Alejandro Gómez

Alejandro Gómez

Todo en uno: cinéfilo, seriéfilo, melómano, lector voraz y tragaldabas.

Crítica de la película En los 90

Veraz, descarnada y amarga. El nacimiento de la voz de un prometedor autor.

En los títulos de crédito iniciales uno ve que la película está escrita y dirigida por Jonah Hill, el eterno adolescente salidorro surgido de la factoría Apatow, y rápidamente piensa que va a asistir a una sucesión de chistes escatológicos y gags de dudoso gusto. La presencia de un adolescente como protagonista no hace sino alimentar esas sospechas, por lo que Hill aprovecha para noquear al espectador desde el primer plano. Por sorpresa, nos encontramos ante una película seria, durísima y visceral.

En los 90 cuenta la historia, con ciertos tintes autobiográficos, de Stevie (fantástico Sunny Suljic), un chico de 13 años que vive en Los Ángeles de los años 90 en el seno de una familia completamente disfuncional. Ante los estallidos de violencia de su hermano y la constante afluencia de desconocidos que visitan el cuarto de su madre, Stevie se refugia en una tienda de skate en la que encuentra un nuevo grupo de amigos. Para encajar comienza a compartir su pasión por el skate, pero el camino hacia la felicidad puede torcerse cuando se toman malas decisiones.

Crítica de la película El creyente

Cédric Kahn construye un drama tedioso, superficial y doctrinal sobre la superación de los problemas mediante la espiritualidad.

Ganadora en la 68ª edición del Festival de Berlín del premio a Mejor Actor para el joven Anthony Bajon, El creyente presenta un primer acto con el que se entienden perfectamente los halagos recibidos. En él, Thomas, un joven de 22 años con problemas de drogodependencia, se une a una comunidad religiosa aislada en el monte en la que los jóvenes se rehabilitan gracias a la paz que encuentran en la oración y el apoyo mutuo. Todo lo que atañe al síndrome de abstinencia de Thomas y su inadaptación al centro está retratado de forma dura y veraz y es lo más interesante, pero es una ilusión que se desvanece una vez comienza el segundo acto y se descubren las verdaderas intenciones del director.

En el nudo, las distintas fases del proceso de desintoxicación se suceden demasiado rápido y la evolución del personaje es abrupta. La profundidad que pretendía el relato en sus primeros compases, con la lucha de Thomas contra sus demonios interiores y sus conversaciones con su compañero Pierre (Damien Chapelle) y el director de la institución Marco (Àlex Brendemühl), se pierden para dejar paso a una película centrada en la religión y el recogimiento espiritual repleta de oraciones y cánticos. Esto hace que el personaje principal y el resto de miembros de la comunidad se vuelvan cada vez más planos con el paso de los minutos y el verdadero foco de interés se termine apagando: lo que podría haber sido una emotiva reflexión sobre como la amistad y encontrar el sentido de tu vida te puede llevar de nuevo al camino recto deriva en otra muestra trivial de cine religioso que intenta captar nuevos adeptos al cristianismo y que los ya creyentes se reafirmen en su fe.

Crítica de la película Mr. Link. El origen perdido

Una nueva maravilla de Laika.

Cada fotograma de Mr. Link es una obra de arte y el ritmo, la aventura y la comedia no decaen en todo el metraje. Ese es el nivel que alcanza con su nueva película el estudio de animación stop-motion, que ya no tiene nada que envidiar, más allá de los mastodónticos presupuestos y la fidelidad del público, a grandes compañías como Walt Disney o Pixar.

Visualmente la película es todavía más rica que otras producciones de Laika por la variedad de escenarios que ofrece y el nivel de detallismo. No se antoja repetitiva porque la animación varía junto al tono en las distintas partes de la aventura. Chris Butler, que ya se había encargado junto a Sam Fell de dirigir para el estudio El alucinante mundo de Norman, divide la película en tres partes perfectamente diferenciadas, lo que hace que el ritmo y el interés del espectador no se pierdan por su gran dinamismo. En su primera parte, con Sir Lionel Frost, el mayor investigador de mitos, monstruos y leyendas, en la Inglaterra victoriana intentando formar parte de la sociedad de exploradores recuerda a las películas y la literatura de Sherlock Holmes por la propia ambientación y la locuacidad y excentricismo del protagonista. La segunda, con el encuentro de Frost con el eslabón perdido y la interacción entre los dos en el salvaje oeste, funciona a la perfección como una buddy movie en clave de western cómico que homenajea constantemente a las películas de Terence Hill y Bud Spencer, especialmente a la trilogía de Trinidad durante la escena de la taberna, en la que la violencia y el slapstick se dan la mano. Se trata de una serie de situaciones que sacan una sonrisa debido al choque de Mr. Link con el mundo de los humanos, la buena planificación (el uso del fuera de campo y las reacciones en primer plano de Frost son impagables) y la excelente labor en el doblaje español de Arturo Valls y Brays Efe. En la tercera parte de la historia, con el viaje en busca de los orígenes de la criatura, se convierte en una película de aventuras clásica mucho más exótica y con un punto de Indiana Jones, que se deja ver en el clímax y la set piece del barco, la cual contiene un curioso guiño visual a Origen.

Crítica de la película El año de la plaga

Disparatada y fallida revisión de La invasión de los ultracuerpos.

Después de reflexionar sobre la película de Carlos Martín Ferrera, director de la interesante Zulo, se puede decir que ese es precisamente uno de sus pocos puntos fuertes: la autoconsciencia. No engaña a nadie, no va de lo que no es. Sabe que es un homenaje a la película de Don Siegel y al remake de Philip Kauffman y abraza su condición, pero de ahí nacen también todos sus defectos: no aporta nuevas ideas más allá de darle al género de ciencia ficción cierto aire cañí y la dirección plana y sin garra tampoco potencia un libreto al que le faltan revisiones y presupuesto para poder exprimir sus posibilidades en pantalla.

Crítica de la película ¡Shazam!  

Divertidísima, fresca y con corazón. El universo DC continúa en la senda del éxito con las películas individuales.

Llevaban varios años intentando replicar la fórmula de Marvel, permitiéndose incluso jugar con la comedia con ese grupo de inadaptados que era el Escuadrón Suicida. La idea de DC era darle la réplica a los Guardianes de la Galaxia, pero el público no conectó con los personajes y su histrionismo y particular sentido del humor. Sin embargo, películas como Wonder Woman, Aquaman o la propia ¡Shazam! le permiten pensar en un futuro más alentador.

Directores como James Wan o David F. Sandberg han conseguido dar con la fórmula y llevársela al terreno e inquietudes de la compañía. Las sensaciones que deja ¡Shazam! tras su visionado son las mismas que producían en su día las primeras entregas de los Guardianes y Deadpool: ligereza, humor y una absoluta falta de pretensiones. El protagonismo de los niños hacía pensar en los chascarrillos absurdos e infantiles que monopolizaron la segunda entrega de Star-Lord y compañía, pero Sandberg llega al humor por la vía de la pérdida de la inocencia y la fascinación que sienten dos adolescentes cuando descubren que uno de ellos se puede convertir en un hombre adulto con traje ridículo e infinitos superpoderes. Una estrategia perfecta para ganarse la empatía del espectador y que da lugar a momentos memorables como la disparatada secuencia de montaje en la que Shazam/ Billy Batson descubre sus poderes o las pellas en el instituto.

Crítica de la película Nación Cautiva 

Astuto giro en el planteamiento de Distrito 9 en busca de reinventar el subgénero de invasiones extraterrestres.

Echábamos de menos la vuelta del director Rupert Wyatt a la ciencia ficción tras sentar las bases en El origen del planeta de los simios de una de las mejores trilogías del género. De hecho, la historia de César presenta suficientes puntos en común con Nación cautiva como para poder afirmar que existen una serie de constantes temáticas en su filmografía: la privación de libertad, la seguridad y el control vs la libertad, la llamada a la rebelión para combatir la represión o cómo la ausencia de la familia moldea nuestra personalidad.

En Nación Cautiva un joven que forma parte de un grupo de rebeldes intenta plantar cara a los humanos colaboracionistas y a los aliens que se adueñaron del planeta hace diez años. Un punto de partida que tiene ecos de la actualidad, con las políticas migratorias de Donald Trump o el ascenso de la ultraderecha en Europa, y que define perfectamente el tono de la película: una distopía en forma de thriller político de espías. Quien espere explosiones, testosterona y patriotismo rancio en la línea de Independence Day o Transformers se ha equivocado de sala. Si tuviéramos que definirla, sería como un cruce entre Distrito 9 (cambiando a los aliens por humanos como especie sometida) con la saga de Jason Bourne y los ideales políticos de V de Vendetta. Si quitáramos a los aliens el resultado sería prácticamente el mismo, y ahí residen sus virtudes y defectos.

Crítica de la película Feedback

Pedro C. Alonso hace gala en su ópera prima de un admirable manejo del suspense, la tensión y el ritmo mientras le toma el pulso a la realidad social.

Hora y media agarrados a la butaca y con los nervios a flor de piel. Ese era el objetivo marcado por el debutante Pedro C. Alonso en Feedback y, vistos los resultados, se puede dar por satisfecho el experimentado realizador publicitario. Producida al alimón por Vaca Films y Ombra Films (Jaume Collet-Serra), su condición de cine de género, que funciona como vehículo perfecto para jugar con los mecanismos del suspense y del entretenimiento, se presupone, por lo que puestos a buscar referentes y fuentes de inspiración rápidamente podemos identificarla como un cruce entre la tensión a contrarreloj en espacios reducidos de El desconocido, la visceralidad y violencia de Secuestrados y la puesta en escena y crítica social de Money Monster. Al igual que en la película de Jodie Foster, Jarvis Dolan (Eddie Marsan) es el presentador y la carismática estrella de un programa de éxito, en este caso radiofónico, que en pleno directo se ve sorprendido por la aparición de unos secuestradores que le obligan a continuar con el programa y transmitir a la audiencia su mensaje. Ahí terminan cualquier tipo de similitudes, pues la película de Alonso no solo es mucho más directa y sádica, sino que aprovecha el punto de partida argumental con la crítica hacia el Brexit para dar un inesperado giro hacia temas más truculentos como la violencia de género o los abusos sexuales, que terminan afectando de una manera u otra al protagonista y a Andrew (Paul Anderson), su expresivo compañero en las ondas.

Crítica de la película La protectora

Fallido y tópico vehículo de acción para Noomi Rapace.

Sin anunciarse a bombo y platillo, el pasado 25 de enero Netflix estrenó en Estados Unidos un thriller de acción llamado Closer. La película, dirigida por Vicky Jewson (Born of War) y protagonizada por Noomi Rapace (trilogía Millennium) y Sophie Nélisse (La ladrona de libros), llega ahora a España y estará disponible a partir del 15 de febrero en VOD bajo el título de La protectora.

Quienes quieran acercarse a ella se darán cuenta de que está en la ventana de exhibición idónea. La nueva película de Noomi Rapace habría ocupado un lugar poco privilegiado en las estanterías de los videoclubs ochenteros y, ahora, se tendrá que conformar con perderse entre el sin fin de títulos que Netflix estrena cada mes. En su carrera en Estados Unidos tras abandonar Suecia, la actriz no ha tenido suerte o no ha sabido escoger proyectos, excepto en contadas excepciones como la secuela de Sherlock Holmes, Prometheus, La entrega o El niño 44. En la mayoría interpreta roles secundarios, mientras que como protagonista intenta relanzar su carrera mediante thrillers de acción con los que espera correr la misma suerte que Keanu Reeves o Liam Neeson.

La esperada continuación de Avengers: Infinity War, que volverá a reunir a (casi todos) los héroes más poderosos del planeta, cuyo estreno en cines será el 26 de abril.

Marvel tiene bajo el más absoluto secretismo el cierre de esta etapa de su Universo Cinematográfico y lo único que sabíamos de la película hasta el momento era gracias a un teaser y un spot de la Super Bowl, pero ahora el sitio web de Disney Australia ha revelado la sinopsis oficial de la película. Para aquellos que no hayan visto Infinity War o no quieran saber nada acerca de la nueva aventura de los Vengadores, avisamos de que puede haber spoilers:

El guionista Scott Teems ha comenzado a escribir la nueva secuela, que todavía no cuenta con director, pero si con el apoyo de Jamie Lee Curtis, Judy Greer y Andi Matichak.

Tras el éxito de la película dirigida por David Gordon Green, Michael Myers está más vivo que nunca. La noche de Halloween logró recaudar más de doscientos cincuenta millones de dólares a nivel mundial con un presupuesto de diez, por lo que unido a la buena acogida que ha tenido entre los fans, el productor Jason Blum tiene razones suficientes para contar más historias sobre el icónico villano.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp