Antebellum ★★

Septiembre 12, 2020

Crítica de la película Antebellum

Una historia interesante que se desinfla por completo en cuanto llega la parte importante de la misma.

      Antebellum es como la hermana pequeña de una de las películas del muy reputado Jordan Peele. Una mezcla entre Nosotros y Déjame Salir, con apuntes de El Bosque que sin embargo no iguala a la obra de Peele y está más cerca de la película de M. Night Shyamalan. No acaba de ser desastrosa, por varios elementos que captan nuestra atención, pero sin duda había potencial dentro para que la película fuese algo mucho más interesante. De hecho, hay elementos tanto al inicio de la misma como en el reparto, por ejemplo, que nos daban a entender que habría mucho más tras sus algo más de 100 minutos. Pero era en realidad un espejismo, una promesa vacía.

Crítica Mulan ★★★

Septiembre 04, 2020

Crítica de la película Mulan

Entretenida adaptación, visualmente impresionante pero sin llegar a la altura de la animación.

      Como ya fuese el caso de La Bella y la Bestia o Aladdin, la nueva adaptación de una película de animación Disney a imagen real, ha dejado a una parte del público bastante decepcionada. Ya desde el inicio, con la ausencia de lo que ciertos fans consideraban imprescindible en la película (el dragón Mushu) y posteriormente cuando decidieron sacar la película del circuito de estrenos en salas de cine para lanzarla en Disney+ con un coste adicional de 22 euros. Algo que muchos no estaban dispuestos a pagar. Más allá de dichas polémicas, Mulan funciona y lo hace optando por la épica, la acción y la aventura, aunque eso deje desprovista de magia la película.

Críticas y opiniones de usuarios de la película Tenet


Los naranjazos se confeccionan con las notas que facilitan los usuarios del grupo de Telegram Familia AccionCine

© diseño  
Recuento hecho en el grupo de Telegram Familia AccionCine por Rafa

Iván CV  

   

    Creo no equivocarme cuando afirmo que, la gran mayoría de seguidores de Nolan (entre los que me incluyo) y sus haters, no vacilaron un segundo en buscar la propia definición del título de esta película en el buscador de Internet nada más saber sobre este proyecto.

    Tenet significa "principio", el comienzo o inicio de algo. Es un palíndromo que, como punto de unión con la letra "N", podemos extraer, además, otra palabra (en inglés), "ten", es decir el número 10, ceros y unos, que a su vez, ¿sabéis qué tipo de codificación utiliza semejante cifrado? El sistema binario (por ahí Interstellar). Lo cual también es una excelente pista para darnos a entender que la película estará centrada, o el argumento girará entorno...a una máquina (aunque realmente no lleguemos a verla), concretamente al tiempo, y a su reversión. La base de la mueva película de Nolan. De primeras, esa es la información que podremos manejar cuando entremos a ver la nueva propuesta de uno de mis directores favoritos (y el de mucha gente), Christopher Nolan.

    También tengo que decir que, Nolan, no nos pondrá las cosas fáciles, porque creo que es de esas cintas que, tal vez, gane más con varios visionados (no estoy insinuando que sea mala, ni mucho menos, al menos a mi me ha gustado, y mucho, pero, no la historia, sino lo que hay detrás de la misma, todo el pastel sobre la reversión, tiende a contener una lectura compleja y difícil de entender a menudo). Tenet ofrece una narrativa muy elaborada, pero sobretodo, dificultad lectora, y ése es uno de los motivos por los cuales el público quedará (además de impactado por lo visual) desconcertado por las altas dosis laberínticas sobre la narrativa y lo que nos cuenta la propia película.

    Hago mención a un momento de la película en el que un personaje le dice a otro lo siguiente: No trates de entenderlo, sólo siéntelo.

    Claramente, con esa línea de diálogo, es el propio Nolan el que nos está hablando directamente, nos advierte. Esta frase la oiremos, aproximadamente, en sus primeros 30 min, y será clave para poder... "entender" el resto de lo que veremos a continuación.

    Debo decir que sus primeros 15-20 min, me ha recordado muchísimo al inicio de El caballero oscuro, con un uso muy parecido de la música (una BSO que pone a uno nervioso ante lo que vemos, que ese es el objetivo de la banda sonora), y una dirección de actores muy buena. No sólo por el principio, sino también durante toda la proyección. Nolan dirige como muy pocos saben, y para muestra, además del inicio que ya he comentado, esta también toda la parte de la persecución en la carretera (que de nuevo, hace excelente manejo de la banda sonora), que me parece (también) un alarde técnico, porque sí, a Nolan le gusta alardear, porque es consciente de que, lo que está haciendo, es muy complicado (técnicamente hablando digo)... y a Nolan le gusta complicarse, tanto argumentalmemte, como también en el aspecto técnico.

    El trabajo interpretativo de John David Washington (el hijo de Denzel) me ha gustado mucho. Muy notable. Soporta cómodamente la película y creo que es un actor con lavia y carisma, además de tener buena presencia en pantalla y dotes interpretativos. Esa es mi opinión sobre este actor. Pero creo que, en algunos momentos, y digo en algunos momento, Pattinson llega a sacarle incluso más pecho, consigue relucir más que el propio protagonista. Y no me sorprende este hecho después de haber visto, este mismo año, su trabajo en "El faro", en el cual ya comenté en otro espacio que estaba brillante. Que siga así, y que no vuelva hacer tonterías. Robert Pattinson es un buen actor, como también lo es John David Washington, del cual le espero en muchos más proyectos en adelante.

    La que también está estupenda, y no hace mucho la vimos en "Viudas" y en "Operación UNCLE", es Elizabeth Debicki, la mujer del villano que interpreta Kenneth Branagh (por cierto, a éste quiero verle en más papeles como antagonsita). Actriz con mucha fuerza actoral y, a su vez, muy cercana por el tono de sus trabajos. Mujer de 1,90. con un potencial espantoso que, hasta hora (y con algunas excepciones) no ha tenido mucha suerte en esta industria. Rara vez, me parece, la hemos visto o la veremos en películas comerciales. El talento de esta hermosura merece más peso cinematográfico.

    Veremos también algunos cameos durante la cinta, como el del gran Michael Caine (¿5 minutos si es que llega? venga hombre...), el de Clémence Poesy, o de Himesh Patel (Yesterday).

    Dimple Kapadia, aún habiendo disfrutado con su pequeño papel (no llega a ser cameo por poco) me hubiese gustado que contara con más peso en Tenet. Pero aún así creo que su labor sale a relucir, y con eso me quedo.

    No me quedaría tanto, y por consiguiente me distancie un poco del resto, sobre lo que nos cuenta Nolan aquí. Ya he dicho que Tenet es una película que cuesta (y costará) de seguir por la complejidad de todo su entramado. Yo reconozco que necesitaré más de un visionado para poder esclarecer algunas dudas que sigo teniendo después de verla. Que también digo que, igual la veo dos veces más y sigo sin enterarme. Pero espero que no sea el caso.

    Lo que sí digo, reconozco y admito, es que el final (David Washington y Dimple Kapadia), bajo mi punto de vista, cierra de forma abrupta. Esto se suma a algunos puntos en contra que habréis intuido.

    No es, ni mucho menos, una mala película. Nolan no tiene malas películas. De acuerdo, esto lo dice un fiel seguidor de Nolan, y podéis estar en desacuerdo conmigo, perfecto. Lo que sí voy a decir (y quizá el sentido de este comentario cambie tras verla otra vez) es que, creo, no está al nivel de otros trabajos anteriores, no está al nivel de "Interstellar", creo que no es la nueva obra maestra de Nolan. Pero es una muy buena película, una película de sobresaliente, que cuenta con una dirección brutal que se mantiene durante las dos horas y media que dura y que en ningún momento se me ha hecho larga o aburrida.

    Una película con una excelente dirección, con buenas dosis de acción y desenfreno visual (el desenlace, en el desolado, lo ví algo caótico) con actores de primera ya (Debicki, Washington, Branagh, Pattinson...tal vez tengan aspiración a algún premio, concretamente por la primera), además de tener una gestión de la música de locos, una fotografía de Hoytema muy bella y un apartado técnico bestial, pero con una trama muy compleja y que requería algunos puntos de guión mejorados y de la que necesita de más explicación y claridad narrativa.

    Una película compleja pero también muy interesante.


 Rafa   ½

    De entrada, el impacto visual es impresionante. No por muchas veces que se repita que nunca se ha visto nada igual dejará de ser cierto. Lo que no es verdad es que se necesite un título en física cuántica para entender la película. La trama se puede seguir perfectamente. Sólo hay que prestar atención. Otra cosa es querer entender cada concepto, el cómo y por qué pasan ciertas cosas. Ahí es verdad que hay elementos más difíciles de entender, pero no afectan a la comprensión de la trama ni lo que se busca. El guión renuncia a ser explicativo. No pierde el tiempo con eso más allá de lo imprescindible y "el que quiera que me siga". Y merece la pena seguirle, sin hacerse preguntas durante la proyección. Nada lo necesita en realidad. No deja de ser un James Bond con elementos de ciencia ficción. Luego, en nuevos visionados, ya puede uno jugar a encajar todas las piezas del puzle.

    Los efectos especiales son, sencillamente, perfectos. La mayoría son trucos artesanales, lo que le da aún más mérito. La fotografía, como siempre en el cine de Nolan, magnífica e inmersiva, al igual que la banda sonora, que potencia la tensión de una manera que te deja clavado en el asiento, y no sólo durante las escenas de acción. En esto me recordó a Dunkerque. Ya la escena de presentación es impresionante. Una escena de acción perfectamente realizada que sirve para mostrarnos quién y cómo es el protagonista y el tipo de película que nos vamos a encontrar. 

    Mucho se ha hablado de por qué no un actor de color para interpretar a James Bond. Si no fuera porque es estadounidense, John David Washington sería perfecto. Tiene la planta y la habilidad para las escenas de acción, luce los trajes como un gentleman, carismático... Aquí está estupendo como eje principal de la película. Aunque tiene unos apoyos de lujo que incluso le acaban superando. Uno es Robert Pattinson. Lo de este actor es increíble. Cada película que hace está mejor. Si sigue con esta progresión llegará a ser uno de los grandes. En Tenet, su personaje va evolucionando a cada escena, volviéndose más y más interesante, hasta superar al propio protagonista. Otro es Elizabeth Debicki. Esta mujer es un cisne, pura elegancia en las formas, con una capa de frialdad para disimular sus miedos y su vulnerabilidad, pero con una enorme fuerza interior. Junto a ellos, un enorme Kenneth Branagh en un papel en la línea de los mejores villanos de Bond, pero aún más cruel. Sorprende el papel de Aaron Taylor-Johnson, un actor que, desde Kick ass a Godzilla, siempre me pareció mediocre y totalmente falto de carisma, pero que ya en Animales nocturnos me impactó con su personaje y aquí también está estupendo. Te deja pensando que está infrautilizado, que podría haber tenido más papel. Otros como Michael Caine y Clémence Poésy son poco más que cameos, aunque de gran importancia, sobre todo Poésy, que es quien nos explica el funcionamiento de esta tecnología de inversión del tiempo y la amenaza a la que se enfrenta el protagonista.

    En el debe, habría que decir que el guión se vuelve en ocasiones un poco farragoso y confuso. La escena de acción final es sumamente caótica, pero vibrante. Y hay alguna paradoja temporal que va a dar dolores de cabeza. También es posible que le falte algún punto emocional que facilite la empatía del espectador con la película, pero yo, personalmente, tampoco lo necesité.

    Argumentalmente es una trama bastante sencilla, pero de narrativa estraordinariamente compleja, para algunos quizás demasiado, aunque yo creo que debe ser así para entender la magnitud de la amenaza, que no es fácil de transmitir.


 

 Miguel Ángel Espelosín   

      Título: El espía que surgió del tiempo

      O ‘el palíndromo al servicio secreto de vaya usted a saber que’, porque teniendo en cuenta la aireadísima devoción por la creación principal de Ian Fleming por parte del señor que ya intentó lo propio a base de agitar el subconsciente, deberíamos llevar aprendido que es mejor olvidarnos de cualquier atisbo de Smiley y los suyos para abrazar los pretextos del martini con vodka; eso sí, agitado, removido, e invertido a ser posible. Con Nolan eso de tener licencia para matar se queda algo escaso si la bala no regresa y la expectativa le parece pobre a menos que le cataloguen como el salvador de los cines.

      Si alguien pensaba que íbamos a volver a nuestras añoradas salas a verlas venir, ya puede ir agarrándose los machos. Mientras la apuesta general alude al presupuesto ínfimo, la palmadita en el hombro o la repesca de inéditos, el desembarco epicúreo del director de la trilogía de ‘El Caballero Oscuro’ se la juega a la entrega incondicional ante un puzzle incompleto, la alegría de disfrutar los árboles sabiendo que nunca alcanzarás el bosque, el goce de un enigma resoluble que lleva a otro inabarcable, es decir, a la inyección de cine.

      Aquí no encontraremos la profundidad ejemplar de ese hogar al rescate de sus hijos en las costas de Francia o el calado emocional de conocer los principios de la relatividad, lo cual engrandece todavía más los intentos de un autor por seguir buscando la novedad dentro de un campo comercial (a pesar de la responsabilidad acechante de esa cultura popular que él mismo ha ayudado a crear) sin perder los hilos que tejen los pilares de una filmografía ejemplar: los del amor paterno-filial (aquí materno) como expresión mínima de todo lo que importa y el tiempo como amenaza crucial.

      Una vez despejados los requisitos básicos del corazón “nolanita”, podemos enfrentarnos al algoritmo con la libertad de un matemático ensimismado. Otro triunfo para su apostador. Pues si la crítica común enarbolaba la sobre-explicación como mazo machacante y dedo acusador que señalaba a quién (supuestamente) se posicionaba por encima del resto, ahora nadie podrá argumentar que el galimatías peca de condescendencia, o al menos, si se atreven, el tiempo empleado en ordenarse a si mismos habrá merecido la pena. De este modo, el espectador es tratado de tú a tú en un jugueteo palindrómico sin precedentes, donde es mejor atarse a los pulcros trajes de un sorprendente John David Washington (cumpliendo las añoranzas de los que sueñan con Idris Elba), y más nos vale no habernos soltado para cuando aparezca un Robert Pattinson que, cada vez mas seguro de su capacidad, hasta el punto de jugar la doble baza como jugador misterioso y alter ego del propio demiurgo, riza el rizo, despliega la responsabilidad solicitada y ya de paso nos vuela la cabeza.

      Si ya hemos mencionado y reiterado que esto es la entrega tropecientas de un Bond reconvertido en su propio Q (por mucho que Clémence Poésy busque su espacio y nos encomiende a disfrutar del jolgorio) no podía faltar el villano (Kenneth Brannagh) desproporcionado en sus planes y acento, (del este, ¿como no?), pero desfigurado, claro está, hasta el punto de convertir su base flotante en el yate de Amancio Ortega, sus planes en el quinto advenimiento y sustituir las caricias al gato por otras un poco mas bestias, y con cinturón mediante, sobre el esbelto porte de Elizabeth Debicki, femme fatal baloncestista, pero absolutamente intachable cuando trafica con macguffins o se la juega a la crema solar para ir tres pasos por delante en mala uva. Por lo demás, el despliegue narrativo y visual más ególatra y desconcertante que uno haya visto en su vida.

      En uno de esos escasos momentos en los que Tom Hardy no ha sido cubierto por una mascarilla, se nos brindó una frase que caló ipsofacto: no debes tener miedo de soñar con algo más grande. Pues bien, si el cine es la fábrica de sueños, Nolan es su creador más aventajado, y en un año tan esclavizante como este, da gusto encontrar una propuesta donde se invite no solo a desconectar, sino a llevarse la clave para evadirse a casa. Da igual que la entiendas o no, Tenet es más que una película. Es otro imperfecto, tramposo e impagable regalo.


 

Los que queráis enviarnos opiniones o comentarios sobre películas de estreno podréis hacerlo por whatsapp o telegram o enviándonos un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Os esperamos en nuestro grupo de amigos de AccionCine en Telegram donde podréis charlar de cine y hacer amistades


 

Add to Flipboard Magazine. 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine 

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

La prensa internacional ha podido disfrutar de la película y las primeras críticas del último proyecto de Christopher Nolan ya están aquí. ¿Será la película que todos esperamos?

      Parece mentira, casi un sueño, pero estamos a sólo unos días del estreno de Tenet en nuestro país. La prensa internacional ya ha podido ver la película y las primeras críticas ya están entre nosotros. Es decir, que Tenet existe, no es una fantasía. Después de tantos retrasos en el calendario que ponían la película un pasito más allá y otro y otro, al final existe y aquellos que han podido verla tienen mucho que decir al respecto. De momento mantengan en la memoria dos datos. La media en Metacritic (una nota media entre todas las críticas recibidas) es de 71 sobre 100, mientras que en Rotten Tomatoes (donde se trata de una media entre si es positiva o no la crítica, no de la nota de la película en sí) el Tomatómetro está en 79%, es decir, que de las 43 críticas recibidas, 34 fueron positivas y 9 negativas. Parece ser que hay cierto consenso con la película.

Crítica de la película La Boda de Rosa

Icíar Bollaín y un maravilloso reparto nos traen una excelente comedia sobre quererse a uno mismo y la familia.

      Una película perfectamente construida, que sabe mantenerse por encima de la media y que es una de las películas de su directora más disfrutables por todo tipo de audiencias, más cercana a El Olivo que a Hola, ¿Estás Sola? Es una historia humana y cercana que puede ser un excelente bálsamo sobre la familia en nuestros días. Porque La Boda de Rosa es cine familiar, pero no en el sentido de que esté dirigida a toda la familia, sino que analiza a toda una familia y, por extensión, a muchas otras familias, las nuestras mismas, con cosas con las que cualquiera puede sentirse identificado cuando observe a los suyos, a aquellos con los que comparte lazos familiares.

Crítica de la película Un amigo extraordinario

Una de las más interesantes (y más manipuladoras) películas del año.

      Trabajo de calidad, y muy curioso en su planteamiento, para un Tom Hanks que encuentra no tanto un papel a su medida como un proyecto y personaje que forzosamente necesitan precisamente de este actor para poder salir adelante con la solvencia con la que se desarrolla Un amigo extraordinario.

      Ya desde el primer momento exige esta película al espectador que se someta a la posibilidad de jugar con la idea de la película que dirigirse a los adultos como si fueran niños. Lo que da lugar a unos momentos que inquietud o desubicación iniciales perfectamente pensados y orquestados para poner al público en una situación de vulnerabilidad similar a la que va a sufrir el co-protagonista de la historia, interpretado por Matthew Rhys.

Crítica de la película Voces

Terror patrio con buen armazón narrativo pero un guión excesivamente tramposo.

     Voces es una nueva apuesta por el cine de terror en nuestro país que se convierte en la película perfecta para que volvamos a las salas de cine tras la pandemia, para instalarnos cómodamente en nuestra sala favorita y disfrutar con sus poco más de 90 minutos de tensión y sustos medidos en torno a una casa en la que suceden cosas muy, muy extrañas. Para conseguirlo la película se apoya en su excelente reparto y en una dirección y puesta en escena magníficas para sobrevivir a las trampas y lagunas de un guión que necesitaba una vuelta de tuerca más. O dos o tres, realmente. Pero al final la película consigue su propósito. Asustarnos durante un rato y hacernos disfrutar con ello.

Crítica de la película La maldición del guapo

Bella Docampo Feijóo presenta una confusa trama de engaños y estafas a gran escala. Un film en el que brilla la solvente interpretación de Gonzalo de Castro.

     Las películas sobre timadores con encanto suelen funcionar bien en pantalla. Dentro de este subgénero cinematográfico, El golpe (George Roy Gil, 1973) es sin duda uno de los puntales en el que se fija la mayoría de títulos que siguen este tipo de argumentos. Sin embargo, no disponer de dos actores como Paul Newman y Robert Redford es un dato lo suficientemente contundente para explicar el fracaso de muchas de las obras del mencionado estilo. Esto deja como conclusión que una de las máximas a la hora de plantear una película de semejante naturaleza es contar con intérpretes con el suficiente poder de seducción, para que no se noten los trucos; y ahí es donde tropieza Bella Docampo Feijóo, en La maldición del guapo.

Crítica de la película 7500

Interesante thriller alemán protagonizado por Joseph Gordon Levitt.

     Una película que llegó a estrenarse en Alemania, su país de origen, con cierto éxito, pero que nunca llegó de forma masiva al resto del mundo, más allá de algún festival, y que por fin se estrena gracias a Amazon Prime en la mayoría de países. Y no es que sea sencillo ver cine alemán siempre. No llegan la mayor parte de los estrenos, y muchas veces los mejores se pierden, pero en esta ocasión con el nombre de Gordon-Levitt y el peso de Amazon detrás de la película, podemos disfrutar de este modesto ejercicio de suspense que busca homenajear a nombres como Hitchcok o de Palma entre otros. Y la mayor parte del tiempo lo consigue y consigue mantenernos interesados durante los poco más de 90 minutos que dura.

Crítica de la película La red avispa

Interesante película histórica con tintes de espionaje.

     Una película cuya historia podría parecer ambientada en los años sesenta o setenta, pero que sucedió tras la caída de la URSS y el muro de Berlín, hace casi nada, durante la presidencia de Bill Clinton, y que tiene detrás de las cámaras a un director tan interesante como Olivier Assayas, responsable de películas recientes tan potentes como Viaje a Sils María o Personal Shopper, y un reparto de estrellas hispanoparlantes que recorre todos los países de Latinoamérica y España, con resultados… dispares, eso sí. Pese a todo, la película funciona la mayor parte del tiempo por su excelente puesta en escena y su tono, a medio camino entre el drama y la película de espionaje. Una apuesta interesante que muestra que Netflix apuesta por el cine cada vez más.

Página 1 de 25