Es una de esas series que los fans llevan esperando todo el verano, ante todo por el peso pesado que se ha encargado de producirla y cuyo nombre va asociado desde hace mucho tiempo a algunas de las series más populares de los últimos tiempos, aunque todo el mundo lo relacione siempre con Perdidos, curiosamente un producto que abandonó tras su tercera temporada. Pero ahí están Alias o Fringe, por si alguien se olvida. Y ahora llega Person of Interest, una serie que llega bajo el brazo de Abrams, pero que trae mucho más detrás de ello, porque ha sido creada, ni más ni menos, que por el brillante guionista Jonathan Nolan, hermano de Christopher Nolan y coguionista de, entre otras, El Caballero Oscuro o El Prestigio. Nolan es el auténtico padre de la serie, mientras que Abrams es productor ejecutivo y el nombre de peso para atraer seguidores desde el primer episodio. Quizá por ello la serie está más desligada de los universos de Abrams.

El caso es que la gente de Calle 13 se ha hecho con los derechos de emisión de la serie en España, que se emitirá con pocas semanas de diferencia en nuestro país con respecto a USA. Allí su emisión empieza mañana y en España podremos verla desde el día 6 de octubre, sin olvidarnos de que será La Sexta quien emita la serie en abierto más tarde. De momento se agradece el esfuerzo de la gente de Calle 13 por traer la serie tan pronto y por dejarnos echarle un vistazo para que os la comentemos.

Hay que decir que la CBS ha anunciado que nunca una serie había tenido la recepción en los pases de prueba que ha tenido Person of Interest, con unas puntuaciones por parte del público astronómicas, lo que esperan sean sinónimo de un éxito seguro. Los espectadores son sabios y la verdad es que hay motivos para ilusionarse con la serie. Es un producto en apariencia perfecto para la CBS, cadena conocida por arriesgarse más bien poco a la hora de producir series, como demuestran los muchos clones de CSI que ha creado. Pero tiene algo más. Un poso de intriga a gran escala, de misterios, sombras y secretos ocultos que la hacen tener un futuro prometedor. Es decir, que es un procedural que esconde mucho más. Y si lo desarrollan bien puede ser un bombazo. Cabe destacar la interpretación de un brillante Michael Emerson, muy por encima de un apático Jim Caviezel, que tendrá que dar algo más en la serie si pretende que ésta triunfe. Quizá no sea un piloto memorable, pero apunta maneras de buena y sólida serie de intriga, con la sombra del gobierno planeando sobre las cabezas de unos protagonistas que intentarán evitar un crimen cada semana, todo en base a un número que les proporciona un ordenador, y que indica que esa persona va a ser víctima o verdugo en un crimen violento. Esa es la premisa tipo procedural para algo que se aventura mayor, mucho mayor, y que implica la teoría del Gran Hermano que todo lo ve y que tanto miedo da. Las escenas de acción están, por cierto, bien dosificadas y muy bien planificadas. Sin excesos, con un cierto aprecio por lo que se intuye y no se ve… como la escena final. Algo, eso sí, no termina de cuajar, pero es pronto para decirlo. Lo que está claro es que es una serie que invita a ser seguida y que motiva para ver más episodios. Y sobre todo, que deja un buen sabor de boca. Ahora a esperar nuevos episodios…

Jesús Usero