Rian Johnson nos habla de Looper

Miguel Juan Payán 15 Oct 2012
4140 veces

El director de Looper, la última sensación del cine de ciencia ficción, una joya que está construida con la precisión de un reloj suizo y merece figurar entre las mejores películas de este año, se ha pasado por España para presentar su película y charlar con la prensa de las claves de la misma. Nacido en Maryland en 1973, Rian Johnson estudió cine en la Universidad del Sur de California y vio lanzada su carrera como director con el largometraje Brick, en el que trabajó por primera vez con Joseph Gordon Levitt, protagonista y compañero de camino creativo del director en la larga gestación –diez años- de Looper.

El director de Looper, la última sensación del cine de ciencia ficción, una joya que está construida con la precisión de un reloj suizo y merece figurar entre las mejores películas de este año, se ha pasado por España para presentar su película y charlar con la prensa de las claves de la misma. Nacido en Maryland en 1973, Rian Johnson estudió cine en la Universidad del Sur de California y vio lanzada su carrera como director con el largometraje Brick, en el que trabajó por primera vez con Joseph Gordon Levitt, protagonista y compañero de camino creativo del director en la larga gestación –diez años- de Looper.

- Ha trabajado con Joseph Gordon Levitt en todas sus películas. ¿Le conocía antes de rodar Brick? ¿Cómo ha visto la evolución del actor a través de estos años?
- Después de Brick nos hicimos muy amigos, y por eso resulta difícil para mí decir cómo ha cambiado a través de estos años, porque yo también he cambiado mucho. Lo que sí puedo decir es que se ha mantenido en su pasión por el personaje a la hora de elegir un papel. Le da igual que sea una película pequeña o independiente o que sea como Batman.

- Según hemos sabido, el actor se estudió todas las películas de Bruce Willis, la versión del futuro de su personaje, para poder interpretar el papel de forma más verosímil.
- Efectivamente vio muchas películas, y sobre todo escuchó mucho la voz de Bruce Willis, especialmente Sin City, que grabó en su ipod y escuchaba continuamente y luego Bruce grabó para él la voz en off que tenía que hacer Joseph como narrador. Creo que una cosa muy inteligente que hizo Joseph es que no vio las primeras películas de Bruce, La jungla de cristal, etcétera, ni tampoco la serie Luz de luna, porque no quería imitarlo, quería crear un personaje sobre él.

- Su película está repleta de referencias literarias y cinematográficas, y abarca varios géneros.
- Sí, cuando estaba escribiendo el guión, aunque parezca extraño una de las referencias era Macbeth, donde las brujas son como el viaje en el tiempo, dan un poco de información sobre el futuro y luego el protagonista pasa el tiempo destruyendo su vida por esa información. Un poco como el personaje de Bruce intenta hacer. También Kierkegaard, la idea del sacrificio de Isaac y Abraham en el Antiguo Testamento, T.S. Elliott, el futuro, pasado presente, y también Murakami.

- Teniendo en cuenta toda esa colección de referentes literarios, junto a otros más cinematográficos, me pregunto cómo ha trabajado con todo ese material para elaborar un guión como el de Looper, en el que además se dan giros muy pronunciados durante todo el relato.
- Me lleva año y medio escribir el guión y paso todo un año trabajando con cuadernos de notas y diagramas. Digamos que esa es la parte de ingeniería narrativa, que me permite tener la estructura. Y luego cuando realmente escribo el guión ya sale bastante más fácil.

- ¿Qué le llevó a reclutar a estos actores en concreto?
- Bueno, en cuanto a Joe somos grandes amigos y habíamos hablado de hacer esta película. Pero más que nada es que en su caso necesitaba un actor que fuera capaz de hacer una gran transformación, y eso es algo que él no sólo es capaz de hacer, sino que además le encanta hacerlo. Digamos que tiene alma de actor de carácter. Le gusta desaparecer dentro del personaje. En cuanto a Bruce es un gran actor, sobre todo me gustó en Doce monos, y es capaz de arriesgarse y no teme ser vulnerable. Pero además, el nombre de Bruce Willis hace que el público espere que llegue el héroe, encuentre al malo y le pegue un tiro. Pero en esta película él puede ser el malo y tiene que darle un giro a su compás moral.

- Esta película empezó como un cortometraje…
- Voy a colgar el guión del corto en internet para que se pueda ver, pero básicamente en el corto estaba la voz en off con la que empieza la película, y luego cuando aparece la versión del futuro y el protagonista no puede ejecutarlo, es cuando aparece la voz en off hablando del dilema moral, y luego termina en la playa, donde los dos se enfrentan. Pero en el corto no estaba la chica ni el niño. Tenía algo que ver con la mujer. De hecho, el personaje de Sarah es el que me dio la clave para encajar todas las piezas cuando me plantee hacer el largometraje. Y no estaba en el corto. Su construcción nació con un programa que escuché en la radio sobre padres de niños autistas y que me dio la clave para esa madre fuerte y valiente empeñada en comunicarse con su hijo y quererle, a pesar de que es un niño que tiende a aislarse.

- En Looper hay una serie de flecos, como los ataques de vagabundos y ese consejo del hombre que viene del futuro al protagonista para que no vaya a París sino a China, que contribuyen a darle más entidad a ese mundo. ¿Tienen desarrollo esas historias? ¿Había más sobre ellas que no está en la película?
- No. La verdad es que me gusta sembrar este tipo de flecos o pistas en las historias. Es como cuando vimos La guerra de las galaxias y nos hablaban de las guerras clon. Me imaginé cosas impresionantes sobre esas guerras, míticas. Y luego cuando se estrenaron Las guerras clon, me sentí defraudado, porque yo había imaginado mucho más que eso. Por eso me gusta sembrar esas pistas, pero no desarrollarlas. Prefiero que sea el propio público el que lo haga en su imaginación. Así no se siente tan defraudados como yo cuando vi Las guerras clon.

- Looper tiene una potente clave de western.
- Sí, sobre todo en la segunda parte. El protagonista está entre el mundo urbano, más de cine negro, donde hay engaños y ambigüedad, y el mundo rural, más de western, donde todo es bueno o malo, blanco y negro. Y tiene que decidir entre ambos.

- ¿Me lo he imaginado yo o ahí una referencia muy clara a Raíces profundas?
- Es verdad, el árbol y el hacha son de Raíces profundas…

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 15 Octubre 2012 23:06
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp