El problema es que tendremos que esperar un tiempo hasta que puedan rodar la película. Al menos hasta que Tom Cruise acabe las dos próximas Mission Impossible.

Doug Liman sigue queriendo rodar la secuela de Al Filo del Mañana, película de ciencia ficción protagonizada por Tom Cruise y Emily Blunt que si bien no terminó de ser un taquillazo, sí gustó mucho y sus 370 millones recaudados han hecho buena la inversión de 178 millones de dólares. Por eso Warner puso en marcha la secuela pero no llega la hora de ponerla en marcha.

La muy esperada secuela de Al filo del Mañana protagonizada por Tom Cruise y Emily Blunt se pone finalmente en marcha.

Llevamos mucho esperando una secuela de Al filo del Mañana, la película de ciencia ficción y acción dirigida por Doug Limany con Tom Cruise y Emily Blunt de protagonistas, que cuenta la historia de una invasión a la Tierra por una peculiar raza alienígena y cómo tras una batalla sangrienta, el personaje de Cruise se ve atrapado en un bucle temporal que le obliga a repetir el mismo día una y otra vez buscando una salida para él y para la humanidad. Concebida por Liman como una película romántica, la historia se ganó el beneplácito de la crítica pero no arrasó en taquilla, con 380 millones recaudados en todo el mundo y un presupuesto de 178 millones de dólares.

Crítica de la película Al filo del mañana

De lo mejor que ha protagonizado Tom Cruise en ciencia ficción, aunque patine en el final.

Mejor que La guerra de los mundos y que Oblivion y casi tan buena como Minority Report, esta nueva propuesta de ciencia ficción protagonizada por Tom Cruise está también entre lo mejor en cine de ciencia ficción que hemos visto en el último par de años. Por ejemplo es mejor que Elysium, y más entretenida.

Su primer acierto es hacer una buena mezcla de géneros. Empieza como película bélica en toda regla, con Tom Cruise en un papel que recuerda al de Cliff Robertson en Comando en el Mar de China (Robert Aldrich, 1970), pero luego consigue salirse del camino más trillado del género jugando con su clave argumental de repetición del mismo día para elaborar una clásica trama de entrenamiento y misión suicida sin caer en redundancias o lugares comunes. Dicho sea de paso, Tom Cruise saca el máximo partido a la parte inicial más cínica de su personajes, reticente a acudir al frente y que humaniza al héroe de la historia por el camino del antihéroe. Además sabe cómo construir la evolución de este héroe a la fuerza hasta su fase final como soldado dispuesto a sacrificarse. Es un abordaje del heroísmo ciertamente interesante que propone mucha reflexión sobre la manera en la que se fabrican los héroes y los líderes.