Entrevista Brad Lewis/Cómo entrenar a tu dragón 3

26 Ene 2019
336 veces

No tengo ninguna duda y lo digo sin complejos, Cómo entrenar a tu dragón 3 es una de las películas que más espero en 2019. Las dos anteriores me parecen dos pequeñas joyas de la animación y, de largo, las dos mejores películas de Dreamworks. Por Madrid pasaron dos de sus máximos responsables, Dean DeBlois y Brad Lewis, y tras ver en exclusiva varios fragmentos de la película y escuchar a ambos, pudimos hablar en privado con Lewis, productor de éxitos como Antz, Ratatouille o Batman: La LEGO Película, e incluso codirector de Cars 2. Y aquí nos habla de esta nueva película en exclusiva para ACCIÓN.

Hablemos de Cómo entrenar a tu dragón 3, porque esta es su primera película en la saga. ¿Cómo ha sido llegar a este universo ya creado en otras películas?
Ha sido emocionante. Como cineasta cuando busco un proyecto intento que tenga dos cosas, que sea una idea grande, que sea expansivo, que tenga un gran alcance y una gran conexión emocional con el público, y la segunda cosa que, personalmente, pueda aprender algo del proyecto. Los animadores solemos buscar lugares donde crecer y evolucionar, y cada una de mis películas han sido algo así. Y sabía que esta película sería algo así, porque es una trilogía y es una oportunidad muy poco común. Por supuesto me encantaban las dos películas anteriores, y en esta ocasión tocaba hacer una de las cosas más difíciles. Cuando la audiencia ya conoce a tus personajes, y sabe cómo piensan y cómo actúan. Hay que coger eso y cerrar una trilogía, no una nueva película. La diferencia es enorme. Una trilogía significa que tienes a una audiencia que ha invertido algo emocionalmente con los personajes, tú mismo lo has hecho con su evolución y hacia dónde se dirigen, pero tienes que terminarlo, tienes que completarlo. Hay que poner el punto final, escribir la palabra fin, soltar el lápiz y alejarse del papel (risas). Así que saber que tenemos esta fecha límite, para el desarrollo externo de la historia y para el crecimiento interno de los personajes, para mí fue un reto que me puso nervioso y me hizo realmente feliz, después de hablarlo con Dean (DeBlois, el director). Dean tenía una noción muy clara de en qué dirección iba esta trilogía.

Hemos visto algunas escenas, el aspecto es sensacional. Pero incluso si los fans aman la película, van a odiaros… Porque esto es el final, como dice. Y porque hemos hablado con Dean, preguntándole por las series de animación y demás… Y dice que también se han terminado. Todo acaba aquí.
Lo sé… es como “Por favor, dime que no se acaba todo aquí… Por favor, por favor” (Risas). Siempre que estoy a mitad de leer un gran libro, en algún momento pasada la mitad del libro, me pongo muy triste. Porque sé que es un libro y que voy a terminarlo. Es ese momento, en el que me doy cuenta de eso, el que me pone triste. Porque lo que querría es que el libro siguiese para siempre, que no terminase nunca. Y en ese punto estamos en el universo de Cómo entrenar a tu dragón. No queremos que se acabe. Los fans quieren visitar a los personajes una y otra vez. Así que… sí… vamos a haceros sentir tristes, un poco, con la historia. Creo que esa es otra de las cosas que hacen una trilogía realmente intimidante. Vamos a poner fin a algunas relaciones y vamos a tomar algunas decisiones difíciles, para los fans y para nosotros mismos. Pero también creemos que ahí es cuando vamos a emocionaros más. No queremos esconder lo maravilloso que es emocionar a alguien. Y a veces, emocionar a alguien supone tomar una decisión muy difícil. Es en parte como vivimos los narradores, y Dean es muy valiente en ese sentido. Es uno de los motivos por los que esta historia, esta trilogía, funciona.

Y ciertamente es una decisión muy valiente. Vivimos en un mundo de secuela, tras secuela, tras secuela. Incluso en Star Wars, la nueva trilogía terminará la saga Skywalker, pero vendrán más trilogías, las series de tv… Es muy valiente hoy en día decir “No, esto es una trilogía y termina aquí”.
Sí que lo es. Pero de nuevo, para un grupo de personajes ya establecido y querido, puede convertirse en algo aburrido o estancado, si la historia no se mueve, no emociona realmente y no se completa. Dreamworks es la responsable de este maravilloso mundo de dragones, y no voy a ser yo quien diga cómo tiene que ser su mundo de dragones y su desarrollo a largo plazo. Pero en lo que respecta a estos personajes, esta historia, estas relaciones… aquí acaba todo. Este es el final.

Usted ha trabajado con otros estudios de animación. Recientemente LEGO, pero sobre todo Pixar, en Ratatouille o codirigiendo Cars 2… ¿Cómo es de diferente trabajar con ellos y ahora aquí? Porque desde el inicio esta saga me ha parecido… no sé cómo decirlo sin que suene mal… La más cercana a Pixar de Dreamworks. La más emocional.
Qué interesante es eso que dices… Para mí lo que me atrae de un proyecto, antes de decidir si quiero hacerlo o no, es la profundidad emocional de la historia. Y la autenticidad, la autenticidad de las emociones de los personajes y del mundo que estamos construyendo, dentro de las limitaciones de ese mundo. La profundidad emocional de los personajes es la diferencia entre un dibujo animado y una gran película de animación. Si ponemos a los personajes en situaciones con las que tú o yo podemos sentirnos identificados, ya sea a través de nuestra vida o de la de nuestros amigos o familiares, entonces absorberemos esa historia como si fuésemos una esponja seca. Tienes razón al decir que otros estudios lo han conseguido, con películas en las que a veces he tenido la suerte de trabajar en ellas. Pero por eso estamos en este negocio, por eso estoy en este negocio. Para contaros ese tipo de historias a vosotros.

Una de las constantes de la saga es la pérdida. El sentimiento de pérdida. Hipo pierde a su madre de niño y su pierna en la primera película. Ya sabemos lo que pierde en la segunda, y ahora… bueno. No pinta bien. ¿Cómo vamos a enfrentarnos a ese sentimiento aquí?
Una de las cosas que mejor han hecho Chris Sanders (coguionista y codirector de la primera entrega) y Dean a la hora de crear este mundo ha sido decirnos que existe la pérdida. La hemos visto, la hemos sentido, la hemos experimentado. Cada vez que optas creativamente por la pérdida en este tipo de películas, es algo traumático, y te rompe el corazón. Así que tan pronto te adentres en esta tercera parte te darás cuenta de que vamos a hacerlo. Puede que la pérdida espere a la vuelta de la esquina en este mundo, porque la pérdida existe. Es tiempo de vikingos, de bestias incomprendidas y de hombres que intentan acabar con ellas. De hombres que quieren ir a la guerra con otros hombres. Una vez has visto las otras dos películas, sabes que perder algo o a alguien entra dentro de lo posible. Eso te hace prestar más atención a la película y preguntarte qué es lo que vas a perder en esta ocasión. Ninguna de las pérdidas es gratuita, está puesta con un sentido. La pérdida de Estoico fue importante, y tuvo sentido. De vuelta al hecho de que estamos ante una trilogía, eso nos explica la pérdida, porque inevitablemente muchas preguntas van a tener respuesta. Aunque no sean las que queremos.

Jesus Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Sábado, 26 Enero 2019 14:39
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp