La pareja de cineastas mezcla con inteligencia animación y acción real, en un relato electrizante.

El periodista polaco Ryszand Kapucinski se convirtió en uno de los pocos informadores europeos que pudo quedarse en Luanda (Angola), cuando el país declaró su independencia de Portugal. Fruto de su intensa experiencia y de los testimonios logrados, el citado profesional de los medios escribió el libro Un día más con vida, que ha servido de guía argumental a Raúl de la Fuente y Damian Nenow para elaborar el sorprendente guion de la homónima película.

Desde los títulos de crédito, el pálpito de asistir a un largometraje diferente a los que habitualmente asaltan las salas de exhibición acude a la mente de los espectadores. A medias entre la animación y el documental de acción real, la pareja de directores monta una epopeya heroica sobre la guerra civil de Angola, narrado a través de los ojos y la figurada voz de Ryszand Kapucinski.

Crítica de la película First Man (El primer hombre)

Una de las mejores películas del año tanto en lo visual como en la interpretación.

Damien Chazelle confirma las buenas vibraciones y críticas que ha venido suscitando su nuevo largometraje y demuestra, una vez más, que su mirada hacia los géneros y temas aparentemente más clásicos y manidos es única, original, muy madura, completa e inevitablemente interesante. Capaz de atraparnos desde el primer fotograma, First Man confirma que el cine, el gran cine, el cine capaz de proporcionarle una experiencia al espectador que éste no olvide rápidamente al salir de la sala, sigue siendo posible, y que incluso en el código y necesidades de eso que podríamos llamar el cine “comercial”, encontramos oportunidades para disfrutar de unos niveles de calidad y personalidad, de miradas únicas de directores, que están más allá del adocenamiento, la reiteración, las franquicias previsibles y las temerosa recuperación de asuntos ya abordados. Nada de eso lo encontrará el espectador en esta película cuyos puntos de interés paso a enumerar de inmediato para aprovechar el corto espacio que tengo en este artículo para hablar de un largometraje que merece mucha más labor de reflexión y análisis del que aquí corresponde.

Crítica de la película Black Mass

Recuperación del mejor Johnny Depp y una buena película de tema criminal.

El reto era serio, y opino que tanto Johnny Depp como el resto de sus compañeros, el director y la propia película, salen muy bien parados de esta propuesta. Black Mass es una película totalmente recomendable. Siendo sincero, no puedo por menos que meterla en mi lista de películas realmente favoritas de este año, que se reduce a cuatro: Un día perfecto, Sicario, Deuda de honor y ésta. Quiero decir que son las que más me ha interesado ver y las que, a la larga, más he disfrutado, por motivos distintos entre cada una de ellas, aunque todas tienen en común su capacidad para abordar el cine de géneros y sus respectivas con eficacia y sin renegar del género en el que se desenvuelven con soltura, al contrario que otros recientes ejercicios de géneros con complejo, algo fariseos y que pecan de falsos.

Es comprensible que dada su temática, Black Mass vaya a ser comparada por algunos espectadores y no pocos críticos y comentaristas de cine, entre los cuales me cuento, con otros títulos, así que me lanzo a la piscina y aclaro que por su manera de abordar el tema, y en el amplio abanico de referencias que podrían manejarse para darle a lector una idea de qué se va a encontrar cuando vaya al cine a verla –cosa que les recomiendo hagan sin son aficionados al buen cine, porque ésta película lo es-, me quedo sobre todo con lo mucho que me ha recordado a algunos títulos esenciales e igualmente recomendables de uno de los más afinados cultivadores de este tipo de historias: Sidney Lumet. Varias cosas, distintos momentos de Black Mass, me han llevado a pensar en películas como El príncipe de la ciudad, Distrito 34: corrupción total o La noche cae sobre Manhattan, a las que encuentro más cercanas al título que nos ocupa que, por ejemplo, Uno de los nuestros o Infiltrados de Scorsese, o American Gángster de Ridley Scott, o El precio del poder, de Brian De Palma. No es ese tipo de película. Lo aclaro para que nadie vaya engañado al cine. No es ese tipo de historia. Esto va con otro ritmo. Un ritmo que marcan sus planos de laberinto urbanita utilizados a modo de punto y aparte visual que separa los distintos capítulos del relato, o planos como el de los dos agentes del FBI minimizados en tamaño y casi perdidos entre el cemento del monolítico edificio de la agencia, o esa insistencia en los primeros planos como base de su caligrafía narrativa, en la que destaca también ese sutil movimiento de cámara que repite en los momentos decisivos o de ruptura entre los personajes: en el hospital con Depp y Dakota Johnson, en el último encuentro de Joel Edgerton con Benedict Cumberbatch, etcétera. Todas las batallas de construcción de los personajes se ganan en el territorio del primer plano, todos los conflictos entre los personajes se libran también en primer plano. Y eso me gusta. Hay una buena administración de los recursos de las miradas que lo dicen todo sin una sola palabra, por ejemplo, o principalmente, en el personaje de Depp, en el de Cumberbatch y aún más especialmente en el de Rory Cochrane, con esa pregunta final que no llega a contestar.

La construcción en flashback, hilvanada por esa declaración de los socios de Bulguer, es una fórmula que está bien aprovechada para armar el puzle de la historia con buen ritmo y cubriendo todos los aspectos más destacados del asunto. Además la película tiene esa capacidad esencial de mantener nuestro interés y aportar algo diferente que reactiva nuestro interés cuando parece que la máquina de fabular está parándose o a punto de caer en un bajón de ritmo por repetición. Por ejemplo: claramente empieza teniendo como protagonista a James “Withey” Bulguer, pero después de un primer acto y de una primera mitad del segundo acto en el que Depp parece copar casi todo el protagonismo, hace crecer el personaje de Joel Edgerton, el agente del FBI John Connolly, hasta un nivel de co-protagonista. Ese relato de tres amigos de la infancia finalmente situados en lados distintos de la ley y el poder, o lo que es lo mismo, representando tres maneras diferentes de entender, obtener y ejercer el poder, como son Bulguer, su hermano político y su colega de la infancia Connolly, se constituye en triunvirato nuclear del reparto en torno al cual gravita un reparto de auténtico lujo si medimos el lujo en esa parcela por el nivel de talento de los integrantes del elenco. Apunten, que todos ellos tienen su momento para lucirse, por breve o episódico que éste sea: Dakota Johnson, Kevin Baco, Peter Sarsgaard, Rory Cochrane, David Harbour, Adam Scott, Corey Stoll, Juliane Nicholson, W. Earl Brown, Juno Temple… Un ejemplo de cómo contar con lo mejor de lo mejor incluso para papeles breves lo tenemos en la escena de Depp/Bulguer con la esposa de Edgerton/Connelly, interpretada por Julianne Nicholson, o en la escena en el coche entre Junto Temple, Rory Cochrane y Johnny Depp, o en el diálogo de la receta secreta de familia entre Depp y David Harbour…

A todo lo anterior pueden añadir la evolución del personaje de Bulguer, que Depp construye como una especie de James Dean psicóticamente empeñado en la tarea de ser el depredador más peligroso de su entorno, hasta el punto de que en varias escenas acaba por convertirse en un auténtico monstruo que instala una intriga inquietante cada vez que se acerca un momento de violencia en la película. Depp disfruta dándonos una especie de variante del gánster interpretado por Jack Nicholson en Infiltrados.

Tengo que decir no obstante que quien menos me ha convencido es Joel Edgerton. Esperaba más por ese lado, pero creo que Edgerton no acaba de hacerse con el papel. Sólo hacia el final, en el encuentro con los dos policías en el portal de su casa ha conseguido convencerme. Por el contrario la película le permite a Depp recuperarse de la colección de flojos trabajos que nos ha estado propinando últimamente.

Miguel Juan Payán  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Página 1 de 2

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp