Crítica de la película García y García

Simpática comedia con espíritu de cómic español.

      El aire de Ibáñez y algunas de sus aventuras en papel, ronda completamente la película protagonizada por José Mota y Pepe Viyuela que dirige Ana Murugarren y que supone un cierre al verano del cine español lleno de comedias que han funcionado bastante bien, lideradas por A Todo Tren, pero también acompañadas de Operación Camarón, la reciente Descarrilados y ahora, esta nueva película que esperemos siga llevando a los espectadores al cine con un humor ante todo físico, disparatado y genuinamente nuestro, tan cercano al espíritu del padre de Mortadelo y Filemón que podría haber salido de sus viñetas sin ningún problema. Y esa es una de sus virtudes, ese aire de tebeo disparatado, particular y por momentos, realmente divertido.

La carrera de Pepe Viyuela es una de esas muestras de que, cuando hay talento, se puede hacer casi de todo en el mundo del espectáculo.

      El actor salta continuamente entre televisión, cine y teatro, compaginando además los espectáculos de payaso con las obras teatrales, con soltura y dejándonos momentos más que interesantes, como esta pequeña joya de documental que es Marcelino. La historia de un payaso español que fue el mejor payaso del mundo, aunque a día de hoy le hemos olvidado. Chaplin le admiraba, y Buster Keaton pensaba que no había mejor número en un escenario que el de Marcelino. El documental de Germán Rueda nos trae de vuelta su figura, con Pepe Viyuela narrándolo, hablando de sus experiencias como payaso, y dando vida a Marcelino en unos momentos de ficción dentro del documental. Hablamos con el actor en EXCLUSIVA, y esto es lo que nos contó.

Crítica del documental Marcelino, el mejor payaso del mundo

Un retrato de un icono perdido y un reflejo de la fama y sus consecuencias.

      La figura de Marcelino es la de uno de esos personajes perdidos en la historia que casi nadie conocía y que fue descubierta en gran parte por el periodista Mariano García Cantarero, primero en 2004 con un artículo y posteriormente con el libro del mismo título que esta película que ha dirigido Germán Roda, escrita entre él y Miguel Ángel Lamata. La inestimable presencia de Pepe Viyuela sirve como ancla temporal. Es el narrador de la historia, a veces nos cuenta su propia experiencia, y se pone en la piel de Marcelino Orbés, para reflejar cómo podían haber sido algunos de sus números y espectáculos, de los que no se sabe demasiado. Y eso que hablamos del que se consideró mejor payaso del mundo.