Críticas usuarios de la película Terminator: Destino Oscuro


Iván CV ★★★

Sigue sin haber desarrollo en la historia, pero a su favor tiene unas secuencias de acción bastante apetitosas, bien trabajadas, aunque debo decir que abusan un poco del CGI y cámara. Todo y con eso debo decir que quien la vea disfrutará como un crío, estoy seguro. El terminator malote no me convence (tampoco Jason Clark en T:Génesis) ni Natalia reyes (a ellos dos les queda mucho como intérpretes), Linda Hamilton está genial en su interpretación (escena puerta, habitación...tiene sus momentos) y la que está genial repartiendo es Mackenzie Davies (continúa con más producciones como ésta). Por supuesto, Arnold Schwarzenegger, nuestro Terminator, T-800, estupendo. No tengo más que añadir.

Según he leído por Internet ésta es la primera de una nueva trilogía, si eso es cierto, espero que en la segunda le den caña de una puta vez al guión.
Creo que es mucho mejor que ese engendro llamado T:Génesis, aunque Destino oscuro siga sin desarrollar demasiado su historia.

Tim Miller dirige una secuela interesante.


Gorka ★★★★★

Terminator Destino Oscuro es la mejor película de la saga. Tiene todo lo que tiene Terminator 1 y 2 pero además lo mejora. Tiene más épica, mejores peleas, momento más emotivos...  Consigue desarrollar más a sus personajes  y que el espectador empatice más con ellos que en sus predecesoras. Además sus protagonistas femeninas están muy bien y Schwarzenegger lo borda como siempre. Muy recomendable para los fans de la saga.


Rafa ★★★

Terminator dark fate resulta ser mucho mejor de lo esperado. Las escenas de acción están muy bien rodadas y las peleas son espectaculares, gracias en gran medida a Mackenzie Davis, que parece diseñada para el papel. A esto añadimos el carisma de Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger y el buen ritmo de casi toda la película y hasta ahí tenemos la parte positiva. En el debe, Gabriel Luna no es Robert Patrick ni en sus mejores sueños. Toda la capacidad de intimidación de su personaje la aporta el cgi. Como actor no transmite más que una acelga. Y luego está el hecho de que, en realidad, es la misma película de siempre, pero con retoques.
En resumen, película muy entretenida con espectaculares escenas de acción. Inferior a las dos primeras, pero bastante superior a las tres siguientes. Un 7


Los que queráis enviarnos opiniones o comentarios sobre películas de estreno podréis hacerlo por whatsapp o telegram o enviándonos un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Os esperamos en nuestro grupo de amigos de AccionCine en Telegram donde podréis charlar de cine y hacer amistades

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

La nueva entrega de la saga Terminator está a la vuelta de la esquina, con estreno en nuestro país el próximo 31 de Diciembre. Y para amenizar la espera, sus protagonistas, Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger están hablando con los medios para que la gente sepa un poco más de la película, Terminator: Destino Oscuro, sin revelar demasiado. Es la reunión soñada por los fans de la saga desde Terminator 2. Nosotros hemos visto ya la película y os hablaremos de ella en breve. Pero, mientras, os dejamos a sus protagonistas hablando sobre lo que supone Destino Oscuro, su rodaje y algunos de sus mejores secretos.

Crítica de la película Terminator (1984)

Director: James Cameron; Interpretes: Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton, Lance Henriksen, Michael Biehn, Paul Winfield, Bill Paxton; Año de producción: 1984; Nacionalidad: USA; Guión: James Cameron, Gale Anne Hurd, Harlan Ellison, William Wisher; Director de fotografía: Adam Greenberg; Director de efectos especiales: Stan Winston; Banda sonora: Brad Fiedel; Color; Duración: 108 minutos.

Se cumplen 35 años desde el estreno en España de Terminator, y la verdad es que si hubiera que escribir una especie de Génesis de lo que en la actualidad es el cine fantástico y de ciencia ficción, sin duda el más caro y a la vez el más publicitado y rentable de los géneros cinematográficos y el único que ha sabido desplegar sus alas hasta posarse en el nuevo mega-negocio que suponen no pocos video juegos cuya popularidad hace que lleguemos a confundir su origen preguntándonos qué inspiro a qué, tendríamos que remitirnos a esta historia de serie B que llegó a nuestro país, concretamente a la capital, despertando desde el enorme cartel que dominaba la plaza de Callao la curiosidad de un público que hasta el momento, y salvo la excepción que supuso Alien, prestaba poca atención a un género cuya denominación no era muy precisa que digamos  - casi siempre se le llamaba ciencia ficción, y aquello era un cajón de sastre en el que se daban cita desde mitos como 2001, Odisea en el espacio hasta series Z perpetradas por el cine italiano a partir de otros futurible mitos como el citado Alien. Así fue como de la noche a la mañana corrió entre los aficionados al cine y entre los aficionados a ver películas, que no son lo mismo, sobre todo si nos referimos a aquella juventud de los barrios periféricos acostumbrada a visitar la pantalla solo si la película en cuestión prometía elevadas dosis de adrenalina o de morbo, la noticia de una película que nos se parecía en nada  todo lo anterior, con un protagonista mitad hombre, mitad robot que parecía haber surgido de una pelea entre bandas callejeras, de una discoteca para uso exclusivo de devotos del heavy metal o de una bronca entre facciones de rockeros. Ni que decir tiene que nadie sabía pronunciar entonces ni de lejos el nombre de su protagonista (a lo sumo algún espabilado recordaba que era el mismo que hacía de Conan, y con eso estaba todo dicho). Lo que estaba claro es que el personaje en cuestión, con todo y con ser el malo de la función, resultaba fascinante por su chulería, por su aparente invulnerabilidad y por el ritmo desaforado que imprimía a su carrera asesina no dejando a su paso títere con cabeza. No sabíamos entonces, ni los aficionados al cine ni aquellos que simplemente se dedicaban a ver una película de vez en cuando, que acabábamos de asistir al nacimiento de un mito y al origen de lo que sería la vertiente más futurista e innovadora, no solo a nivel argumental, del cine de acción. Como tampoco sabíamos que esa modesta producción iba a marcar un antes y un después que se traduciría en una época dorada para los generadores de efectos especiales propiciando el inicio de la estimulante relación entre nuevas  tecnologías y cine, relación que se mantiene hasta hoy.

Crítica de la película Terminator: Destino Oscuro

Posiblemente la mejor secuela tras Terminator 2.

Una película llena de grandes efectos visuales y escenas de acción espectaculares, por supuesto, pero que nunca olvida el peso de la trama y de la historia de los personajes, que llevan en esto mucho, mucho tiempo. Unos 35 años desde la primera Terminator de 1984, momento en el que Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton interpretaron a los personajes por primera vez. Y aunque es cierto que Hamilton ha estado relativamente alejada del personaje desde que rodase aquel cortometraje 3D para parques temáticos con James Cameron, nadie ha logrado sustituirla realmente. Quizá Lena Headey lo hizo muy bien en la serie Las Crónicas de Sarah Connor. Pero siempre había quedado la sensación de que sólo Hamilton era realmente Sarah Connor. Y aquí nuevamente descubrimos por qué.

No hay muchas variantes en la trama una vez más. Una joven mexicana, Dani (Natalia Reyes) se encuentra perseguida por un Terminator, una nueva unidad llamada Rev-9 (Gabriel Luna) que tiene la capacidad de separar su exoesqueleto del resto del cuerpo, convirtiéndose en dos unidades letales y prácticamente indestructibles. Dani se encontrará con una mujer del futuro, Grace (Mackenzie Davis) y con una que vuelve del pasado, Sarah (Linda Hamilton) para protegerla de esta terrible amenaza, pero la ayuda del personaje de Arnold Schwarzenegger será capital para sobrevivir y cambiar el destino de la humanidad una vez más. Porque lo que tenemos claro es que desde Terminator 2, nuestro destino, nuestro futuro, ha cambiado por completo. Es uno de los giros que introduce el guión, cuya historia es  en parte de James Cameron, en funcionamiento. Cambiarlo todo, para que todo siga igual.

La secuela del cortometraje Kung Fury, que estará protagonizada por Arnold Schwarzenegger y Michael Fassbender, ha conseguido asegurar su financiación en Cannes y se rodará en breve.

Es uno de los cortometrajes más gamberros, divertidos y disparatados que recordamos. De la mano de David Sandberg, el guionista, director, productor y protagonista de Kung Fury, el corto nos mostraba una historia imposible con policías, expertos en artes marciales, efectos visuales de tercera, viajes en el tiempo y hasta dinosaurios, por no mencionar una canción de David Haselhoff en los créditos, con videoclip incluido.

James Cameron ha mencionado en una reciente entrevista que Abyss y Mentiras Arriesgadas tendrán sus ediciones en Blu-Ray y quizá antes de lo que esperamos.

Al final es una cuestión de tiempo, algo que precisamente no le sobra al director de Abyss y Mentiras Arriesgadas, las únicas películas de su filmografía (recordemos que Cameron reniega de Piraña 2 porque no le dejaron hacer la película que él quería) que no tienen edición en Blu-Ray. Cameron es un experto en tecnología como bien sabemos, y hasta la fecha casi todas las ediciones en HD de sus películas han contado con su revisión y aprobación, sobre todo en casos muy comentados como Terminator 2, Avatar o Titanic.

King Conan que cerraría la trilogía de Conan con el actor como protagonista, lleva parado mucho tiempo, pero Arnold Schwarzenegger sigue queriendo rodarlo…

No oímos nada del mismo desde hace mucho tiempo, quizá demasiado, pero eso podría cambiar en breve si Arnold Schwarzenegger logra salirse con la suya. El actor anda entre proyectos de serie B y producciones directas a video pese a lo interesantes que resulten algunas de ellas, y es cierto que le echamos de menos en la gran pantalla más a menudo de lo que podemos verle. Este año llega Terminator 6, pero su otro gran personaje, Conan, sigue sin tener un cierre como es debido. En 2016 supimos que había un guión para la película, pero no terminó de cuajar la idea y la búsqueda de un director nunca prosperó. Muchos imaginaron que el motivo era la falta de dinero para levantar un proyecto así, y cuando no hay financiación suficiente, cualquier proyecto muere. Estamos seguros de que se puede hacer un Conan de producción modesta, pero se necesita un mínimo…

Crítica de la película Depredador (1987)

Cuando el cazador se convierte en presa, y la presa en cazador

Cuando en 1987 se estrenó la película Depredador, dirigida por John McTiernan (Jungla de Cristal, La caza del Octubre Rojo, El último gran héroe…), fue un éxito en taquilla consiguiendo recaudar 98 millones de dólares de los 18 que costó su presupuesto. Sin embargo, la crítica se cebó con la película, tachándola de “aburrida, espeluznante e insignificante”. Es cierto que la trama no era demasiado novedosa pero sí que estaba muy bien contada, con un ritmo trepidante, con unas escenas y diálogos que eran pura acción de los 80 y que, a pesar del poco talento interpretativo de sus protagonistas, en esta cacería entre humanos y alienígenas funcionaban sensacionalmente bien.

La historia se ideo gracias a una coña que había en Hollywood tras estrenarse Rocky IV en 1985 de que “ya no quedaban adversarios en este mundo a la altura del púgil más famoso de Philadelphia”, insinuando que en la próxima película tendría que vérselas con un alienígena. De esta manera, Jim y John Thomas hicieron el guión de Hunter, una aventura de ciencia ficción de serie B en la que toda la acción se centraba en el protagonista (Arnold Schwarzenegger) y en el alíen.

Al llegar el guión a manos del famoso productor Joe Silver (Commando, Arma Letal, Jungla de Cristal, El último boy Scout…), este pensó que la historia tenía el potencial suficiente para filmarla como una superproducción con Arnold Schwarzenegger de protagonista, con el que ya había trabajado en Commando (1985, Martin L. Lester). Sin embargo, que toda la historia girase entorno al austríaco preocupaba a Silver, por lo que decidió reescribir el guión para que un grupo de seis hombres fueran los encargados de enfrentarse a la temible amenaza. En palabras del propio McTiernan, necesitaban a un buen actor con muy buen físico, que fuera el contrapunto de Arnold, y es por eso que decidieron contar con Carl Weathers como coprotagonista, quien había saltado a la fama gracias a su personaje de Apollo Creed en la saga de Rocky. Por supuesto, todos ellos liderados por Arnold, quien acabaría teniendo una lucha épica a solas con el temible alienígena.

Crítica de la película Desafío Total de Paul Verhoeven

Director: Paul Verhoeven; Intérpretes: Arnold Schwarzenegger, Sharon Stone, Michael Ironside, Rachel Ticotin, Ronny Cox, Marshall Bell, Mel Johnson Jr., Michael Champion, Roy Brocksmith, Ray Baker, Robert Picardo, Rosemary Dunsmore, Mark Carlton, Dean Norris, Lycia Naff, Debbie Lee Carrington, Robert Costanzo, Michael Laguardia, Marc Alaimo, Michael Gregory, Ken Gildin, Mickey Jones, Erika Carlsson, Ellen Gollas, Parker Whitman, Benny Corral, Erik Cord, Bob Tzudiker, Frank Kopyc, Chuck Sloan, Milt Tarver, Paula McClure, Dave Nicholson, Sasha Rhonda, Monica Steuer, Kamala Lopez, Rob Berger, Joe Unger, Peter Kent; Año de producción: 1990; Nacionalidad: EE. UU.; Guion: Ronald Shusett, Dan O’Bannon, Jon Povill, Gary Goldman; Director de fotografía: Jost Vacano; Música: Jerry Goldsmith; Color; Duración: 113minutos.

Todo aficionado al fútbol en España tiene grabada como sintonía de las tardes de los fines de semana la música que compuso para este largometraje Jerry Goldsmith y que acompaña los partidos de la Liga española, la mejor liga del mundo (mal que les pese a algunos, pocos, incrédulos), emitidos por Canal Plus. Durante años, esa sintonía de Desafío total se ha convertido para los choques futbolísticos en algo parecido a lo que fuera la sintonía de Vangelis en Blade Runner para los seguidores del programa Informe semanal, de la primera cadena de Televisión Española.

Crítica de la película Terminator Génesis

Terminator Génesis: un buen retorno, más cerca de las de Cameron que la 4 y mejor que la 3.

Eficaz y competente. Respetuosa con las dos primeras películas de la saga dirigida por James Cameron. Con un Schwarzenegger que sabe sacarle jugo a su propia imagen y a su situación actual como retornado al cine en fase de recuperación del estrellato y regreso a sus personajes de mayor éxito, con una Sarah Connor que está a la altura de las circunstancias y a la que Emilia Clarke, de notable parecido físico con Linda Hamilton, le proporciona al mismo tiempo un buen ejercicio de continuidad con su antecedente de la fase Cameron de la saga y una personalidad propia. Esa es la parte buena, junto con un buen ritmo que la convierte en una buena opción de cine de entretenimiento y evasión. Es capaz además de sembrar todo su recorrido de guiños que hacen homenaje a Terminator y Terminator 2: el juicio final. De hecho, si tuviera que definirla, diría que es una especie de pacto entre ambas películas, no tanto una mezcla, sino exactamente eso: un pacto. Juega con el tono y el despliegue visual de la segunda, rodada en un momento en que Cameron contaba ya con respaldo económico suficiente para mostrar en la pantalla todo aquello que había querido mostrar en la primera, pero al mismo tiempo intenta transmitirle al conjunto del relato un tono similar al que tuvo la primera y más modesta entrega, que para quien esto escribe sigue siendo, cinematográficamente hablando, la mejor de la saga. Lamentablemente en este segundo aspecto, lo rendir cierto homenaje intentando seguir la pista de la primera, es donde falla algo más, porque, y esa es la clave de la sensación agridulce que nos deja este Terminator Génesis, la sorpresa está perdida, la novedad ya no es tal, y aunque no caiga en la repetición aberrante y poco original, lo cierto es que este largometraje padece lo mismo que viene padeciendo todo proyecto que intenta sacar partido de un éxito precedente: en lugar de explorar nuevos aspectos de la historia original, prefiere repetir esa historia original, y cae así antes presa del remake que de la verdadera refundación del relato base. Pongo un ejemplo para que quede más claro: lo que aquí en Terminator Génesis han querido hacer es lo mismo que hizo J.J. Abrams en su reboot de Star Trek, y además con la misma herramienta argumental: viajes en el tiempo. No digo más para no hacer spoiler, que bastante atacada ha sido ya Terminator Génesis por el exceso de información visual y argumental vertido en sus trailers y elementos promocionales como para que venga yo ahora aquí a contar más cosas. Tal y como comentamos Usero y yo en el videocomentario sobre la película que se ha subido a esta misma página a finales de la pasada semana, el peor enemigo de Terminator Génesis ha sido ese excesivo despliegue promocional que ha desnudado completamente de sorpresas el largometraje reventando todos los giros interesantes salvo uno, que por supuesto yo no voy a aclarar ahora aquí, pero en el momento en que se estrene el largometraje será seguramente puntualmente reventado y difundido a los cuatro vientos por los adictos a destripar películas en las redes sociales. Volviendo a la comparativa con la dos película de Star Trek de J.J. Abrams, Terminator Génesis no consigue la misma capacidad para reinventar la mitología y el universo con el que trabaja que consiguieron aquellas, y la clave de ello es que carece totalmente de personalidad propia, de elementos realmente potentes y personales e intransferibles que pudieran defender “su” versión de las cosas. Además, por si eso fuera poco, renuncia a explorar e inventar aspectos propios de ese universo, cosa que sí hacía Abrams en las de Star Trek, y prefiere rendir un excesivo tributo a los precedentes de Cameron. Esa naturaleza de “Cameronadicta” cierra todos los caminos para desarrollarse en plenitud e independencia que necesita para brillar por su cuenta tal y como han brillado plenamente los dos largometrajes de Star Trek dirigidos por Abrams frente a su nutrida colección de precedentes televisivos y cinematográficos, y eso a pesar de que ésta es mucho más nutrida que los antecedentes con los que tiene que lidiar Terminator Génesis. Pongo algunos ejemplos concretos para que quede más claro a qué me refiero. 1: Entre el Kyle Reese de Jay Courtney y la Sarah Connor de Emilia Clarke hay química, pero no llega a desarrollarse plenamente por el camino que debería: guerra de sexos, comedia de diálogo galopante, dimes y diretes, enredo… Lo de estos dos en la película debería haber sido una variante de La fierecilla domada de William Shakespeare, que no en vano en el original es La doma de la furia. La historia original de lo Kyle y Sara en la versión Cameron era una tragedia romántica, un drama en toda regla. Terminator Génesis podría haber explotado ese giro a la comedia que habría encajado además a la perfección con el trabajo que hace Schwarzenegger en toda la película, sin por ello perder la parte más seria de todo el asunto. Ese tono de sarcasmo lo aplicó muy bien J.J. Abrams al personaje de Kirk interpretado por Chris Pine en Star Trek y le funcionó a la perfección. De manera que no estoy inventando nada. Es una estrategia de eficacia probada. Por cierto, canta mucho esa bajada de pantalones por intento de ganar el mayor número de espectadores posibles sometiéndose a las exigencias de la calificación por edades a base de disfrazar la componente sexual entre ambos personajes. La sombra en la pared de ella es un intento torpe y tópico de fabricar un sucedáneo del sexo sin sexo que define muy bien la sociedad de pichaflojas asustadizos en que se está convirtiendo nuestro mundo occidental. El otro problema está en el personaje de John Connor, que me temo ha caído víctima de lo que podríamos denominar “Síndrome Annakin”, por el Annakin Skywalker de los episodios 1, 2 y 3 de Star Wars. El error es el mismo: es alarmante la superficialidad  estulta, simplona y puritana con la que trata el cine norteamericano de evasión conceptos tan serios y argumentalmente jugosos como el bien, el mal y el encuentro del hombre con esa especie de paradigma de la bíblica fruta prohibida del jardín del Edén que es la tecnología.  No duden ni por un momento que toda película que simplifica y aplica visiones y conclusiones maniqueas, estereotipadas y estrechas de miras al sexo, el amor, la moral y la muerte, es floja. Podrá ser más o menos hábil para salir adelante como espectáculo de evasión y entretenimiento, como de hecho ocurre con Terminator Génesis, que como ya he dicho funciona muy bien en esa clave de pasarratos entretenido, pero sentiremos siempre que le falta algo, que no llega a donde podría haber llegado, que le falta fuelle, empuje, que no alcanza del todo la épica de sus precedentes. Sumen eso a lo que podríamos calificar como una tendencia  a ser excesivamente complaciente y tributaria de las dos primeras película de James Cameron y una reticencia a arriesgarse por otros caminos y comprenderán por qué pienso que Terminator Génesis es una buena película, pero en definitiva vuelve a contarnos otra vez la misma historia… Y además tiene el peor final de toda la saga de Terminator, en cine y televisión.

 

Miguel Juan Payán 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Página 1 de 3

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp