Jesús Usero

Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Es curioso porque todavía no se ha estrenado la película. Es más, faltan muchos meses hasta que llegue octubre y veamos a este mítico enemigo de Spiderman enfrentándose a su película en solitario, con los rasgos de Tom Hardy y un reparto en el que también veremos a Michelle Williams y Woody Harrelson, quien ha hablado recientemente de la película… y algo más. El actor ha hablado con Collider confirmado que aparecerá en la película, pero Harrelson se ha negado a dar detalles sobre su personaje (muchos apuestan a que será Cletus Kasady, también conocido como Matanza), porque no sabe aún si podía revelar que aparece en la película.
Muchos han intentado olvidar la película de los noventa, protagonizada por Michael Jai White y con John Leguizamo y Martin Sheen también en el reparto de una película que fue un fracaso de taquilla, odiada por los fans del cómic de Todd McFarlane y masacrada por la crítica. Ahora el responsable de los cómics, está dispuesto a volver a intentar lanzar una película sobre el personaje, y lo hará como guionista y director de la misma. Y ahora con un actor con un Oscar en su haber como protagonista, tal y como ha anunciado Variety.
A partir de este momento entramos en zona pantanosa, porque se trata de un rumor surgido en Reddit, pero al parecer comprobado por los responsables del hilo en cuestión. Al parecer un miembro del foro ha subido su experiencia con la película, porque asegura acudió a un test screening en febrero, y debido a la cantidad de falsos rumores que dice ha visto estos meses, se ha lanzado a explicar lo que sucede realmente en la película. Como hemos comentado, el usuario ha aportado una prueba a los responsables, una que no se ha hecho pública, y estos han dado credibilidad al hilo y a la información que se aporta. Pero sigue siendo Reddit, y aunque todos los outlets de noticias de cine se han hecho eco de la noticia, hay que tener en cuenta que sigue siendo un rumor, y que la película está en proceso de rodar escenas adicionales para cambiar el tercer acto. Dicho lo cual y, siempre por si acaso, lo que viene a continuación puede considerarse SPOILERS, así que sigan leyendo bajo su responsabilidad
Puro slasher y gore en una secuela tan tardía como divertida. Tan tardía es la secuela que seguramente no muchos recuerden aquella película, Los Extraños, de 2008, con Scott Speedman y Liv Tyler como esa pareja en un paraje aislado, que era acosada por estos tres extraños con careta que van haciendo que la violencia suba hasta llevar a la muerte a aquellos a los que acosan. Diez años es mucho tiempo, y la película, aunque un moderado éxito de taquilla, no es precisamente de aquellas que se recuerdan siempre. Así que una secuela sorprende, pero no si se ve que se ha reducido el presupuesto, que el nombre más reconocible del reparto es una estrella de tv, y que se ha optado por olvidarse un poco del guión…

Y, curiosamente, esa es una de sus virtudes. Sí, la película no tiene guión en absoluto. Una mera excusa con una familia en un paraje algo abandonado, un parking de caravanas, acosada y asesinada por nuestros tres asesinos con máscara. Y ya. No esperen sorpresas, ni giros, ni personajes definidos, ni siquiera formas de actuar coherentes. Todos los personajes sin máscara suelen optar por la peor decisión siempre (para desesperación y carcajada del público) y los que llevan máscara tienen el poder del teletransporte, la omnisciencia y, en algunos casos, hasta la inmortalidad… si entienden a qué me refiero. Pero eso es algo que sabíamos desde el minuto uno. No es ofensivo, y es norma habitual del slasher, regado aquí con bastante sangre.

Sí, sale Christina Hendricks, principal reclamo del reparto, pero no sale lo suficiente, porque los principales protagonistas son los hermanos, interpretados por Bailee Madison y Lewis Pullman. Ella mejor que él, sin duda. Pero nada memorable. Entonces, llegados a este punto, si el guión es flojo y poco sorprendente, ¿por qué tres estrellas? Sencillo. Johannes Roberts supera y mucho a su predecesor en la franquicia, Bryan Bertino, como director. Roberts se aplica a fondo y crea una enorme atmósfera, un continuo homenaje al cine de los años 70 de sesión continua o autocine, con una cuidada fotografía y varias escenas que se ganan al público por completo, sin dejar nada al azar. Con mucho, mucho talento y un trabajo que no se olvida.

Cogemos la escena de la tienda, que termina en la piscina y sólo eso ya nos da la mitad de la nota de esta película. Elegante, tensa, brillante en el uso de la luz (esos neones) y el sonido (la música brutal), sin olvidar el encuadre o el ritmo. Brutal. Hay más, como el puente. Y hay talento en el director, que hacen que nos olvidemos del simplón y poco memorable arranque y del más simplón guión. La película se convierte cuando arranca, y con una duración muy ajustada, en un slasher muy bien contado, muy entretenido, con un par de sustos bien medidos, mucha sangre y varias escenas magníficas. Suficiente para quien conozca las reglas del género y sea fan del mismo. Para ellos va dedicada la película, con su tono setentero y demás. Muy entretenida.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncinecolor="#FC2F03">

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Muchos se preguntan, tras el fin de semana en taquilla de Han Solo, si hasta Star Wars puede sufrir agotamiento como franquicia, algo que no debería ser normal ni es habitual en estos tiempos de megafranquicias, en los que Marvel estrena películas como quien hace rosquillas, y todas con una acogida económica sensacional. Una detrás de otra. Con Star Wars podría ser igual, pero hay que reconocer que un grupo de fans quería hacer boicot a la película por su descontento con el episodio VIII, y sí es posible que hasta Star Wars tenga algo de agotamiento de franquicia, sobre todo cuando nos encontramos con películas estrenadas en un tan corto espacio de tiempo, y que no son parte de la saga principal, sino un spin off, y uno que venía con muchos problemas desde que comenzó la producción, debido a la marcha de sus directores originales y la llegada de Ron Howard, además de que el actor protagonista no convencía a todo el mundo…
Aún no sabemos si el trato entre Disney y Fox se formalizará finalmente, sobre todo tras la ofensiva de Comcast que ha superado la oferta económica de Disney para adquirir FOX, pero parece que Deadpool ya tiene planes para el universo Marvel. Se supone que, de ser aprobada, la compra será oficial entre finales de 2018 y mediados de 2019, así que hay tiempo para que el personaje se sume a alguna producción Marvel y ya tiene los ojos puestos en alguna de ellas.
No sé si recordáis hace unos meses una broma que empezó a crearse en redes sociales, entre Mark Hamill y James Gunn, quienes vivían en el mismo barrio y no se conocían, y cómo entre risas y cruces de mensajes en público, Hamill se ofrecía a participar en la nueva película de Gunn, la tercera entrega de Guardianes de la Galaxia, y Gunn aceptaba encantado en algo que empezaría con tomar un café juntos.
Entretenida y espectacular, pero con algunos problemas de importancia. No se puede negar que el spin off dedicado a uno de los personajes más queridos del universo Star Wars es una película entretenida, vibrante por momentos, con personajes secundarios maravillosos, con aroma a western clásico y con un despliegue visual de esos que hacen que merezca la pena, y mucho, pagar la entrada de cine. Y eso que no lo teníamos nada claro cuando a mitad de producción se sustituyó a los directores originalmente elegidos, Christopher Miller y Phil Lord, por graves problemas creativos, y se trajo a bordo a Ron Howard, director que no es santo de mi devoción, como muchos sabéis, pero que aquí hace un trabajo más que notable, ofreciendo un buen equilibrio entre géneros, entre personajes y escenas de acción, y eliminando mis primeros temores de que Howard fuese más un nombre conocido para salir del paso que una elección acertada, pero me equivoqué y los problemas de la película no vienen por la presencia de un director que aporta un toque de cine clásico (sí, a veces demasiado) y un muy buen sentido de la aventura y el espectáculo. En ese sentido el director elegido vence y convence, ofreciendo un sólido blockbuster con un gran despliegue visual y momentos muy memorables… Los problemas de Howard con la película tienen que ver más con el montaje y con algo que heredaba de los otros directores, el protagonista principal, Alden Ehrenreich, quien es uno de los puntos débiles de la película.

No me entiendan mal. No creo que Alden Ehrenreich sea un mal actor, ni muchísimo menos. Tampoco me puse a darle palos cuando fue elegido y descartaron otros nombres más interesantes a mi modo de ver (sigo pensando en dos británicos como Taron Egerton o Jack O’Connell). Como siempre digo, lo mejor es esperar hasta tener el resultado ante nuestros ojos, y luego lanzarse o no a criticar o a apoyar. No es de recibo, ni se consigue nada, atacando porque sí, dándole más palos que a una estera, antes incluso de ver lo que ha hecho el actor con el personaje. E incluso ahora cuando ya lo hemos visto, no se trata de atacar al actor. Se trata de explicar, de nuevo bajo mi punto de vista, donde está el error. Porque Alden Ehrenreich no es mal actor, como decíamos, y no es que el personaje de Han Solo vaya a exigir una interpretación de Oscar. Pero exige algo que es incluso más difícil de conseguir… Carisma. El carisma de Harrison Ford es posiblemente irrepetible. Aquella media sonrisa, aquella voz, aquel aire desganado, aquella chulería... Eso es lo que no tiene el actor. Le falta ese aire de estrella, de aparecer y llenar la pantalla. Hay frases míticas que el actor pronuncia y da un poco igual, y es una pena. Porque no lo hace mal, insisto. Simplemente no tiene el carisma brutal de Ford, y en un personaje como Han Solo eso es imprescindible. Es un error de casting, sí. Y no, no arruina la película, porque Ehrenreich lo defiende bien. Pero la aleja de la grandeza…

Y claro, cuando a tu lado te ponen a Emilia Clarke o Woody Harrelson pasándoselo en grande (o Thandie Newton, que también), cuando tienes a Chewie, a Paul Bettany o incluso a Phoebe Waller Bridge como un androide que desprende carisma… Tienes un problema, uno que es difícil de esquivar. Pero si además enfrente te ponen a Donald Glover que borda su versión de Lando Calrissian, que desprende ese carisma que el otro no tiene… Se nota todavía más. Lo que nos lleva al otro problema de la película, el ritmo. No es cosa de Ron Howard sólo, sino también del editor, el legendario Pietro Scalia, e incluso del propio guión escrito por Jonathan y Lawrence Kasdan… A la película le cuesta arrancar y saber a dónde se dirige, y cuando lo hace vuelve a caer en un valle del que tarda en salir hasta el tramo final. No le hacen bien esos altibajos, porque restan peso a las geniales escenas de acción, como la del tren que es puro western sideral y que recuerda a Firefly lo miremos por donde lo miremos, o la carrera de Kessell que es posiblemente la mejor, más vibrante y más espectacular escena de toda la película, y el momento en el que más brilla el actor protagonista. Además es una escena que parece homenaje a El Imperio Contraataca, y eso siempre es buena señal.

Quizá la trama romántica sea algo cargante, pero está muy bien resuelta al final, con un cameo que es memorable y que es preferible que no os cuenten, además de la resolución de las tramas al más puro estilo western, narrativa y visualmente, con un decorado natural que además acompaña bastante a que tengamos esa sensación. Es un buen inicio a la historia de Han Solo, que incluso incorpora cosas que conocíamos de otros formatos, como libros, cómics, series de animación o incluso el juego de rol. Eso integra cada vez más el universo Star Wars en uno sólo. La película tiene algún problemilla de guión, es cierto (el tema de los padres de Han Solo… es imposible liar más las cosas, de verdad), pero son menores. Es un producto bien construido, con algunos altibajos, muy espectacular, y que se aprovecha mucho de ese tono de película del oeste, además del potencial de los personajes… Es decir, que si funciona como todos esperan en taquilla, no tardaremos en oír hablar de una nueva entrega (el protagonista ha firmado para tres películas. Y, ojo, no tienen que ser sólo películas sobre Han Solo…). Quizá si se hubiese estrenado antes que Avengers o Deadpool 2 se notase menos, pero venimos de dos blockbusters muy potentes, y este sabe a un poco menos que aquellos. Aun así, puro entretenimiento de verano en una película que merece la pena disfrutar en pantalla grande. Aunque podía haber sido una película enorme…

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncinecolor="#FC2F03">

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Parece ser que los fans de Star Wars por fin tendrán la película que llevan años pidiendo, un spin off centrado en el cazador de recompensas más popular de la galaxia, que se ganó el respeto de los seguidores de la saga galáctica con su presencia en El Imperio Contraataca (un poco menos en El Retorno del Jedi), y del que se rumoreaba tendríamos película desde que Disney se puso en marcha con la nueva trilogía y el spin off. Josh Trank iba a encargarse del proyecto hace años, pero el desastre de Los 4 Fantásticos hizo que Lucasfilm cancelase aquel proyecto que estaba bastante avanzado.
No sabemos qué esperar de la película, ni cómo funcionará este reboot del que a veces se habla como spin off, porque estará ambientado en el mismo universo cinematográfico que las tres películas protagonizadas por Will Smith y Tommy Lee Jones, con nuevos personajes y una nueva invasión alienígena a la que hacer frente. Sabemos ya que Chris Hemsworth y Tessa Thompson, que ya han trabajado juntos en Thor Ragnarok, serán los dos agentes protagonistas de la película que dirigirá F. Gary Gray, pero parece ser que ahora podría sumarse el nombre de Liam Neeson, según reporta Variety.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp