Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

El actor protagonista de la franquicia de Misión Imposible iba a abandonar su protagonismo al final de la película para dejar paso a Jeremy Renner como nuevo líder de la saga.

Parece que la historia podía haber sido muy distinta a cómo la recordamos. Desde hace mucho tiempo se rumorea que Tom Cruise podía haber abandonado la franquicia Misión Imposible tras la cuarta entrega, Protocolo Fantasma, pero finalmente no sucedió, y nunca llegó a confirmarse… hasta la fecha. Al parecer la situación entre Paramount y Cruise se había deteriorado debido a varias polémicas públicas (el momento del sofá de Oprah Winfrey, por ejemplo…) y pensaron en cambiar de dirección con la franquicia. Obviamente Paramount necesitaba a Cruise una última vez, y las cosas se arreglaron para Protocolo Fantasma, con la intención de que inicialmente Jeremy Renner fuese el sustituto.

Crítica de la película Minority Report de Steven Spielberg

Director: Steven Spielberg; Intérpretes: Tom Cruise, Colin Farrell, Max Von Sydow, Neal McDonough, Samantha Morton, Daniel London, Michael Dickman, Matthew Dickman, Lois Smith, Tim Blake Nelson, George Wallace, Kathryn Morris, Dominic Scott Kay, Arye Gross, Ashley Crow, Mike Binder, Joel Gretsch, Jason Antoon, William Mesnick, Peter Stormare, Patrick Kilpatrick, Katy Boyer, William Mapother, Jessica Capshaw, Richard Cocca, Steve Harris, Keith Campbell, Kirk B. R. Woller, Klea Scott, Frank Grillo, Anna Maria Horsford, Eugene Osment, James Henderson. Año de producción: 2002; Nacionalidad: EE. UU.; Guion: Scott Frank, John Cohen; Director de fotografía: Janusz Kaminski; Música: John Williams; Color; Duración: 145 minutos.

Basada en un relato de Philip K. Dick, viene a representar un paso decisivo en el cine de ciencia ficción de Steven Spielberg, que un año antes había filmado AI, inteligencia artificial, en la que se imponía ya una mirada más amarga y siniestra hacia el futuro y el género de ciencia ficción de la que había presentado en Encuentros en la tercera fase y ET, el extraterrestre. Minority Report completa ese viaje que podríamos definir con el titular: “El cuento de hadas ha terminado”. Si bien mantiene algunos de los elementos más significativos del cine de Spielberg como autor, como es la lucha del individuo contra el sistema, la desconfianza hacia las instituciones establecidas y la autoridad en general, y la teoría de conspiración, además de la inocencia de la infancia como redención. En ese sentido es interesante reparar en el papel del niño perdido que ejerce al mismo tiempo como detonante que arranca la aventura y permite al protagonista completar el proceso de redención, y trazar un paralelismo nada casual entre el niño abducido por los alienígenas en Encuentros en la tercera fase y este otro niño robado, secuestrado, cuyo destino es más dramático, pero que igualmente permite al personaje principal completar su viaje del héroe y la redención. La pérdida podría parecer el epicentro temático de este largometraje, pero en realidad su tema es el libre albedrío que explica las relaciones de enfrentamiento, tensión y sustitución que se producen entre tecnología y religión en todo el argumento, hasta un punto en el que podríamos decir que religión y tecnología acaban solapándose desde los pequeños gestos: la cruz que besa Colin Farrell en momentos claves para su personaje, el pirata informático que se arrodilla y se santigua ante la pre-cog, la denominacón de templo que aplican los policías al lugar en el que residen los pre-cog, considerándose casi sacerdotes o intermediarios, o puentes entre lo divino (los precog, considerados por muchos ciudadanos ángeles custodios que salvaron a las futuras víctimas de asesinatos aún no perpetrados) y lo humano (las víctimas salvadas y los futuros criminales a los que detienen preventivamente antes de que cometan su crimen, con lo cual de algún modo también los “salvan” de sus futuros pecados). La propia fotografía de la película incide en ese aspecto, bañando a los personajes en algunos momentos con una especie de halo sobrenatural o mostrando a los personajes en interiores bañados por una lechosa luz exterior que recuerda el compuesto lechoso en el que están los pre-cog en su templo. Los propios encuadres y planos en contrapicado de Cruise manejando los datos en la pantalla muestran a su personaje como un sacerdote ejecutando su ritual en un altar.

La distribuidora ya tiene fecha para el estreno en USA de las dos siguientes entregas de la franquicia liderada por Tom Cruise, en 2021 y 2022.

Si hace apenas unas semanas descubríamos por boca de Tom Cruise y Christopher McQuarrie que las dos siguientes entregas de la franquicia llegarían en 2021 y 2022 y que ambas estarían escritas y dirigidas por McQuarrie, ahora Paramount ha hecho oficial la fecha de estreno de ambas, indicando que llegarán en USA (el calendario internacional está por definir, el nuestro incluido) el 23 de Julio de 2021 y el 5 de Agosto de 2022.

Crítica de la película El último samurái

El día en que Tom Cruise encontró el camino del Guerrero

Corría el año 2003 cuando Tom Cruise decidió cambiar el traje de super espía del FMI por el traje de samurái en una historia en la que su personaje no era el típico héroe al que nos tenía acostumbrados en anteriores películas. En esta ocasión interpreta de manera magistral a un capitán que tras haber luchado en la Guerra de Secesión Americana (1861 – 1865) no es capaz de superar las barbaridades cometidas en el campo de batalla bajo el lema de “todo vale mientras ganemos la guerra”.

El director, Edward Zwick, que recientemente ha vuelto a trabajar con Cruise en Jack Reacher: Never go back, ha reconocido que era admirador de la cultura japonesa mucho antes de dirigir esta película que se estrenó en 2003 y produjo Warner Bros Picture. Esa admiración y respeto se refleja perfectamente en la cinta, tomándose el tiempo necesario, sin prisas, para mostrarnos con todo lujo de detalles esa sociedad feudal japonesa, cerrada al cambio y con férreas convicciones morales que chocaban con el pragmatismo de Occidente.

Christopher McQuarrie, el director de las dos últimas entregas de Mision Imposible, eligió volver para las dos nuevas películas antes que dirigir una película de DC.

Ayer ya lo anunciábamos y hoy tenemos nuevas noticias al respecto. Las dos nuevas películas de Mision Imposible se rodarán una tras otra y se estrenarán en el verano de 2021 y 2022 respectivamente, con Tom Cruise como productor y protagonista y Christopher McQuarrie como director y guionista, algo que se anunció con el director en redes sociales aceptando las nuevas misiones. Ahora The Hollywood Reporter anuncia que McQuarrie fue tentado por Warner Bros. antes de firmar con Paramount para estas dos nuevas películas.

James Cameron ha confirmado que pudo haber trabajado hace años con Tom Cruise en un proyecto tan interesante como complejo. Rodar en el espacio.

James Cameron no para. Actualmente con el rodaje y la postproducción de las secuelas de Avatar y la producción de Alita, tiene sus días más que completos. Pero parece que de cuando en cuando encuentra un rato libre para hablar con medios y fans, y recientemente, tal y como cuenta Empire, ha vuelto a hacerlo en un Q&A en el que ha surgido una historia muy curiosa. Cameron ha comentado que estuvo a punto de rodar una película en el espacio con Tom Cruise.

Con el lanzamiento de la película Mision Imposible: Fallout en formato doméstico, descubrimos que su reparto llegó a creer que Cruise había fallecido.

Mision Imposible Fallout ha sido sin duda una de las películas del año en lo que respecta no sólo a taquilla, alzándose como la más taquillera de la franquicia, sino también como referente del cine de acción debido a su brillante guión, ritmo y escenas de acción que te dejaban sin aliento. Como suele ser habitual su protagonista, Tom Cruise, ha rodado sin dobles sus escenas de riesgo, y gracias a las entrevistas incluidas entre los extras de la película, sabemos que sus compañeros de reparto...

Se confirma que el actor Tom Cruise no pilotara cazas de combate el rodaje de Top Gun 2, pero sí otros aviones.

La noticia parecía demasiado increíble cuando apareció. Un rumor tan descabellado que apenas han pasado unos días hasta desmentirlo por completo, algo que ha hecho Paramount a través de Entertaiment Weekly, para hacer oficial la noticia. El rumor decía que Cruise había parado el rodaje de Top Gun 2 para aprender a pilotar cazas de combate y así poder rodar sus propias escenas pilotando un caza en Top Gun 2.

Crítica de la película Mision Imposible: Fallout

La mejor de las misiones imposibles de la 3 en adelante y muy cerca de la 1. Cruise se supera.

La sexta entrega de la franquicia de Misión imposible no da muestra alguna de agotamiento de la saga. Todo lo contrario. Completa el proceso de reinvención de la misma que se inició con la entrada en la franquicia de J.J. Abrams y pienso que de algún modo cierra un segundo ciclo tras el comienzo de cine más clásico de la primera película dirigida por Brian De Palma y el fallido resbalón de la segunda entrega, sin duda la peor de toda la saga. Esta película es la culminación de muchas claves que empezaron a manejar los artífices de la franquicia desde la tercera película y lo hace con una capacidad de autoparodia, un humor y un desarrollo de personajes en uno de los mejores guiones de toda la serie que consigue batir sin problemas a la última entrega de James Bond, Espectra, por poner un ejemplo de producto similar en el cine de evasión y enretenimiento.

Por otra parte, en lo que se refiere precisamente a cine de evasión y entretenimiento, lo que nos ofrece esta nueva Misión imposible es precisamente la propuesta más apetecible del cine de blockbuster para el verano. Es la mejor entre los estrenos que han llegado a nuestras pantallas en las últimas semanas y además va a situarse sin problemas como una de las mejores películas de este año, una de las más eficaces en su banda de explotación del cine como herramienta de evasión y entretenimiento. Pero además es muy sólida como película. Aprovecha las claves de sus predecesoras pero funciona perfectamente en solitario sin necesidad de ver el resto, cosa de la que no pueden presumir la mayoría de las franquicias de nuestros días.

El guión de Fallout hace dos cosas interesantes. La primera es poner al personaje de Tom Cruise en una nueva posición más interesante. A ver, el hombre siempre ha sido un pupas, resolutivo y eficaz, pero siempre luchando en primer lugar contra la incompetencia de sus jefes, lo que le otorgaba cierto tono de clásico y trágico perdedor. En la fase iniciada por J.J. Abrams empezó a cultivarse una segunda personalidad para este personaje de antihéroe que ha ido fructificando en varias entregas y alcanza su forma más completa en ésta última. Encontramos así a un Ethan Hunt que ajusta cuentas con sus fantasmas del pasado pero al mismo tiempo es capaz de incorporar claves de humor como el propio guión, que parodia, homenajea y al mismo tiempo bromea con las claves de la serie –el tema de las máscaras, por ejemplo-, sin renunciar a la solidez de los personajes, tanto el principal como los secundarios que le rodean y están mejor desarrollados y utilizados que nunca. Me atrevo a decir que, sin perder su propia personalidad, aquí Ethan Hunt me ha recordado más que nunca el tono y estilo de antihéroe trepidante que caracterizara los mejores momentos del Indiana Jones de Spielberg y Harrison Ford, un tipo que se pasa la película improvisando y con un diálogo y personajes y actitudes que en más de una ocasión arrancaron sonrisas y carcajadas a los espectadores incluso en el pase de prensa.

Divertida, trepidante, con un ritmo que hace que llegues a las dos horas y pico de metraje pensando que sólo has estado una hora en el cine esta es sin duda la mejor y más completa propuesta de la saga. Además Tom Cruise se supera, está en su salsa y consigue meterse al público en el bolsillo desde el prólogo. La secuencia en la que se lesionó es buena prueba de la dedicación que tiene a su trabajo y ver cómo completa su plano tras hacerse polvo la pierna como si no ocurriera nada es un ejemplo a seguir para todo actor. No hay truco: él se sigue jugando el físico en sus secuencias de riesgo, y está en una forma física propia de un atleta de alta competición, más que de un actor. Es grato ver eso en una pantalla tratándose de una estrella del cine de acción.

Pero dejando al margen el despliegue del protagonista hay otros factores en el reparto a tener en cuenta. El primero es lo bien que encaja en el conjunto la entrada de Henry Cavill. Parece que hubiera estado en la saga desde la primera entrega, y compone una pareja de acción con Cruise con buena química. Además los personajes de Ving Rhames y Simon Pegg reciben el homenaje y mérito que merecen y tienen un buen puñado de momentos de protagonismo propio para lucirse. Sin poner en cuestión el protagonismo de Cruise, podríamos decir que esta es la entrega más coral de toda la saga. Dicho sea de paso, es también una de las que mejor maneja la parte femenina de la misma, con cuatro mujeres dominando parcelas clave de la trama de manera nutritiva para todo el conjunto. Por cierto, si alguien se está preguntando si se echa de menos a Jeremy Renner, tengo que contestar que no. De hecho casi es mejor para el actor y para el equilibrio de fuerzas y protagonismos del reparto de esta entrega que no esté. Renner merece tener más papel del que ha tenido en las entregas anteriores, pero para ello tenemos un problema, y es que no hay metraje para desarrollar ese protagonismo. Para tenerle a un nivel de no desarrollo de su personaje, con participación meramente cosmética, es preferible que no esté presente. Y Alec Baldwin, que tiene poco papel, está perfecto dando un toque de estilo que completa y mejora el de todos sus antecedentes en ese mismo rol de jefe del departamento de misiones imposibles. Finalmente, en cuanto a las secuencias de acción, está tan bien servida como las entregas anteriores.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Crítica de la película Misión: Imposible. Nación secreta

Tan buena como la primera. La saga gana mucho en calidad con ésta entrega.

Pues ni más ni menos que eso: es tan buena como la primera entrega que dirigió Brian De Palma, que para mí era hasta este momento la mejor, como ya expliqué en el artículo que le hemos dedicado a la franquicia de Misión: Imposible en la revista Acción que puedes pasar a comprar en tu quiosco más cercano. Christopher McQuarrie es muy buen guionista y en esa parcela le saca el máximo partido a las posibilidades de la franquicia. Además su propuesta tiene la suficiente voluntad para diferenciarse de las dos películas anteriores, más volcadas hacia el encadenado de momentos espectaculares. Nación secreta tiene sobrados momentos de acción trepidante, pero se inclina más por la construcción narrativa en lugar de por la pirotecnia visual. Es sólida en su guión. Y como sabe cualquier buen aficionado al cine, si el guión es sólido, la película siempre es mejor, independientemente de que tenga más o menos saltos o piruetas espectaculares. McQuarrie acierta en esa elección.

El guión saca partido por un lado al humor, potenciando la asociación de Cruise y Simon Pegg como dúo que parodia algunos aspectos de la saga. El tono de aventuras, acción y humor está marcado desde el principio, con la escena de Cruise colgado del avión, tan espectacular como cualquiera de los momentos espectaculares de la película, pero respaldada además por pinceladas de comedia que de paso sirven para potenciar el tono de aventura en grupo y marcar los lazos que unen a los personajes de Cruise, Simon Pegg, Jeremy Renner y Ving Rhames, la Fuerza de Misiones Imposibles.

Otro acierto de McQuarrie: dándole mayor protagonismo como contrapunto cómico al personaje de Pegg descarga de presión al personaje de Cruise, humanizándole en la sucesión de torpezas de su colega. El vínculo Pegg-Cruise es clave. Ejemplo: la secuencia en que planifican la incursión en el ordenador para cambiar los datos, nuevamente una alianza perfecta entre espectáculo de acción y solvencia narrativa. De paso sirve para hacer más vulnerable al personaje de Cruise, menos “macho-man”, más dependiente del grupo. Cruise no pierde protagonismo, pero su personaje, Ethan Hunt, mejora mucho en manos de McQuarrie, dejando de ser infalible es más completo y maduro como personaje. Además la película refleja la propia madurez de Hunt y de Cruise.

Al contrario que lo más habitual en el cine de acción de estos días, aquí manda el guión, no el espectáculo circense del más difícil todavía.

Y con el guión, cobran más interés y protagonismo las pinceladas de comedia.

Junto a esto, el otro gran hallazgo que complementa el personaje de Ethan Hunt y a través del mismo la propia saga es la manera en que McQuarrie le busca a Cruise una coprotagonista con la que se reparte al cincuenta por ciento las secuencias de pelea y acción. Rebecca Ferguson es todo un hallazgo en ese sentido. De hecho, es el personaje femenino más interesante de las cinco películas que hasta el momento integran la franquicia. Los aficionados al cine clásico entenderán qué quiero decir cuando afirmo que se da un aire a Joan Bennett, mujer fatal del cine negro clásico en películas como La mujer del cuadro o Perversidad, mezclado con la competencia para las escenas de acción que exhibiera en sus principios Catherine Zeta-Jones. Tanto la actriz como el personaje que ésta interpreta son el contrapeso perfecto para equilibrar el protagonismo de Cruise.

Por último la contribución de Alec Baldwin es bastante competente incluso trabajando a base de moverse dentro del estereotipo inevitable de los personajes secundarios en este tipo de película.

Además McQuarrie lleva mucho cine dentro, cine clásico, buen cine, cine de calidad, y eso se nota tanto cuando hace un guiño a un clásico de Alfred Hitchcock como El hombre que sabía demasiado en la escena de francotiradores en la ópera como en el momento en que elige mantenerse muy cerca del tono de la mejor entrega de la serie, la de Brian De Palma. Es su guía para desarrollar tanto los giros del argumento como la construcción de la intriga, pero también el equilibrio de los momentos de acción con la narración y el enredo de suspense.

Ello arroja una de las entregas con más y mejor cine dentro de todas las de la saga.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Página 1 de 4

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp