Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Crítica de la película Galveston

Fábula de abandono y redención con notable reparto y sólida puesta en escena. .

La soledad y el abandono sirven como puente a la directora Mélanie Laurent para poner en pantalla un interesante ejercicio donde utiliza una capa exterior de solvente serie negra variante crook story que rápidamente y con astucia consigue ir apartando las capas genéricas propiamente dichas para construir una breve pero contundente película de itinerario en la que los dos personajes principales persiguen una redención aparentemente imposible.

La película hace por tanto un interesante ejercicio de utilización del género como punto de arranque pero en modo alguno como fin último. En ese camino merece más atención y mejor calificación de las que se le han dedicado, a pesar de que pueda llegar a despistar a algunos espectadores más amigos de lo evidente por su sólida convicción y coherencia que le impide hacer concesiones a la galería para satisfacer a las claves genéricas que son sólo el envoltorio exterior de una película que en realidad no aborda intrigas ni conspiraciones, sino un tema más interesante.

Crítica de la película Spider-Man: Un nuevo Universo

Spider-Man como nunca antes lo habíamos visto en cine.

Sí, en cómic sí, por supuesto. Y en videojuego también. Pero no en la gran pantalla con una historia como ésta. Con una versión del héroe que es lo más cercano que vais a ver a las viñetas jamás. Allá donde la imagen real no puede llegar, lo hace la animación en una película que, tras la máscara de producto familiar y de dibujos animados, apuesta en realidad por una versión mucho más madura del personaje en el sentido de tramas, tratamiento de los mismos, dramas personales e incluso estilo visual. Un Spider-Man siempre divertido, siempre entretenido, pero además con una capa de complejidad dramática en los personajes que no se ha visto mucho en la gran pantalla.

Crítica de la película El regreso de Ben

Julia Roberts y el joven Lucas Hedges demuestran sus indudables dotes interpretativas, en esta crónica familiar que firma el ingenioso Peter Hedges (padre de Lucas).

En no pocas ocasiones, los dramas familiares son las mayores tragedias que se pueden localizar en el contexto de los argumentos tendentes al naufragio emocional. De muchos es conocida la frase de León Tolstói, incluida en el demoledor comienzo de Ana Karenina, sobre el hecho constatado de que en la felicidad todas las familias se parecen, y solo se distinguen en la desgracia. Una sentencia que el reputado guionista y director ocasional Peter Hedges toma prestada de manera un tanto particular; retorciendo su engranaje a base de palabras enfrentadas y silencios prolongados, para dar con una historia de lucha continua y esfuerzos por mantenerse en pie.

Video crítica de la película Mowgli: La leyenda de la selva

Crítica de la película Mowgli: La leyenda de la selva

Buena película y diferente en muchos aspectos de la última versión Disney.

Lo mejor de este largometraje es que tiene su propia personalidad y es diferente en el tratamiento de la misma historia frente a la última versión de la misma estrenada por Disney. Son dos películas distintas y sería injusto jugar a compararlas. No hay comparación en suficientes temas que las definen y más allá de que a mí me parezca ligeramente mejor la de Disney, confieso que ésta me gusta más, por varios motivos.

Crítica de la película Robin Hood

Simpática actualización del mito de Robin Hood.

No sé si era necesaria otra versión de una historia quizá demasiado conocida por la audiencia, incluso cuando se trata de una versión británica y no americana. Pero es verdad que convertir al personaje en un superhéroe es la mejor forma de hacer que la audiencia se interese por el mismo, o lo rechace por completo. Es una apuesta curiosa, que uno no termina de ver con claridad pero que ofrece un espectáculo suficiente para pasar un par de horas entretenidas en una sala de cine, sin pretensiones. Aventuras a la antigua usanza, pasadas por el filtro del cine de cómics. Sin problemas, sin más esfuerzo ni nada similar. Sin querer ser aquello que no es.

Crítica de la película Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

Mejor película que la anterior, en la línea de las dos últimas de la saga de Harry Potter.

Oscura y siniestra como nos prometieron y con un desarrollo de personajes y conflictos más maduro que la primera entrega de las peripecias de Newt Scamander, entiendo que esta segunda entrega no haya convencido a quienes acuden a la saga a ver más de lo mismo y esperaban otro cuento de hadas como el que muy competentemente nos ofrecieron en la película anterior. Aquella me gustó. Era buena. Ésta me gusta más. Alcanza el nivel de desarrollo y madurez de la trama en mucho menos tiempo de lo que necesitó la saga de Harry Potter para conseguir los mismos resultados. J.K. Rowling demuestra que domina más y mejor este universo que ha creado y tiene una mayor solidez a la hora de construir la historia. Insisto en que ha llegado al tono al  que llegaron en las dos últimas películas de Harry Potter en mucho menos tiempo, y precisamente por ello sospecho que a muchos espectadores que quizá esperaban un ritmo más lento del progreso de personajes e historia les ha pillado de improviso esta maduración drástica de la primera a la segunda película de la saga. Vemos aquí un proceso de aceleración de la propuesta que no estaba en la anterior, pero responde a la propia personalidad diferenciada de esta serie de precuelas de las películas de Harry Potter.

Crítica de la película Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

Paso atrás en la sagaAnimales fantásticos, que cumple pero ofrece demasiado relleno. Sean o no fans de la saga Harry Potter, seguro que saben que este fin de semana se estrenaba en todo el mundo Animales Fantásticos 2, la secuela del spin off precuela de la saga original. Y que nos ha ofrecido una película que parece a medio hacer, a caballo entre una épica aventura mágica y una telenovela de saldo. No, no pretendo ofender cuando digo estas palabras. Pero quien haya visto la película no me negará que hay un par de momentos en los que seguir los árboles genealógicos de los personajes (casi todos) es más complicado que adivinar el número de la lotería de esta semana…

Crítica de la película El Rey Proscrito

Drama histórico de la mano de Netflix con Chris Pine al frente del reparto. Una película que en otro tiempo hubiese sido un perfecto estreno para el cine, pero que últimamente parece no ser del agrado del gran público, que en muy pocas ocasiones se atreve a ir al cine para ver una película de caballeros, espadas, luchas de poder, historia e incluso sacrificio… La película podría ser considerada una secuela en historia y espíritu de Breveheart, y no es broma. David Mackenzie continua la trama casi donde acaba la película que dirigió y protagonizó Mel Gibson. La historia de El Rey Proscrito empieza poco antes de que William Wallace sea capturado y ajusticiado. Pero poco después de ella es cuando llega lo realmente importante, la revolución del rey Robert Bruce.

Crítica de la película Campeones

Campeones: estando juntos vamos a ganar

Hay películas con las que te ríes, películas con las que lloras y películas con las que aprendes. En el caso de Campeones, pasan las tres cosas.

Esta fantástica película en la que se narra la historia de un equipo de “discapacitados intelectual” (me gustaría a mi saber quien está realmente “capacitado”), dirigido por Marco Montes (entiendo que es un homenaje póstumo al periodista Andrés Montes), un entrenador profesional de baloncesto que se ve obligado a entrenar a este equipo tiene miga para dar y tomar, espero ser capaz de comentarla sin destripársela a quien aún no la haya visto. Pero debo decir que mi primera carrera es Magisterio de Educación Física y que en su día hice el curso de Monitor Deportivo de la Federación Madrileña de Deportes para Discapacitados Intelectuales, así que la película me ha tocado el corazón a base de bien. Empezaré comentando el papel de Javier Gutiérrez (Marco). Este entrenado de prestigio cargado de estereotipos, prepotencia y vanidad, al que además le gusta conducir después de haberse tomado “un par de copitas”, nos deja desde el primer momento temas para comentar y es que muestra una actitud soberbia, chulesca e incluso agresiva en el deporte. No hay nada como ir a un partido de alevines y ver como más de un padre insulta al árbitro, al entrenador, a los otros chavales y cuando termina el partido, recrimina a su hijo que haya perdido ese pase tan fácil o que no haya rematado bien a portería y si la cosa se calienta y tiene que liarse a tortas con otra persona, recurre a sus instintos de neandertal y utiliza sus puños como máximo referente del diálogo y entendimiento. Ojo que son niños y que, como niños, su mayor preocupación debe ser pasarlo bien, no ganar la final de la Copa del Mundo. Además, ¿qué les estamos enseñando? ¿Todo vale? ¿No hace falta respetar a nadie? Bravo por estas generaciones que estamos criando y que van a tener que aprender respeto y educación por su cuenta.

Página 1 de 8

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.