Martin Scorsese vuelve al universo mafioso. ¿qué podemos esperar del estreno en cines de El Irlandés?

Después de trece años sin tocar el tema de la mafia en sus películas, desde El infiltrado (2006); Martin Scorsese regresa al ecosistema de los ilegales clanes italoamericanos e irlandeses asentados en Estados Unidos, donde transcurrían parte de sus mejores obras, como Uno de los nuestros (1990) y Casino (1995).

El irlandés es un largometraje que vuelve a unir al maestro de Taxi Driver con el denominado imperio del crimen, y lo hace dentro de un esquema de clasicismo voluntario y absorbente. Un contexto que Scorsese sabe manejar como pocos, y en el que su estilo y lenguaje audiovisual encajan como un guante.

No obstante, los años transcurridos en otros géneros cinematográficos pueden hacer pensar en una cierta pérdida de empaque e inspiración en el director neoyorquino, a la hora de desarrollar los entornos mafiosos en los que se sustenta la trama de El irlandés. Un miedo que parece diluirse, ante las esperanzadoras coordenadas concitadas por el responsable de La edad de la inocencia.

Un reparto de viejos conocidos Scorsese se ha rodeado de tres de sus actores fetiches: Robert De Niro, Harvey Keitel y Joe Pesci, para recuperar las antiguas esencias de títulos emblemáticos en su carrera, como Malas calles, Uno de los nuestros y Casino. De Niro da vida al protagonista de la historia: el asesino a sueldo, y excombatiente de la Segunda Guerra Mundial, Frank “El irlandés” Sheeran. Este individuo, que existió en la vida real, recuerda vagamente al de Henry Hill, en Uno de los nuestros; aunque con un comportamiento mucho más mimético, en el caso de Sheeran. Por su parte, Joe Pesci aplaca su histrionismo habitual, para encarnar al mafioso Russell Bufalino. Mientras, Harvey Keitel se mete en la piel del capo Angelo Bruno.

Pero el director de El rey de la comedia no se contenta solo con recuperar a su trío interpretativo más laureado, ya que le suma la presencia de Al Pacino, quien se encarga de caracterizar al sindicalista Jimmy Hoffa. Precisamente, el protagonista de El padrino es quien despliega la elocuencia verbal que no reflejan De Niro y Pesci (mucho más contenidos en sus respectivos roles, por indicación del propio Martin).

Scorsese no suele fallar al adaptar novelas Tanto Uno de los nuestros como Casino son versiones cinematográficas de sendas novelas precedentes, ambas escritas por Nicholas Pileggi. Un dato que hermana estas celebradas producciones con El irlandés, cuyo guion (elaborado por el veterano Steven Zaillian, responsable del libreto de Gangs of New York) sigue las pautas del texto I Heard You Paint Houses, ideado por Charles Brandt.

Sentido coreográfico de la violencia Una de las cosas que mejor caracteriza al cine mafioso de Scorsese es su depurado sentido operístico de los tiroteos y las matanzas. Toque distinguible como sello personal, que el neoyorquino asegura haber mantenido en El irlandés, a base de un espectáculo envolvente y eficaz. Tales sensaciones, de hipnosis colectiva ante lo que acontece en la pantalla, pueden recordar bastante a las que Francis Ford Coppola concitó en los momentos clave de la trilogía de El padrino.

El irlandés desvela un misterio no resuelto El vertiginoso ritmo que MSc suele imprimir a sus movies mafiosas casa a la perfección con El irlandés, cuyo argumento está construido como un mecano en ascenso, respecto a la intriga y las sorpresivas revelaciones y laberintos afectivos. No en vano, el relato sigue las confesiones de un asesino a sueldo, que asegura ser uno de los que participaron en la desaparición del sindicalista Jimmy Hoffa (mítico presidente de La hermandad internacional de camioneros, que se esfumó sin dejar rastro, en julio de 1975). Martin Scorsese esgrime en los diálogos y las situaciones las reflexiones y aparentes certezas aportadas por el libro de Brandt, y con ellas entrelaza una telaraña de frases sustanciosas, y personajes tomados de la realidad del momento.

El peligro del rejuvenecimiento Las edades de la mayoría de los roles que rescata El irlandés (todos ellos con referentes reales) son notablemente menores que las de los actores elegidos para encarnarlos. Tanto Sheeran como Hoffa eran hombres de unos cincuenta años, cuando ocurrieron los hechos que narra el filme. Esto ha llevado al equipo técnico a someter a De Niro y a Pacino a un proceso de rejuvenecimiento digital que, pese a ser más eficaz que el de los maquillajes excesivos y el tinte a litros, puede dar un resultado algo artificial.

Jesús Martín

Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

Modificado por última vez en Martes, 12 Noviembre 2019 07:29
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp