COMPRA TU ENTRADA

  • Zack Snyder sigue hablando de La Liga de la Justicia. Ahora Batman

    Zack Snyder sigue hablando de La Liga de la Justicia. Ahora Batman

  • John Wick cara a cara con Neo con Matrix en la taquilla

    John Wick cara a cara con Neo con Matrix en la taquilla

  • Robert Downey Jr. hace unas audiciones muy especiales para LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE

    Robert Downey Jr. hace unas audiciones muy especiales para LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE

  • El Director de Doctor Strange y su secuela, vuelve al cine de terror

    El Director de Doctor Strange y su secuela, vuelve al cine de terror

  • Tarantino no descarta Kill Bill vol. 3, pero la relega al futuro

    Tarantino no descarta Kill Bill vol. 3, pero la relega al futuro

  • Las sorpresas sobre Capitán América del guion de Vengadores 4

    Las sorpresas sobre Capitán América del guion de Vengadores 4

  • George Miller anuncia el inicio del rodaje de su nueva película

    George Miller anuncia el inicio del rodaje de su nueva película

  • Zack Snyder vuelve a la carga con el Snyder Cut de Liga de la Justicia

    Zack Snyder vuelve a la carga con el Snyder Cut de Liga de la Justicia

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Blogs

Concursos

A la venta en quioscos

También podéis ojear la revista, incluso desde desde dispositivos móviles:

o bien pinchad aqui para verla a pantalla completa

Grupo de amigos de AccionCine en Telegram

PODCAST

PODCAST

Accioncine - Tu revista de cine y series - Películas de acción

Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar, se convierte en la película más nominada del año, con 17 candidaturas, incluyendo las más importantes.

El cine español está de gala con la lista de nominados y nominadas a los Goya de este año que se entregarán el próximo 25 de enero en Málaga, con la nueva costumbre de cambiar de sede de los premios anualmente, permitiendo a todas las regiones de nuestro país, ser protagonistas también de la entrega de premios. Como ya sabemos, dicha gala, la número 34 de los Goya, tendrá como presentadores a Silvia Abril y Andreu Buenafuente, quienes repiten al frente de la misma, tal y como se anunció hace un tiempo. Hoy tocaba lo más importante, lo realmente clave para que la celebración del próximo mes de enero, sea completa, las nominaciones a los premios, en un anuncio que ha tenido lugar desde la Academia de Cine con la presencia de Mariano Barroso, presidente de la Academia, y en un evento presentado por Miguel Herrán y Elena Anaya.

Destacan las favoritas desde hace ya muchos meses. Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar, se convierte en la película más nominada del año, con 17 candidaturas, incluyendo las más importantes. Le siguen Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, con 16 Nominaciones, y La Trinchera Infinita, de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga con 15. Hay que recordar también que la película de Almodóvar es nuestra preseleccionada a los Óscar, donde se está haciendo una gran campaña no sólo para que la película figure como mejor película de habla no inglesa, sino también para que Antonio Banderas y Pedro Almodóvar sean reconocidos en sus distintas facetas.

Crítica de la película Mientras dure la guerra

Amenábar vuelve con su mejor película y un reparto de gigantes.

Amenábar y sus actores se crecen, se agigantan, adquieren tamaño y forma de gran cine tratando una materia prima difícil en una de las mejores películas sobre la Guerra Civil que ha rodado el cine español.

Más allá de lo que cada cual piense sobre lo que en la película se cuenta. Más allá de lo que nos recuerde a cada uno este fresco histórico sobre las propias historias de nuestra familia, para bien o para mal, y más allá de lo que a unos y a otros pueda parecerles desde su personal punto de vista la visión de los acontecimientos y personajes que aparece en la pantalla, resulta difícil ponerle pegas a esta película desde la objetividad.

Crítica de la película Tesis de Alejandro Amenabar

Bienvenido al cine, Sr. Amenábar!!!

Hoy en día es fácil hablar del enorme talento que tiene el director español Alejandro Amenábar, pero cuando en 1996 estrenó con tan sólo 23 años su primer largometraje, TESIS, era un perfecto desconocido y nadie esperaba el tremendo éxito que iba a cosechar con esta película, logrando nada menos que siete premios Goya en el año 1997: mejor película, mejor director novel, mejor actor revelación, mejor guión original, mejor dirección de producción, mejor montaje y mejor sonido.

Considerado hoy como uno de los cinco mejores directores de la historia del cine español, en este primer largometraje contó con la inestimable ayuda como productor del gran José Luis Cuerda (Amanece que no es poco, La lengua de las mariposas o Los girasoles ciegos), quien tras ver los cuatro cortometrajes que había dirigido Amenábar, le instó a presentarle algún proyecto con el que ambos pudieran colaborar.

Sin pensárselo dos veces, Amenábar presentó a Cuerda el guión de Tesis que había escrito junto a su compañero de la facultad, Mateo Gil, tras leer el libro “La imagen pornográfica y otras perversiones ópticas” de Román Gubern en el que uno de los capítulo hablaba de las snuff movies. Es entonces cuando Cuerda decide embarcarse como productor en este proyecto “Porque me gustó la historia y pensé que era muy peculiar para lo que había leído de gente joven. Era una película para analizar los mecanismos propios de la narración cinematográfica y la moral con la que se aborda una historia, un aspecto que me interesa muchísimo y que a la gente joven suele no importarle”.

De esta manera se inicia una colaboración entre ambos directores que se materializaría en dos películas más: Abre los ojos (1997) y Los otros (2001).

Crítica de la película Regresión de Alejandro Amenábar

Alejandro Amenábar exhibe su capacidad para crear tensión escénica con esta oscura película, la cual queda mejor situada en el universo del thriller psicológico que en el cosmos perturbador del terror clásico.

Nada más comenzar los títulos de crédito y la inquietante banda sonora, Regresión eleva su atmósfera de suspense con elementos susceptibles de generar el malestar y el interés en el espectador. Pese al rótulo casi siempre desilusionante de “historia basada en hechos reales”, la cinta del responsable de Los otros provoca rápidamente las ganas de introducirse en la pesadilla anunciada, que se atisba a través de la incesante lluvia y de los paisajes desolados que conforman las primeras vistas. Mediante la técnica de la cámara en movimiento, un personaje con accesos religiosos entra dentro de una comisaría, donde le espera un policía mayor y un agente más joven. Juntos estampan al individuo una confesión manuscrita de su hija, que le acusa de abusos deshonestos.

Estos son los acordes utilizados por Amenábar para prologar un largometraje destinado a activar los mecanismos de los miedos ancestrales, subidos al carro de una investigación policial en la que hay implicaciones de satanismo y prácticas sobrenaturales. Para ello, el cineasta español apoya su discurso en lo aprendido de maestros como Roman Polanski; pero algo falla en la materialización.

Según las declaraciones del autor de Mar adentro, el modelo inspirador para Regresión fue La semilla del diablo; aunque los caminos que transitan ambos filmes son diametralmente diferentes en intenciones y resultados. El guión elaborado por el cineasta madrileño centra su atención en los personajes principales: interpretados de manera más que notable por el eficaz Ethan Hawke y la expresiva Emma Watson. Mientras que el libreto de la cinta de Polanski estaba más enfocado a diseñar un entramado colectivo demoniaco, con brujos identificados con nombres y apellidos. Esta disyuntiva no solo separa a las dos películas, sino que también marca uno de los mayores problemas en la producción de Amenábar. El director de Tesis parece olvidar que para la lubricación adecuada de la tensión terrorífica es necesario que la galería de secundarios esté bien perfilada, y esto no sucede en su largometraje.

El papel que encarna Ethan Hawke (el obsesivo detective Bruce Kenner) ata cabos sin casi sospechosos a los que acusar, con las pesadillas nocturnas y las conversaciones con Angela (excelente Emma Watson en su caracterización, aunque sea improbable que una chica criada en la América profunda tenga el aspecto de la hechicera de Harry Potter) como únicas guías activas.

Semejantes coordenadas ayudan a Alejandro Amenábar a mantener el tipo de la narración, cuando esta corre al ritmo del terror mefistofélico. Pero pierde enteros al variar su discurso hacia conclusiones menos inquietantes y más comprensibles. En este terreno, el director de Ágora no logra girar de manera convincente hacia los parámetros de las mentes desquiciadas, en la línea a como lo hizo Martin Scorsese en Shutter Island. Motivo por el que su thriller psicológico acaba superado por la escenografía fantasmagórica, y por los efectos concitados a lo largo de la primera parte del filme.

No obstante, Regresión funciona por su envolvente atmósfera y su versatilidad para alimentar la curiosidad de los espectadores.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Alejandro Amenábar vuelve al cine de género con REGRESIÓN, un thriller psicológico protagonizado por Ethan Hawke (nominado al Oscar® por Boyhood) y Emma Watson (Noé, Harry Potter), en el que también destacan los nombres de David Thewlis (La teoría del todo, Harry Potter), David Dencik (El topo, Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres), Lothaire Bluteau (Los Tudor), Dale Dickey (Winter´s Bone, True Blood) o Devon Bostick (El diario de Greg). Con guión del propio director, la película está producida por Fernando Bovaira (Los Otros, Ágora, Mar adentro, Biutiful)

Sinopsis

Minnesota, 1990. El detective Bruce Kenner (Ethan Hawke) investiga el caso de la joven Angela (Emma Watson), que acusa a su padre, John Gray (David Dencik), de cometer un crimen inconfesable. Cuando John, de forma inesperada y sin recordar lo sucedido, admite su culpa, el reconocido psicólogo Dr. Raines (David Thewlis) se incorpora al caso para ayudarle a revivir sus recuerdos reprimidos. Lo que descubren desenmascara una siniestra conspiración.

Telecinco Cinema presenta REGRESIÓN, una producción de MOD Entertainment, MOD Producciones, Himenóptero, First Generation Films y Telefónica Studios en asociación con FilmNation Entertainment, con la participación de Telefilm Canada, en colaboración con Mediaset España y con la participación de Canal + España.

Universal Pictures International Spain distribuye la película en España. En EEUU la distribución corre a cargo de The Weinstein Company-Dimension.

REGRESIÓN se estrenará el 2 de Octubre de 2015

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Crítica de la película Ágora

Alejandro Amenábar ha puesto a prueba en Ágora su talento y la solidez de sus planteamientos visuales con un reto que sin duda establece un récord en el cine español dada la envergadura del proyecto. Y ha conseguido salir del tema con bastante solvencia como cineasta, recuperando tal y como se había propuesto la magia del cine épico “de romanos”, “de espada y sandalias”, “peplum”, que en títulos que el propio director cita como referencias para su trabajo (Cleopatra, Quo Vadis?, Ben-Hur, Espartaco) era capaz de trasladarnos a cualquier lugar del mundo y del pasado. Su película consigue en conjunto resultados que superan claramente los de otros cineastas contemporáneos (pienso sobre todo en el Alejandro Magno de Oliver Stone), pero además pone de manifiesto la capacidad de Amenábar para pisar firme y tener las cosas muy claras en cuanto a la manera clásica con la que ha decidido narrar sus historias.

Ágora es sobre todo un ejercicio de autoridad creativa, algo a lo que el director nos tiene acostumbrados desde que estrenó Tesis. Más que nunca vemos y disfrutamos a un Amenábar en pleno estado de forma que parece hacer fácil lo difícil, que se niega a quedar encasillado en género o cinematografía alguna, que ataca los temas que elige como argumentos con la misma pasión y decisión que aplica su Hipatia de Alejandría a la investigación del movimiento de los astros. Y que tiene muy en cuenta al público como interlocutor para su trabajo. De ahí que no haya dudado en cortar quince minutos de la copia que se exhibió en Cannes para proporcionar mayor ritmo a Ágora y hacerla más cercana al espectador medio actual en un ejercicio de madurez que podría convertirse en la puerta de entrada de su filmografía a una nueva fase. Entre otras cosas, Ágora se me antoja como un punto y a parte en la carrera de Amenábar, el capítulo final de una especie de primera fase de su viaje creativo desde el despegue con Tesis bajo la influencia de las claves del cine de suspense de Alfred Hitchcock hasta el deslumbrante espectáculo paisajístico y humano de las obras épicas dirigidas por David Lean. Porque, sin ánimo de exagerar y salvando todas las distancias que el lector crea menester salvar, yo a Ágora la veo más cercana al pulso y el alma de los trabajos de David Lean que a las películas de romanos a la italiana, el peplum propiamente dicho, al que Amenábar se ha referido en alguna ocasión para explicar este proyecto antes de que la película llegara a la cartelera.

Buena prueba de la riqueza de propuestas que encierra la película es que nos permite hacer estas y otras reflexiones, tanto en el campo de lo puramente cinematográfico como de lo ético, lo político o lo histórico.

En su planificación y su manera de rodar Amenábar se ha mostrado más clásico que transgresor (al contrario, por ejemplo, que Julie Taymor en Titus, otra película cuyo visionado recomiendo pero que como propuesta se encuentra claramente en las antípodas de la de aquí comento). Pero ello no significa que renuncie al atrevimiento y la osadía. De hecho, se ha atrevido a recrear con la mayor verosimilitud posible la Alejandría del siglo IV sin que ello perjudique en modo alguno la creación y solvencia de los personajes, y no permite que el espectáculo visual devore a la historia y a los actores. Y eso, tal como está el cine de hoy en día, es toda una osada apuesta por el fondo sobre la forma. En épocas de caos y desorientación como las que vive el cine comercial de nuestros días, lo más revolucionario puede ser ejercer y mantenerse fiel a los recursos de cine clásico.

Uno de los aciertos de Ágora radica precisamente en su capacidad y solvencia para establecer una enriquecedora (y actualmente muy poco habitual) sinergia entre el escenario épico y los personajes que lo habitan. Amenábar consigue mantener con buen pulso el duelo entre los momentos intimistas y los fragmentos más épicos, ayudado por un reparto en el que inevitablemente hay que destacar la forma en la que Rachel Weisz le ayuda a construir su versión idealizada de Hipatia.

La pega que se le puede poner a la película está en lo referido al contenido argumental del relato y sobre todo en el reparto de bondades y maldades entre sus principales personajes. Ahí el director se desmelena un tanto, pierde objetividad y cae en una satanización de los cristianos ataviándolos incluso cromáticamente de manera bastante obvia. Quizá en un intento de Amenábar de jugar a contracorriente frente a las historias de la antigüedad del peplum más tradicional, donde siempre ejerció un papel de mártir heroico y ejemplificador de virtudes para el espectador, el cristianismo se convierte aquí en el gran villano de la película. Es un ejercicio de generalización que resta profundidad y equilibrio a su reflexión sobre la intolerancia. Pero incluso considerando esa actitud un tanto maniquea que convierte a los parabolanos en unos villanos de libro, por otra parte invocados no tanto como representación del cristianismo actual sino más bien en calidad de predecesores icónicos de los fundamentalistas intolerantes de nuestros días (según el propio director me confirmó en la entrevista publicada en el último número de la revista Acción), Ágora consigue ser una película suficientemente rica como para que cada cual pueda llegar a sus propias interpretaciones y conclusiones partiendo de sus imágenes.

Me explico.

El director me comentó que los planos desde el espacio eran su particular forma de invocar la inevitable existencia de extraterrestres. Pero yo, que soy cristiano (y precisamente por ello me resulta imposible identificarme con los cristianos de la película, en los que no encuentro huella alguna de las enseñanzas de Cristo), no puedo evitar ver ahí la mirada de Dios.

No voy a tener la osadía de afirmar que eso significa una fisura en la declaración de ateísmo de Alejandro Amenábar, pero al pensar en esos planos que miran a los hombres desde una instancia superior y con lo que sospecho es un estupor en el que cabe también cierto grado de complicidad y empatía, siempre acabo repasando todas las implicaciones de aquella célebre frase atribuida a otro gran cineasta, Luis Buñuel, que se decía “ateo, gracias a Dios”.

Miguel Juan Payán

Videocríticas

Charlas de cine

Entrevistas video

[video] Entrevista: Pablo Molinero, Patricia López Arnaiz, Federico Aguado nos hablan de La Peste

[video] Entrevista: Pablo Molinero, Patricia López Arnaiz, Federico Aguado nos hablan de La Peste

15 Noviembre 2019

Pablo Molinero y Patricia López Arnaiz vuelven a La Peste...

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp