Crítica de la película Venom 

Irregular adaptación del personaje con muchos altibajos y a trompicones.

Dejando de lado todos los comentarios que han circulado sobre ella previos a su estreno, la película de Veneno es floja. No es, como algunos han comentado, del nivel de aquella de Catwoman con Halle Berry o del nivel de las dos primeras de Los Cuatro fantásticos. Es mejor que aquellas. Me recuerda más a la última adaptación de Los cuatro fantásticos dirigida por Josh Trank o a las dos primeras propuestas de película de Hulk en solitario, la protagonizada por Eric Bana y la protagonizada por Edward Norton. Pero incluso frente a ellas, resulta más floja que las mismas.

Crítica de la película Río Bravo (1959)

1959. Estados Unidos. Color. Director: Howard Hawks. Guion: Jules Furthman, Leigh Brackett. Fotografía: Russell Harlan. Música: Dimitri Tiomkin. Intérpretes: John Wayne, Dean Martin, Angie Dickinson, Ricky Nelson, Walter Brennan, Ward Bond, John Russell, Pedro González González, Estelita Rodriguez, Claude Akins, Malcolm Atterbury, Harry Carey Jr., Sheb Wooley, Edward Astran, Walter Barnes, Nesdon Booth, George Bruggeman, Yakima Canutt. Duración: 141 minutos.

Basada en una historia corta de B.H. McCampbell, es una película de la que ya hablamos en el coleccionable de carteles de John Wayne, pero me niego a no incluirla por ello en este coleccionable del western porque es un título esencial del género y además uno de los que más influencia ha tenido en directores posteriores, como por ejemplo John Carpenter, que la homenajeó a placer en Asalto a la comisaría del Distrito 13, y luego volvió otra vez sobre esa misma referencia cambiando la pesadilla urbanita por la pesadilla de ciencia ficción en Fantasmas de Marte, poderosamente influida por este clásico del cine del oeste. Se podría decir que Río Bravo contiene todos los elementos que hicieron de Howard Hawks un gran director de la era dorada de Hollywood, uno de los principales cultivadores del cine de evasión en los años cuarenta y cincuenta, y el mejor maestro de la narración con cámara a la altura de los ojos que ha conocido el cine norteamericano a lo largo de su historia. No es raro que también Martin Scorsese se hiciera eco de esta película utilizándola como cita cinematográfica esencial en su primera película, ¿Quién llama a mi puerta?, cuando el protagonista, Harvey Keitel, en un gesto con el que seguramente se identificaban muchos cinéfilos en ese momento, lleva a su chica a ver esta notable obra de Hawks e intenta explicarle a la muchacha cómo ve él los distintos tipos de mujer tomando como ejemplo el personaje de prostituta disfrazada de corista para burlar la censura del momento que interpreta Angie Dickinson, que podía presumir de tener uno de los pares de piernas más bonitos del cine americano y años después seguía luciendo palmito en la serie La mujer policía. Me sobra la cancioncilla del nene y sin embargo está muy bien la referencia musical a los que palmaron en El Álamo, ominosa donde las haya.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Opinión del remake de Grupo Salvaje de Mel Gibson final de Animales fantásticos 2: Los crímenes de Grindelwald

Crítica de la película Searching

Thriller sorprendente en sus formas, al que finalmente traiciona el fondo… Dicho de otro modo, Searching es una película que si durase sólo 90 minutos, sería uno de los mejores thrillers del año. Una película casi redonda, dura, inquietante y, sobre todo, adictiva. Un viaje frenético que nos deja enganchados a través de una serie de pantallas que cuentan la historia de forma poco convencional pero extremadamente convincente. Una magnífica pieza de orfebrería que esconde en su aparente sencillez una enorme complejidad a todos los niveles, con un reparto que funciona a las mil maravillas, sobre todo gracias a su protagonista principal, John Cho, quien aparece en pantalla casi todo el tiempo. Lo dicho, sería una película sensacional si no fuese por los últimos cinco minutos o diez minutos…

Septiembre es el mes de la televisión, con el comienzo tradicional de muchas de las nuevas temporadas en las networks, y por eso es el mes de la gala de los Emmys, los premios televisivos estadounidenses que marca lo mejor de cada temporada televisiva, y que suele ser un reconocimiento de la propia industria, alejado de la pompa y el glamour muchas veces excesivo de los Globos de Oro. Con la lista de ganadores aún caliente, hacemos un repaso completo a la misma, con las sorpresas, decepciones y alegrías que nos dio una gala ágil y bastante divertida, como suele ser siempre la de los Emmys.

Crítica de la película La Aparición

Xavier Giannoli no levanta el vuelo en esta confusa historia, sobre la supuesta conexión de la Virgen María con una joven francesa.

Un paisaje boscoso y desangelado, rodeado de naturaleza salvaje y susurrantes montañas, es la mejor arma que utiliza el director Xavier Giannoli para elaborar esta oscura película sobre manifestaciones marianas, y negocios florecientes en torno a las creencias religiosas.

El responsable de Madame Marguerite escoge una amplia gama de tonos grisáceos y aparente sobriedad, para ilustrar este relato de quebradizo discurso narrativo; en el que una adolescente llamada Anna dice ser la privilegiada interlocutora de la madre de Jesucristo.

El guion antecede los hechos con un artificioso prólogo de verosimilitud, que no responde a las expectativas creadas. Esa aparente pátina de documentalismo profesional se halla personificada en el papel del periodista Jacques Mayano (a quien presta su endurecido rostro el actor Vincent Lindon), y a través de su mirada -algo incrédula, por cierto- es como se suceden los acontecimientos exhibidos en el filme.

Crítica de la película Matar a Dios

Imaginativa comedia en clave de terror sobrenatural, con la que Caye Casas y Albert Pintó debutan en la dirección de largometrajes. Las interpretaciones del elenco actoral resultan particularmente inspiradas.

La Nochevieja es una fiesta en la que suele aflorar lo bueno y lo malo de cada uno de los seres humanos. El turrón, el mazapán, el champán y el asado de carne o pescado (sin olvidar los canapés y los mariscos a granel) son componentes esenciales para anteceder a las uvas de la suerte, que se ingieren con apremio al son de las campanadas del reloj escogido. Ese paso de año en año ha inspirado a Caye Casas y a Albert Pintó para imaginar un apocalipsis en toda regla, presidido por un mendigo con malas pulgas, que asegura ser Dios.

A medias entre una comedia negrísima y el terror de reflexión existencial, la pareja de creadores monta un figurado teatro de guiñol; en el que las marionetas de turno conjuntan un clan bastante desastrado, y con muchos puntos oscuros que echarse en cara.

Crítica de la película Milla 22

Recomendada para adictos al buen cine de acción con Iko Uwais, protagonista de The Raid .

Peter Berg ha vuelto a demostrar con este trabajo por qué es uno de los directores más eficaces del actual cine de intriga que en sus películas siempre acaba mutando espectacularmente en estallido visual de acción.

El tándem formado por Berg con el actor -desdoblado en productor- Mark Wahlberg muestra aquí nuevamente que ambos forman una de las maquinarias mejor engrasadas del cine comercial de nuestros días.

Wahlberg defiende el asunto delante de las cámaras con la misma solvencia que Berg detrás de las mismas, y además respalda como productor esta hábil absorción de claves del cine de acción más exóticas como la que ha propuesto Gareth Evans con Iko Uwais como protagonista en The Raid (2011) y The Raid 2 (2014). Si el lector de estas líneas es aficionado al cine de acción y todavía no las ha visto, ya está tardando en salir disparado a buscarlas. Garantizo uno de los mejores ratos de reparto de tollinas de la historia del cine.

Volviendo a la película que nos ocupa, lo que me interesa destacar es que en Milla 22  la máquina Berg-Wahlberg -conviene empezara  pensar en ambos como entidad única de asociación creativa con unas claves de estilo bien definidas en sus películas El único superviviente (2013), Marea negra (2016) y Día de patriotas (2016)- no se ha limitado a replicar o copiar descaradamente lo propuesto por Gareth Evans en The Raid y The Raid 2, sino que simplemente han tomado de ambas aquello que les parecía más interesante para incorporarlo a su propia panoplia de recursos, intereses y estilo. Construyen así una intriga en evolución hacia lo trepidante y visualmente explosivo en la que podemos registrar las claves de su manera de entender y desarrollar este género que estaban ya presentes en sus colaboraciones anteriores, y cuyos orígenes pueden rastrearse hasta la mejor película de lo que podríamos denominar la primera etapa de iniciación en el género de Berg en solitario, La sombra del reino (2007). Dicho largometraje es un precedente muy claro de las aspiraciones del director y de una forma de entender el cine de acción e intriga que no ha podido poner en pantalla hasta que se cruzó con Mark Wahlberg en su doble papel como actor y productor. Por otra parte hay que tener en cuenta que esa asociación director-actor se forja sobre una comunidad de intereses en la forja de un tipo de producto de acción determinado que estaba también anticipada en la filmografía del propio Mark Wahlberg como actor con Shooter: el tirador (2007), dirigida por Antoine Fuqua, pero en mi opinión algo por debajo de todas las propuestas en esa misma línea que ha protagonizado el actor/productor a las órdenes de Berg.

Milla 22 encaja perfectamente en todo ese paisaje y filmografía compartida por Berg y Wahlberg, y además demuestra la intención clara de no quedarse estancados en el mismo tipo de historia y estar siempre atentos a los cambios que puedan operarse en la periferia del género en el que trabajan, lejos del barullo de repetición de esquemas, superhéroes franquiciados y serialización que impera actualmente en el cine comercial estadounidense.

Ese esa capacidad para ofrecernos un cine de acción, serio, muy trabajado en su guión y creación de personajes, bien respaldado por su reparto y notable por su manera de cruzar intriga y acción, lo que hace de Milla 22 una de las más recomendables propuestas del género que vamos a ver este año.

Cuenta además con el habitual ritmo trepidante y la solidez de los empeños Berg-Wahlberg, con un reparto en el que, como era previsible, brilla en la secuencias de acción y combate cuerpo a cuerpo Iko Uwais, con una espectacular Lauren Cohan repartiendo leña junto a la campeona de artes marciales Ronda Rousey, Sam Medina, al que vamos a ver también pronto en Alita: ángel de combate y Venom, como antagonista y John Malkovich en un papel breve pero donde tiene margen para imponer estilo y presencia.

Miguel Juan Payán

©accioncine 

[Video] Debate saga PREDATOR por Miguel Juan Payán y Jesús Usero</p>
<hr id="system-readmore" />
<p><iframe width="640" height="360" src="https://www.youtube.com/embed/n4OF5FSyoYM" frameborder="0" allow="autoplay; encrypted-media" allowfullscreen="allowfullscreen"></iframe></p>

[Video] Debate VERANO 2018 por Miguel Juan Payán y Jesús Usero</p>
<hr id="system-readmore" />
<p><iframe width="640" height="360" src="https://www.youtube.com/embed/2crzgyizCx4" frameborder="0" allow="autoplay; encrypted-media" allowfullscreen="allowfullscreen"></iframe></p>

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp