A la venta en quioscos

A la venta en quioscos

También podéis ojear la revista, incluso desde desde dispositivos móviles:

o bien pinchad aqui para verla a pantalla completa

CONCURSOS

Jesús Martín

Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

Crítica de la película Manhattan sin salida

Clásico y activo filme policíaco, en el que el tema de la corrupción entre los agentes de la ley se mezcla con una angustiosa persecución por la isla de Manhattan.

Frank Sinatra se solía referir a Nueva York como la ciudad que nunca duerme, y esa idea es la que planea por el metraje y la historia de esta película, dirigida por el irlandés Brian Kirk (responsable de elaborar algunos episodios de la serie Juego de tronos).

 A modo de pesadilla urbana, siempre impregnada de los efectos desasosegantes de la oscuridad reinante, la trama narra la lucha de un detective de homicidios, llamado Andre Davis (Chadwick Boseman): un efectivo investigador con fama de violento, cuyo padre falleció en acto de servicio, cuando el protagonista era solo un niño. El tiempo transcurrido desde entonces ha hecho de Andre un individuo con un férreo sentido de la legalidad, y con unos métodos peculiares para enfrentarse a los delincuentes. Todos estos antecedentes son tenidos en cuenta, cuando le encargan un caso peliagudo de robo y tiroteo masivo, en el que han fallecido varios compañeros vestidos de azul. El objetivo del atraco era un millonario cargamento de droga sin cortar, que un par de asaltantes armados han afanado de una tienda neoyorquina. Algo le huele mal a Andre desde el principio, y solo puede confiar en una colega de estupefacientes impuesta por sus jefes, llamada Frankie Burns (Sienna Miller). Sin escapatoria posible, los asesinos y ladrones intentan sacar el dinero suficiente para escapar del cerco policial; eso si consiguen salvar el cierre nocturno de la isla de Manhattan, ordenado por Andre.

El popular presentador de televisión y escritor prepara una obra teatral, sobre la existencia del irrepetible Charlot.

“Es un honor poder trasladar al teatro español la vida de uno de los mayores genios del séptimo arte. Será un homenaje a la comedia, al teatro, al cine y, por encima de todo, al talento de Charlie Chaplin, su figura multidisciplinar y el legado inmortal de un hombre que vivió y murió para la sonrisa”, asegura Christian Gálvez. Unas declaraciones que indican el grado de compromiso del otrora conductor del programa Pasapalabra, a la hora de afrontar la inmensa personalidad y los logros del protagonista de La quimera del oro.

Pero Gálvez no está solo en esta empresa; ya que además cuenta con el apoyo de The Chaplin Office (firma que gestiona todos los derechos relacionados con el legado del padre de Geraldine), además de la colaboración de Barco Pirata y Sergio Peris-Mencheta, quien asegura estar “feliz y honrado de poder ayudar a contar desde la escena esta historia, a través de la inabarcable figura de Charles Chaplin. Un contexto y un pretexto maravillosos para hablar de quiénes somos.”

Con un carnet de biblioteca y una conexión a Internet, cualquier usuario puede escoger entre cerca de 20.000 títulos, y descargarlos desde su casa.

El traslado físico a una biblioteca pública para visionar un DVD está a punto de terminar. eFilm, en colaboración con la plataforma Filmin, acaba de poner en marcha un sistema destinado a mejorar el alquiler de películas, series y cortos; por el que cualquier usuario dado de alta en una biblioteca podrá elegir entre un completo catálogo de películas online, y verlas en su ordenador cuantas veces quiera, por un período máximo de 72 horas.

Asturias, Canarias, Cataluña, Euskadi, Madrid, Murcia y Navarra son las comunidades por ahora adheridas a este sistema revolucionario y cómodo de préstamo gratuito, destinado a combatir la piratería en el sector audiovisual, y a poner la Cultura televisiva y cinematográfica al alcance de las personas que no pueden permitirse el pago de una subscripción o alquiler de contenidos en streaming.

Crítica de la película Un momento en el tiempo - Waves

Imaginativo retrato coral de dos hermanos y de su familia desestructurada, un trabajo que recuerda en esencia al de la oscarizada Moonlight.

Un efecto hipnótico se eleva en cada fotograma que compone esta inspirada y estilística película, la cual sigue una línea de recreación en el tiempo y el espacio voluntariamente ralentizada, y algo recargada; lo que da un aura casi poética a lo que ocurre a lo largo del argumento central.

La historia de Waves no es particularmente innovadora. Narrada desde el parapeto agradecido de los dramas familiares, el guion arranca con Tyler Williams (Kelvin Harrison Jr.): un chico de instituto que destaca en el equipo de lucha libre, situación que le granjea popularidad y los méritos suficientes para aspirar a una beca universitaria. Pero todo esto se tuerce, cuando el joven sufre una lesión incurable en su hombro. El fin de la práctica deportiva acaba con las esperanzas de futuro de Tyler, quien ve cómo su relación con su novia naufraga, frente al embarazo no deseado de esta. Durante una discusión violenta, Tyler golpea a su antigua pareja y le provoca la muerte. Este hecho lleva al muchacho a la cárcel, con una sentencia de cadena perpetua.

Estafas millonarias, películas de San Valentín, grabaciones inéditas sobre Muhammad Ali, el spin-off de Riverdale… HBO prepara un febrero lleno de estrenos.

Las novedades se sucederán a lo largo del mes del amor, en la plataforma HBO.

Con el Día de San Valentín como foco de especial atracción, el canal por suscripción de nacionalidad estadounidense ha preparado una suculenta selección de comedias románticas, para que el 14 de febrero se convierta en una cita inolvidable para sus abonados. Filmes como Crazy, Stupid, Love (Glenn Ficarra, John Requa, 2011), Ojalá fuera cierto (Mark Waters, 2005) o Tienes un e-mail (Nora Ephron, 1998) estarán disponibles desde la mencionada festividad, todos dispuestos para programar un maratón con velas, bombones, peluches y arrumacos.

Pero las ofertas de HBO no solo se nutren de loving moments frente a una pantalla, con los que triunfar en la singular jornada de los enamorados; ya que hay muchas más sorpresas de cara al segundo mes del año.

 

Crítica de la película Para toda la muerte

Simpática y surrealista comedia, donde la exageración de las situaciones planteadas contribuye a generar el elemento humorístico.

La sensación de estar ante un sainete del siglo XXI –convenientemente alargado en extensión- asalta rápidamente la mente, al contemplar las idas y venidas que efectúan los personajes de esta esforzada y colorista cinta, del actor y director Alfonso Sánchez (Superagente Makey).

Entre las costuras del guion de Para toda la muerte hay restos actualizados de Miguel Mihura y de Jardiel Poncela, aunque en su resolución se observe un componente de artificialidad colectiva, que no existía en la mayoría de las obras de los citados dramaturgos.

El argumento de esta alocada movie de Sánchez sigue los pasos de José (Alberto López): un hombre que ha pasado ocho años estudiando unas oposiciones, para acceder a un trabajo decente y seguro en España. Sin embargo, cuando le comunican por Internet que ha pasado el examen, y que se puede considerar a sí mismo como funcionario del Estado; una llamada le alerta de que ha habido un error en las listas publicadas, y que él es el primer suplente y no un reconocido trabajador en plantilla. Incapaz de contar a su esposa y a sus parientes y amigos la delirante situación, el aspirante a servidor público decide ir a casa del opositor que le precede en el puesto demandado, y acabar con su vida. Pero una concatenación de despropósitos hace imposible esta tarea criminal, sobre todo porque hay más de una persona que quiere acabar con la existencia del sujeto en cuestión.

Crítica de la película Éter

El cineasta polaco Krzysztof Zanussi (La estructura del cristal) recurre a las referencias fáusticas, para narrar este viaje a los infiernos de un médico con hambre de eternidad.

Mefistófeles y los experimentos científicos. Esta asociación, muy relacionada con un concepto de religiosidad añejo y algo obsoleto, supone el núcleo central de la exposición fílmica de Krzysztof Zanussi (veterano cineasta, con amplia formación como científico y filósofo), titulada Éter.

Una austera puesta en escena sirve de percha a este colega del genial Andrzej Wajda, para acercarse a la experiencia vital de un innominado doctor (Jacez Poniedzialek): un individuo hermético y carente de moral, al que condenan a una pena de prisión en Siberia, después de asesinar con láudano a una paciente a la que previamente había intentado violar. La aparente suerte hace que este facultativo escape de su retiro penitenciario en la gélida tierra rusa, para recalar en el ejército austrohúngaro. Allí, apoyado por un comandante con manga ancha para las excentricidades del prófugo, el doctor convence a un joven campesino para que se convierta en su ayudante, y le somete a un sinfín de experimentos; todo para dar con la medida exacta de éter, con el fin de provocar el sueño y no la muerte. El objetivo de tales pruebas es llegar al punto en que –debido a la mencionada droga- las personas pierden la sensibilidad hacia el dolor. Sin embargo, un asunto de espionaje lleva al doctor ante la justicia militar; lo que trae a escena su antiguo y trascendente pacto con el diablo…

Crítica de la película Judy

Rupert Goold dirige este biopic algo convencional, sobre la estrella que protagonizó El mago de Oz.

La caída a los infiernos de la bebida y el abandono profesional son los resortes utilizados por el cineasta Rupert Goold para acercarse a los últimos años de vida de la actriz Judy Garland. Un periodo coincidente con la gira que la que fuera pareja profesional de Mickey Rooney llevó a cabo por los escenarios de Londres, durante el invierno de 1968.

La estética de un glamur decadente prende en cada fotograma que compone este recorrido por los recuerdos y padecimientos de una Judy Garland encarnada, con esfuerzo y artificiosidad, por Renée Zellweger. La actriz de El diario de Bridget Jones efectúa una correcta caracterización de una señora tan complicada y poliédrica, como era la madre de Liza Minnelli; lo que genera un repertorio de gestos milimétricos y maquillajes excesivos, con los que pretende retratar a la movie star. Sin embargo, en todo momento da la sensación de que se está viendo a un doble intentando convertirse en Judy Garland, y nunca hay atisbos de que la estrella de Cita en Saint Louis se expanda a través de la mirada y los movimientos de Zellweger.

Crítica de la película Adú

Salvador Calvo filma una emotiva película, sobre un niño que tiene que escapar de su país de origen con su hermana

Adú es ante todo una obra necesaria, máxime en un mundo en el que el fenómeno migratorio es satanizado por muchas de las fuerzas políticas que campan en Europa y el resto del planeta. De las concertinas de Melilla a las odiseas iniciadas en lugares en los que la muerte está en cada esquina y pueblo, el filme presenta distintos escenarios y posturas personales, frente a lo que supone reflexionar sobre la inmigración ilegal.

A modo de mosaico coral, el guion se compone de tres historias, entrelazadas por las circunstancias y la casualidad. La primera tiene lugar en Melilla, donde un grupo de guardias civiles es sometido a juicio, por la muerte de un refugiado que pretendía saltar la valla -coronada con alambre de espino- que separa España de Marruecos. El segundo relato transcurre en África, y lo protagoniza un activista en favor de los animales, que intenta preservar la vida de unos elefantes, amenazados por los cazadores furtivos y los tratantes de marfil. Y por último, aunque no por ello la menos potente, está la trama que da título al largometraje, y que la lidera la mirada deslumbrante de un niño llamado Adú, que debe huir de su lugar de origen con su hermana, después de la muerte de su madre a manos de una organización criminal.

Crítica de la película La guerra de las corrientes

Imaginativa e interesante aproximación de Alfonso Gomez-Rejon a la batalla inventora que mantuvieron Thomas Edison y George Westinghouse, para liderar el imperio de la energía eléctrica.

Entre sueños de grandeza y deseos de permanecer en la historia hasta el fin de los tiempos, así es como el cineasta Alfonso Gomez-Rejon ha querido plasmar la llamada guerra de las corrientes, que se libró en Estados Unidos en las décadas finales del siglo XIX. Sin perder de vista el componente económico, el responsable de American Horror Story: Coven lleva a cabo un ejercicio fílmico de intensidad apremiante, donde el duelo interpretativo mantenido por Benedict Cumberbatch (Thomas Edison, en el filme) y Michael Shannon (en la piel de George Westinghouse) se erige como el elemento principal y omnipresente, a lo largo de una trama frenética y un tanto neurótica, conjuntada como un mecano de visiones determinantes.

El guion comienza con un objetivo: llevar la electricidad a los hogares estadounidenses, con el menor cargo impositivo y los mínimos riesgos para la salud y el consumo. En esa carrera por lograr la luminosidad perfecta, los experimentos de Thomas Edison y George Westinghouse se convierten en las alternativas más agresivas y competentes para alcanzar el monopolio empresarial en el floreciente sector. Mientras el primero de ellos considera la corriente continua como el método predominante para llegar a la meta planteada, el segundo propone un sistema de corriente alterna, soportado por bombillas con filamentos de mayor duración que las de su competidor. Traiciones, declaraciones poco honorables a la prensa, juicios y problemas familiares se suceden sin cesar a lo largo de esa batalla por dar con la energía del entonces futuro inmediato. Una guerra en la que se introduce un joven inmigrante llamado Nikola Tesla (Nicholas Hoult, en la película), con sus ideas sobre cómo ir más allá de lo estudiado por los proyectos de Edison y Westinghouse.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
Telf. 91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp